ÉPALE331-JOSÉ GREGORIO HERNÁNDEZ

UNA DE LAS POCAS CERTEZAS DE LA VENEZUELA QUE TRANSCURRE, ES QUE TODO EL MUNDO LO ADMIRA Y CASI TODOS LO TIENEN POR SANTO. A CIEN AÑOS DE SU EXTRAVAGANTE PARTIDA, CRECEN LAS ESPERANZAS DE SU BEATIFICACIÓN DEFINITIVA GRACIAS A UN MILAGRO RECIENTE, QUE PARECE INOBJETABLE. MIENTRAS, SEGÚN EL VATICANO, SUS MILAGROS SE PRESUMEN

http://ginamarieentertainment.com/belly-dancers/bellydancer1/                                             POR http://cortel.com.br/empreendimento/cristo-rei/velorio-online MARLON ZAMBRANO@MARLONZAMBRANO                                        FOTOGRAFÍAS http://itshealthylicious.com/10-idee-regalo-per-san-valentino-per-onnivori-e-vegani/ JESÚS CASTILLO Y ENRIQUE HERNÁNDEZ

Es un santo popular y milagroso, adorado por la feligresía

Phentermine Hcl 37.5 Mg Where To Buy Es un santo popular y milagroso, adorado por la feligresía

Buy Phentermine A159 Por ahora, lo que ha girado en torno a José Gregorio Hernández y su currículo piadoso es una retahíla de 100 años de “presuntos” milagros. Por eso, todavía no es santo. En cambio, a la madre Carmen Rendiles de las Hermanas Siervas de Jesús de Los Palos Grandes, tras un auxilio consumado en el año 2003 sobre la doctora Trinette Durán de Branger, luego de que una descarga eléctrica casi le hiciera perder un brazo, se le abrieron prontamente los caminos del reino de Dios para su canonización, y ya en 2018 era beata. Pero no hay contradicción, supuestamente, sino que los caminos del Señor —como se sabe— son inescrutables.

Para que deje de ser “presunto”, según las normas del Vaticano, el milagro debe tener propiedades de hecho sobrenatural, sin explicación científica; duradero en el tiempo; y que la invocación haya sido únicamente al santo en cuestión. A la feligresía caraqueña le resulta increíble que luego de 70 años de esfuerzos desde que la iglesia católica en Venezuela inició en 1949 el proceso de beatificación y canonización de José Gregorio Hernández, aún no se haya confirmado un milagro que resulte incuestionable para ingresar al dream team del panteón católico.

http://itshealthylicious.com/category/ricette-2/feed/ Mientras tanto es el “santo informal” de los enfermos, adorado por los caraqueños y caraqueñas creyentes con un fervor infinito, sin que medien las reglas burocráticas de la alta jerarquía eclesiástica.

http://eleoscounselling.com/counselling-psychotherapy-west-sussex/26795-2/anxiety-counselling-horsham/ CIEN AÑOS DE MILAGROS

Buy Adipex Tablets El sábado pasado, 29 de junio, día de San Pedro y San Pablo, se conmemoró el centenario de la infausta tarde en que por intentar esquivar un vehículo que se desplazaba entre las esquinas de Guanábano y Amadores de La Pastora, Hernández resbalara y fuera a atestar su cabeza sobre el filo de una acera, muriendo pocas horas después en el Hospital Vargas.

http://cortel.com.br/empreendimento/previr/?gclid=EAIaIQobChMIucyw_qiq5AIVlw43Ch03VgQVEAEYASAAEgJZVvD_BwE Desde entonces, su eminente figura de médico mártir empezó a zurcir el tejido intachable de leyenda milagrosa, convertido tras su muerte en compañero infaltable de la plegaria suplicante por la sanidad de los enfermos. Prontamente su austero rostro, estampa de médico impoluto o de ciudadano trajeado de negro con sombrero modelo “fedora”, no solo se apiñó junto a sus arcanos mayores como la Virgen de la Coromoto o San Judas Tadeo, sino que entró en los laberintos de la devoción popular y se asimiló a las ánimas que acompañan los altares de la Corte Médica del espiritismo, con capacidad incluso de “bajar” a misionar sobre “materias” que asumen su adusta postura de sabio enjuto en rituales de tabaco y yerbas.

http://kiril-mischeff.com/products/fish-and-meat/ Algunos piensan que esa expresión devocional ha sido piedra de tranca para su beatificación. “Eso no influye en lo absoluto” nos advierte Monseñor Tulio Ramírez, Obispo Auxiliar de Caracas y vicepostulador de la causa. Hay que cumplir los pasos de rigor y hasta ahora, al parecer, con José Gregorio no ha habido suerte. Según el prelado el también llamado “médico de los pobres” siempre estuvo en contra de prácticas supersticiosas. “Nunca recomendó a sus pacientes que fueran a que les prepararan bebedizos o les leyeran las cartas, y hay documentos que atestiguan la historicidad de eso. Por el contrario, siempre fue un hombre muy científico”.

A PUNTO DE SANTIDAD

http://evidencestore.com/wp-cron.php?doing_wp_cron=1567156861.1490280628204345703125 La Congregación para la Causa de los Santos del Vaticano tiene el expediente para su santidad y en estos momentos, por fin, se está haciendo una minuciosa experticia sobre un caso que parece definitivo y casi se mantiene en secreto. Se trata —según rumores— de una niña merideña (o guanareña) que al parecer, tras recibir un disparo en la cabeza perdió una porción mortal de masa encefálica. La sorpresa del médico fue tan dramática que hasta se desmayó cuando a pocos días —12, según los comentarios de pasillo— la niña asistió a su consulta intacta llevada por su padre. El caso está recibiendo el trato correspondiente por siete médicos ateos convocados por la instancia eclesiástica para verificar que la ciencia no tuvo nada que ver con el prodigio. La prudencia de la iglesia estriba en que no quieren generar una peregrinación que afecte a la familia involucrada en el hecho.

http://transforming-technologies.com/product-category/esd-accessories/office/?add-to-cart=2475 Puede ser, según la esperanza de la feligresía y los cálculos oficiales, que este sea el milagro que verdaderamente catapulte a Hernández a la condición oficial de santo. Pero el proceso aún es engorroso, pues aún debe esperar su turno de entre más de 700 causas en cola. “Eso va a ir, Dios mediante, y tenemos toda la ilusión y la fe de que se dé, porque la iglesia hace todo lo posible para que sea posible, pero ahora lo que queda es hacer la oración y no crear falsas expectativas, porque lo bello de José Gregorio es que lo quieren todos: los cuatro millones de habitantes que se han ido de Venezuela, y los que permanecen aquí”, remata monseñor.

La peregrinación a su tumba en la Iglesia de La Candelaria comenzó en 1975

http://radio-fuga.com/?s=dongguanz.cn La peregrinación a su tumba en la Iglesia de La Candelaria comenzó en 1975

LA ORACIÓN CONSTANTE

Phentermine Order Online Consult A Elisa Ramos le importa poco lo que piensen los curas o lo que concluyan los científicos. Hace 27 años entró con principio de preeclampsia a trabajos de parto a la Policlínica Méndez Gimón de la avenida Andrés Bello, donde le dieron a firmar un documento que exculpaba a los médicos de un desenlace fatal tanto para ella como para el neonato. Al marido, un gallego, le dieron a escoger entre la esposa o el hijo, a lo que respondió: “Si me deja al chaval o me deja a la mujer, ¿quién va a cuidar a quién?”, por lo tanto, no firmó. Ella, casi agonizante, suscribió el documento y le encomendó a su marido: “Quédate con él, es una vida nueva. Ya yo viví”.

El hombre reservó nicho en el cementerio, apartó fecha en la funeraria, se vistió de negro y convocó a familiares y amigos, pues las posibilidades de sobrevivir para ambos no llegaban al 8%. La suegra se presentó con una estampita de José Gregorio y les pidió encomendarse al último recurso de la oración. Elisa rezó con la postrera dosis de aliento que pudo exhalar su desfallecido cuerpo, y prometió que cada año hasta sus últimos días sería su devota, “pero no quiero quedarme sin mi primer hijo, por favor te lo pido”. Se salvaron los dos. Francisco Javier, su chamo, ingeniero de 27 años, es un tarajallo de casi dos metros que lo más grave que sufre de salud es de ciertas alergias, y el sábado pasado permanecieron erguidos como dos cirios pascuales, orando en la antesala de la iglesia Nuestra Señora de la Candelaria, cada uno con una imagen de José Gregorio de cuerpo entero en sus manos.

Desde la noche anterior, los devotos de la capital asistieron a los actos litúrgicos que tuvieron como escenario el templo a donde reposan los restos del médico fallecido, que permanecieron en el Cementerio General del Sur hasta 1975, cuando se decidió su traslado en vista de los problemas de inseguridad y abandono del camposanto. Desde entonces, la tumba ubicada en un anexo de la nave derecha de la edificación coronada por un inmenso cuadro con la estampa de galeno del “Venerable”, es motivo de peregrinación obligatoria entre creyentes venezolanos y extranjeros, que se desplazan desde los más inverosímiles parajes, como Rusia y Estados Unidos, y donde cada miércoles, a las 3 de la tarde, se hace el sacramento de la unción de los enfermos.

La imaginería de José Gregorio Hernández está inscrita en la cultura popular

http://theolddeanery.co.uk/romantic_breaks.php La imaginería de José Gregorio Hernández está inscrita en la cultura popular

REQUISITOS PARA UNA BEATIFICACIÓN

Los actos de fe son una constante en la Plaza La Candelaria

http://radio-fuga.com/festijack-2018-los-audios/ Los actos de fe son una constante en la Plaza La Candelaria

Janeth Pérez, de la Cooperativa de Artesanos Religiosos de la Plaza Candelaria, que se instaló el mismo año 75, nos cuenta que ha visto de todo en torno a la devoción del “Siervo de Dios”. Desde promeseros históricos que se han hecho amigos entrañables, hasta visitantes extranjeros con quienes se entiende por señas (o machucando el inglés) en la transacción de una vela blanca para alumbrar los caminos del “doctorcito”. Recuerda a una margariteña que hace muchos años le compró unos ojos de “milagritos”, para que José Gregorio le devolviera la visión a su muchacho, un bebé de apenas 4 meses. Al año regresó con su chamo mirando más que nadie, y desde entonces, hace doce años, desfila arrodillada desde la plaza hasta la sepultura como agradecimiento. “El problema es que hay muchos testimonios que la gente no los dice por temor, pena, desconocimiento. José Gregorio Hernández es el doctor de los pobres y todos los que creemos en él tenemos fe porque lo hemos visto. Aquí no es que te echan cuentos. Aquí lo ves todo: amigos con cáncer, gente muriendo, grave, que se salva”. La gente busca siempre lo más económicos, pero los milagritos, que son pequeñas réplicas de partes del cuerpo humano labradas en metal, se despachan a mansalva. Durante los apagones eléctricos de marzo de este año, las velas, reservadas para la oración, se despacharon o regalaron a los vecinos que necesitaron medios artificiales para iluminarse en la penumbra. Cuentan que todo el mundo, a los días, las pagó o devolvió como muestra del compromiso devocional.

A un costado de la Iglesia la Candelaria está la oficina donde se reciben los presuntos milagros de José Gregorio. Es una casita pequeña sin arrojos gloriosos ni místicos. María Teresas Borjas, del apostolado Los Amigos de José Gregorio, encargados de evangelizar en torno a su devoción, tiene fe de que este año finalmente se va a beatificar. Es testigo de miles de milagros de sanación total, pero cuenta más o menos lo mismo: muy poca gente entrega los requisitos como debe ser. Para apoyar la causa de José Gregorio, el “curado” debe preguntar por la señora Laura Zambrano y aportar unos documentos sencillos: testimonio de la enfermedad, antes, durante y después. El diagnóstico médico, los resultados de la sanación y hasta las recetas. “El Vaticano exige mucho” reflexiona.

ÉPALE 331

http://cortel.com.br/wp/wp-admin/

RelatedPost