ÉPALE332-TROTA CCS

POR CLODOVALDO HERNÁNDEZ@CLODOHER / ILUSTRACIÓN HENRY ROJAS

Todo ismo tiene su antiismo, tú me entiendes. Y así como hay millones de seres humanos en el planeta que se han enganchado en el trote, hay también fanáticos del antitrote.

Alguna gente milita en el antitrote por legítimos resentimientos. Lo intentaron y resultaron lesionados o se aburrieron, a tal punto que le agarraron tirria.

ÉPALE332-TROTA CCS 1En otros, el rencor procede de los celos: la pareja se puso a correr y aquello fue peor que una clásica montada de cachos, pues “el otro” o “la otra” no resultó ser una persona, sino una maña.

Hay militantes del antitrote que le dan a su postura un tinte ideológico. Dicen que el trotar puede haber comenzado como una ocupación insurgente, medio hippie, y tal y qué sé yo, pero ahora ha sido colonizado por el mainstream. Las grandes corporaciones capitalistas han hecho de él uno de sus negociones globales fabulosos.

Basta conversar un rato con alguno de los antitrote ideológicos para caer en abismos de incertidumbre. Si te topas con alguno y te lanza su perorata detractora es muy posible que logre marearte. Empezarás a preguntarte si será que el sistema logró convertirte en un borrego adocenado que engorda las arcas de los grandes fabricantes de ropa, zapatos, accesorios, bebidas deportivas y cuanta cosa se inventa alrededor del correr.

Si eres de los que participan en clubes de corredores, en algún momento te asaltará la duda y te preguntarás si se trata en verdad de eso o de una secta satánica, de esas a las que ingresas porque te cortejan sabroso y de la que luego no puedes escapar. Eso ocurre, sobre todo, por los dogmas, los códigos no verbales y otros detallitos.

Y, claro, si acaso participas en una carrera, de esas de 10K, patrocinada por alguna supermarca, terminarás dándoles la razón a quienes dicen que el gran negocio de esas empresas, al organizar competencias, es que miles de bobos como tú les paguen gustosamente para tener derecho a ser una valla con pies (o con patas, si suena más gráfico), algo por lo que, en la estricta lógica de la publicidad, más bien el pendón ambulante debería cobrar.

ÉPALE332-TROTA CCS 2

 

 

ÉPALE 332