Joao Gilberto y Tom Jobim

Joao Gilberto y Tom Jobim

LA MUERTE DE UNO DE LOS GRANDES CREADORES DEL GÉNERO BRASILEÑO, JOAO GILBERTO, HIZO QUE MEDIOS MASIVOS SE REFIRIERAN A ÉL COMO “EL PADRE”, LO QUE CAUSÓ CONTROVERSIAS Y MÁS INTERÉS SOBRE ESTA MÚSICA

POR MERCEDES SANZ • @JAZZMERCEDES  ⁄  FOTOGRAFÍAS ARCHIVO

“Con mucho facilismo se habla de Joao Gilberto como el ‘padre’ o ‘creador’ del bossa nova. Nadie resta méritos al insigne músico. Sin embargo, los estilo-ritmos musicales jamás se deben a una sola persona, sino a un proceso”, escribió el periodista peruano Agustín Pérez Aldave, especializado en música popular latinoamericana, en un tuit a propósito de la muerte del cantautor brasileño, el pasado 6 de julio.

Y es que muchos medios, entre ellos algunos muy “influyentes” y/o constructores de la opinión pública, se refirieron al músico como “el fundador de la bossa nova”. Es como decir “el padre del rock”, “el padre del joropo”, ¡dígame “el padre de la salsa”! que aún sigue dando que hablar… en fin, todas las corrientes tendrían, entonces, un solo creador, una especie de dios que moldea cada ritmo a su imagen y semejanza.

Esta es la interpretación que se desprende al leer ese tipo de lugares comunes, en escritos de distintos medios y en las redes sociales, cada vez que muere un músico notable. Joao Gilberto es parte de ese conjunto de artistas que aportaron al nacimiento de la bossa nova (tumbao, swing, nuevo sería el significado). Ruy Castro, periodista e investigador brasileño, autor del libro Bossa nova. La historia y las historias (2008), apunta 1958 como el año crucial en el bautizo de este estilo, ya que Antonio Carlos Jobim y Vinícius de Moraes registraban “Chega de saudade” (“Basta de melancolía”), la pieza que marca la génesis de la bossa nova, surgida en Río de Janeiro. Fue grabada originalmente por Elizeth Cardozo (en 1958). Pero, sin duda, la adaptación de Joao Gilberto, interpretación y guitarra, es otra cosa. Esa voz susurrante, que arrastra las palabras le daría el sello que le faltaba al estilo que estaba germinando:

Anda mi tristeza

y dile a ella que sin ella no puede ser.

Dile en una oración

que ella regrese

porque yo no puedo sufrir más.

Y el disco que hace que esta música melancólica trascienda es Getz/Gilberto (1964), de Joao Gilberto, su esposa Astrud Gilberto y el saxofonista estadounidense de jazz Stan Getz. El solo hecho de ganar un Grammy ya internacionalizaba a la bossa nova. Es el trabajo donde está inmortalizada Garota de Ipanema”.

¿Un género de élites?

Vamos a responder esto rápido: sí, es un género que no viene del arrabal, a diferencia de otros latinoamericanos, que vienen del monte, las esquinas, las cantinas, del guateque; nada de eso. La versión más arraigada, en cuanto al origen, es la que dice que nació entre músicos de clase media, con influencias de ritmos foráneos, en especial del jazz. Y aquí entran Antonio Carlos Jobim, Vinícius de Moraes y Joao Gilberto. A ellos los consideran pilares fundamentales en la creación de la bossa nova. También hay que mencionar a músicos, poetas y compositores que aportaron y que no se mencionan, como Roberto Menescal o Newton Mendonca coautor de Desafinado, Samba de uma nota só, Meditacao, Só saudadey más obras que son importantes en el repertorio de la bossa nova.

Por otra parte, es necesario recordar que antes de esta corriente existían el movimiento de samba de raíz, cantautores de choro, sertanejo y más música popular, que fueron abriendo el camino a esa otra expresión de finales de los 50. El contexto político coincide con el gobierno de Juscelino Kubitschek, caracterizado por un plan de modernización e industrialización de Brasil.

La bossa nova no protesta ni habla de problemas, a diferencia de la samba, sino de amores idealizados, soledad. El ambiente es intimista: dibuja paisajes en la playa, parejas caminando bajo la lluvia, nos invita a soñar.

ÉPALE 332