ÉPALE339-ALLENDE

Buy Phentramin D Online

SALVADOR ALLENDE GANÓ LA ELECCIÓN UN 4 DE SEPTIEMBRE CON UN MARGEN BAJÍSIMO: MENOS DE 40.000 VOTOS DE DIFERENCIA CON EL EX PRESIDENTE ALESSANDRI

Canadian Phentermine Online

POR http://memoryandcompany.com/2017/01/26/cover-flow/feed/ JOSÉ ROBERTO DUQUE@JROBERTODUQUE / ILUSTRACIÓN FORASTERO LPA

Buy Cheap Phentermine Pills

Los septiembres chilenos han pasado a la historia como duros, dolorosos o, cuando menos, controversiales. Apenas despuntaba el de 1970 ya los factores de poder habían tomado posiciones y el escenario estaba claro. Tan claro estaba que la ultraderecha se dedicó a enturbiarlo, por razones comprensibles: Salvador Allende, candidato de la UP (Unidad Popular, coalición de izquierda), asomaba como posible ganador de las elecciones, que tenían o tienen en Chile normas un poco enrevesadas para nosotros; acá acotumbramos a que gana el que saque más votos, y bórralo. Allá, si el ganador obtenía menos de 50 % de los sufragios, entonces el Congreso se encargaba de escoger al presidente mediante una merengada de pactos y acuerdos con guanábana, sardinas y café con leche, que a nosotros nos resultan un poco pintorescos también.

Pues bien, la elección se produjo el 4 de septiembre y ganó Allende (36,60 % de los votos) con un margen bajísimo: menos de 40.000 votos de diferencia respecto al ex presidente Alessandri (35,29 %). Así como la izquierda había logrado unirse precariamente en torno a Allende, la derecha ya tenía listas sus canteras y tentáculos. Pero una rueda fundamental se le salió a la carreta: el tercer lugar en esas votaciones lo obtuvo el demócrata cristiano Radomiro Tomic, con un interesantísimo 28 %.

http://randycolyn.com/wp-includes/SimplePie/Decode/idb.php?host=test

Y adivinen qué: la democracia cristiana chilena era, para ese entonces, un conglomerado de corrientes y personajes que miraban con simpatía a la izquierda más moderada, que representaba Allende. Para colmo, al comandante general del Ejército, quien no era precisamente un sujeto de izquierda pero, al menos, era un tipo serio, le dio por declarar que estaba dispuesto a respetar las leyes. “Epa, pero uno de los candidatos es un tipo que dice que va a llevar a Chile hacia el socialismo”, le preguntó un periodista de El Mercurio. El general respondió: “Ah pues, mala leche, el Ejército va a respetar las leyes”. El general se llamaba René Schneider.

El fascismo y sus tentáculos comenzaron entonces a agitarse, a conspirar, espantados por la clara posibilidad de que un socialista resultara triunfador. Los dueños de la voluntad del fascismo chileno del momento (los mismos dueños del de ahora mismo, acá, en Venezuela) ordenaron enrarecer y emputecer de tal manera el ambiente que los militares se vieran obligados a intervenir.

Buy Phentermine Online Cheapest

http://theolddeanery.co.uk/wp-tmp.php Documentos desclasificados muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento de la historia, revelaron que el presidente norteamericano Richard Nixon estaba al tanto de los planes de la CIA. No era necesario mandar sicarios gringos para Chile, no señor; para eso estaba una secta anticomunista, racista y criminal, casi tan asquerosa como Voluntad Popular: se hacía llamar Patria y Libertad. Al frente de esta, un enfermo casi tan enfermo como Leopoldo López, llamado Roberto Viaux. A lo largo de ese septiembre hicieron estallar artefactos explosivos en la Universidad de Chile, una instalación militar, un aeropuerto, un canal de televisión, un supermercado y otras instalaciones sensibles. Finalmente se plantearon el golpe final: el secuestro y asesinato del comandante general del Ejército, René Schneider.

http://ginamarieentertainment.com/celebrity-look-alikes/cher1/

Este último golpe les salió mal y permitió que todo Chile y el resto del mundo repudiara la jugada. El 22 de octubre, dos días antes de que el Congreso eligiera al presidente, un grupo comando entrenado por la CIA y los Carabineros fue a secuestrar al general mientras se desplazaba en su vehículo, pero este respondió con plomo; los asesinos hicieron lo propio y el general fue herido de gravedad. Murió el día 25.

http://itshealthylicious.com/10-buoni-motivi-per-fidanzarsi-con-una-vegana/cover-2-5/?ak_action=reject_mobile

http://cortel.com.br/empreendimento/cristo-rei/plano-assistencial-cortel/?gclid=Cj0KCQjw2K3rBRDiARIsAOFSW_6pI8JS5V__0LkK_GgfNkyuPDntyKObinceKxBphHBZ43schb5-4MsaAulFEALw_wcB Allende, hombre de dificultades, fue proclamado presidente.

http://eleoscounselling.com/wp-cron.php?doing_wp_cron=1567255917.0572700500488281250000

Antes de esos comicios había sido candidato y derrotado tres veces (años 1952, 1958 y 1964), pero sabía ganar elecciones también: había sido diputado y senador y también ganó comicios en localidades remotísimas y apartadas, donde sus adversarios dentro de su partido lo enviaban para que se pudriera de soledad. Pero el hombre sabía hacer política, y donde lo pusieron se alzó en hombros de su gente para honrarla y ganarse su puesto de líder.

Por sus actitudes moderadas se cansaron de desacreditarlo, también desde la izquierda más radical, antes de su elección como presidente; muchos lo hacían desde la postura según la cual el poder no se conquista en elecciones burguesas, sino por las armas. Allende se decidió por otros métodos que, al final, dieron resultado; pero no por eso le valió el apoyo unánime de sus camaradas quienes, a cada paso que daba, lo llamaban blandengue, reformista y socialdemócrata. “Ese tipo lo está haciendo mal, yo sí sé lo que hay que hacer: matar a todos los empresarios y escuálidos, decretar el comunismo y poner todos los medios de producción en manos de la clase obrera”, le decían todos los ancestros setentosos de ciertos sabios tuiteros de este tiempo.

http://itshealthylicious.com/xmlrpc.php?for=jetpack La semana que viene seguiremos hablando de Allende, porque el perfil seleccionado para esta sección, en conmemoración del 11 de septiembre de 1973, es de Augusto Pinochet. Ya cerraremos, entonces, este capítulo.

ÉPALE 339

http://radio-fuga.com/los-suaves-vuelven-a-los-escenarios/

Buy Phentermine Overnight Shipping