POR HUMBERTO MÁRQUEZ / ILUSTRACIÓN FORASTERO

ÉPALE293-BOLEROS“Adiós, felicidad” es un bolero de Ela O’Farrill, de sus primeros años, aun cuando fue inmortalizado por Bola de Nieve en los 60 lo cantaron Elena Burke, Pacho Alonso, Fernando Álvarez, Oscar Martin, entre otros. Es una canción dedicada al tema del desamor, pero tema polémica, en tanto fue “definida, insólitamente, como no conveniente en una sociedad socialista”. Ela se empeñó en aclarar el equívoco, pero la raya permaneció. En una entrevista con Carlos Olivares: “Yo no sé las razones por las cuales me acusaron de decadente en Cuba por ‘Adiós, felicidad’. Es una simple canción de desamor que Bola interpretó como nadie: Adiós, felicidad / casi no te conocí / pasaste indiferente sin pensar en mi sufrir. / Todo mi esfuerzo fue en vano / no quisiste estar conmigo / y ahora me queda más honda / esta sensación de vacío”.

Con Tania Quintero, en otra entrevista, fue más directa: “Lo que pasó con Adiós, felicidad fue obra de Gaspar Jorge García Galló, líder magisterial y muy amigo de mis padres. Su casa en Varadero la construyó junto a la nuestra, para compartir con nosotros en sus vacaciones”.

Sin embargo, a la hora de su muerte Granma, el órgano oficial del partido comunista, pareciera aclarar el entuerto, sin entrar en detalles: “Con la muerte de Ela O’ Farrill, a los 84 años, la música cubana perdió a una compositora imprescindible. Tan solo le hubiera bastado una sola de sus creaciones para clasificar como autora de un hito inesquivable en la historia de la canción, Adiós, felicidad (1962). Estrenada por Oscar Martin, cobró una entidad extraordinaria cuando la asumieron Bola de Nieve, Elena Burke y la orquesta Aragón; y, luego, Omara Portuondo en el disco
Gracias, laureado con el Grammy Latino en 2009”.

No sé ustedes, pero a mí me parece un gran bolerazo, a pesar de la controversia.

ÉPALE 293

Artículos Relacionados