Adriana Calvino: “Le cantaría a una mujer pariendo”

La cantante opina que al sistema prenatal actual le falta alma, al tiempo que exalta la enorme intención de la conciencia que ha traído el Parto Humanizado

Por María Eugenia Acero Colomine / Fotografía Michael Mata

En el Día Internacional de la Mujer existen, hoy en día, diversos tipos de feminismo que buscan que las mujeres tengamos una validez total como seres humanos y sujetos de derecho en el planeta.

Uno de esos feminismos apunta hacia el empoderamiento de la feminidad y hacia la honra de la mujer madre. Esta corriente apunta a la unión de la familia, la comunión entre mujeres para desarrollar el comadrazgo y la sororidad.

En sintonía con la maternidad, muchas artistas han puesto a disposición del parir amorosamente su creación artística. El hecho de parir aún sigue presentando aristas traumáticas en espacios públicos o privados, donde el obstetra maltrata a la madre. De ahí que artistas y cultoras se presten para generar conciencia en la sociedad sobre el derecho a un parto respetado.

El Estado venezolano, por otra parte, tiene varios años activo en el Plan Parto Humanizado. A través de este plan las mujeres están recibiendo un acompañamiento psicofísico y financiero a las madres de menores recursos.

Por otra parte, iniciativas individuales y colectividades están emprendiendo el apoyo a la gestante mediante terapias diversas y actividades de estimulación a la madre.

Tuvimos oportunidad de conocer el testimonio de una madre que, además, es artista.

Quisimos conocer, entonces, el testimonio de Adriana Calvino (o “Adriana Poesía”, como se hace llamar en los espacios culturales). Adriana pertenece a la agrupación Poesía, Canela y Miel y se le puede ver, por lo regular, en el reestrenado Café Rajatabla.

—Háblanos de ti. ¿A qué te dedicas?

-Soy cantante y productora y poeta empírica de esta ciudad.

—¿Cómo fue tu gestación?, ¿Participaste en el Plan Parto Humanizado?

-Fue un proceso lindo, lento, porque me enteré muy temprano y siento que estuve embaraza casi un año, jajajá. Fue un embarazo sano y amoroso; de hecho, estuve trabajando hasta el mismo día del parto.

—¿Puedes describirnos qué actividades hiciste con Parto Humanizado?, ¿Cómo te trataron?

Digamos que para esa fecha no había mucha información pública. Fue, más bien, un proceso investigativo mío y de mi pareja. Por eso, celebro esta iniciativa de concientizar a la mujer acerca del poder de nuestro cuerpo y humanizar al personal que las atiende en este acto de amor, porque parir es uno los actos de amor más grandes del universo y es importante la información y el acompañamiento de tu pareja. Que se sienta involucrado porque, casi siempre, dejan de lado al compañero, que es pieza fundamental.

—¿Qué exaltas y qué criticas de Parto Humanizado?, ¿Cómo te apoyaron las promotoras de parto humanizado?

La enorme intención de la conciencia. Sobre todo de las personas que están al rededor de la mujer, porque para nadie es un secreto que en Venezuela, y en muchos lugares del mundo, el parto se convirtió en un hecho comercial y eso se traduce, con el tiempo, en maltrato, para que todo sea más rápido. Más que crítica es un aporte para siga creciendo y se siga informando a las mujeres sobre nuestro poder ancestral, del poder nuestros cuerpos a la hora de parir, como un acto de armonía y natural. Por supuesto, también esta lo signifcativo de los costos al parir de esa manera (natural, en agua, en casa). Que se haga público en ciertos lugares, pero no en los hospitales públicos porque, entre otras cosas, no cuentan con el espacio adecuado.

—¿Cómo fue el nacimiento de tu hija?

Fue mágico. Estuvo acompañado de mi esposo, de mi doula y mi doctora. Fue tranquilo y, sobre todo, me dieron el tiempo de escuchar mi cuerpo sin ninguna presión.

—¿Cómo te sentiste al momento de parir?

Como una diosa y con dolor, por supuesto, pero empoderada. Si volviera a parir, sería de la misma manera.

—¿Incorporarías tu actividad artística al plan parto humanizado?

Absolutamente. ¿Cantar para alguien que esté pariendo? Absolutamente sí; y, por fortuna, como productora audiovisual he podido grabar el parto de algunas amigas.

—¿Qué opinas del sistema prenatal venezolano?

Le falta alma, pero se está avanzando.

—¿Qué puedes decirnos del empoderamiento femenino?

Que es la base fundamental para hacer respetar todos nuestros procesos y el conocimiento, por supuesto.

—¿Qué mensaje deseas darle a la comunidad de Épale CCS? 

-Que somos una creación perfecta del universo y, por ello, debemos respetar nuestro cuerpo, amarlo y conocerlo. Es nuestro templo.

ÉPALE 363