Akilín: “Quedaba mucho Maradona para dar”

EL MÚSICO AQUILES RENGIFO CONOCIÓ AZAROSAMENTE AL ASTRO QUIEN
POSÓ JUNTO A SU BANDA, BITUAYA,
PARA LAS FOTOS. TODO FUE RÁPIDO
Y ASÉPTICO, PERO EL EPISODIO
LE DEJÓ EL REGUSTO POR LA HISTORIA
DE UNA SUPERESTRELLA QUE SUPO
SER COMO UNO 

POR MARLON ZAMBRANO • @MARLONZAMBRANO
FOTOGRAFÍA BITUAYA

 

Todos los solos: juntos debemos caminar / no estamos solos: nos debemos acompañar / hija abiayala nunca nadie nos parará / hijo de calle nadie nunca nos detendrá, dice la agrupación electrocaribe caraqueña Bituaya, en esa hermética y bella canción de 2014, “Solos”.

Akilín (Aquiles Rengifo) junto a su banda, es corresponsable del acento onírico y premonitorio de una pieza que habla del rara avis que se empeña, tozudamente, en recomponer el mundo desde su particular entrega: solo, aunque acompañado.

Estoy solo: solo del lado de la gente / nací solo: porque a mamá le dio la gana / yo soy solo: un guerrillero caribe / moriré solo: si a mi precio pueden llegar, continúa y parece hablar, mientras más profundiza, de la soledad de mártir controversial de un genio del fútbol que trascendió los límites de la empatía para hacerse uno más de entre los excluidos, a pesar de su fama y aparente fortuna.

Estoy solo: aquí parado junto a todos / hablando solo: de lo que tengo que contar / espero solo: que nunca más se duerma el pueblo / me iré solo: cuando pare el parampampam, y aunque habló, muchas veces solo, y no paró el parampampam (que nunca se detiene), Maradona se fue acribillado por las arenas del destierro social, que sólo es capaz de imprimir sobre los “solos” un mundo encadenado a su propio egoísmo hipócrita.

Akilín (@akilinmusica) se dejó conducir hacia esa soledad, el atropellado día de marzo de 2015, en el que debió emprender la marcha de retorno desde La Sabana (La Guaira) a la capital para intervenir con Bituaya en el entretiempo del programa De Zurda que conducían el astro del fútbol y el narrador deportivo Víctor Hugo Morales por Telesur, que se grababa en esa oportunidad desde la sala José Félix Ribas del Teatro Teresa Carreño.

Ni siquiera tenían la seguridad de que apareciera Maradona, pero iban dispuestos a todo, lo que era poco decir a la hora del “despeluque” del mejor jugador del mundo. Tampoco era que ansiaran específicamente su presencia, pero tenían conciencia del instante histórico. Maradona apareció, y claro que hizo de las suyas con la animosidad contagiosa del que se aprovecha de cualquier ocasión para hacer de la vida una parranda eterna, como asume el Caribe en pleno así sea con pinceladas porteñas.

Se grabó el programa, tocaron dos temas, y el Pelusa aceleró el bochinche, bailó, cantó y posó para las fotos con los muchachos.

“Se nos acercó, nos saludó, le entregamos el disco que sacábamos entonces (Te lo tengo), nos hicimos la foto, no recuerdo bien de qué hablamos, y el programa tuvo que continuar”.

Nacido el 26 de marzo 1980 en Coche, Akilín lo asume: no es especialmente fanático del fútbol. Su índole caraqueña lo hace más amante del beisbol, pero eso no le impide destacar la trascendencia de unos de los más completos jugadores de la historia del balompié.

“Sabíamos que él era el personaje, que era importante, y que era interesante conocerlo, pero es que nosotros tampoco es que somos muy seguidores del deporte (se ríe). Lo seguimos pero no somos fanáticos empedernidos”.

El énfasis lo pone el productor musical y multiinstrumentista en su rol más allá del fútbol. “Su solidaridad con los pueblos, con los movimientos sociales, y bueno, lo último que dijo el presidente Maduro en cuanto a que él (Maradona) estaba por ahí de manera secreta apoyando al país y tratando de conseguir cosas para evadir las sanciones, lo que terminó de elevarlo entre nosotros”.

—TÚ CRECISTE CON ÉL

—Exactamente, yo recuerdo de pequeño el primer mundial de fútbol que vi conscientemente, que fue Italia 90, y me acuerdo de Maradona en el primer juego que fue entre Italia y Argentina.

—¿QUÉ OPINAS DEL PERSONAJE? 

—Primero sus logros deportivos. Pero más allá, su lado humano. Supo canalizar toda esa fama y esa farándula hacia causas justas. Tuvo sus errores, por donde lo atacan, pero son errores de seres humanos. Pero cuando tú pones en la balanza, ves que hizo muchas cosas buenas que otros grandes futbolistas no hacen. Por ejemplo y con todo respeto, ¿qué ha hecho Pelé?, ¿qué ha aportado más allá de tomarse una foto? También que Maradona logró poner en el debate la corrupción del fútbol, y todo eso tiene su valor y lo hace merecedor de su condición de mejor futbolista de todos los tiempos, con elementos que van más allá de la cancha.

—¿POR QUÉ ALGUNA GENTE PONE ÉNFASIS EN EL TEMA DE SUS ADICCIONES?

—Es la doble moral de la sociedad, y aquí en Venezuela es el tema de que a muchos les duele que haya sido chavista y haya apoyado a la Revolución. Entonces la idea es atacarlo por sus errores. Pero si te pones a ver drogadictos también hay en Primero Justicia. Es un ataque con malas intenciones, bajo, cuando las personas no tienen por dónde atacar y atacan por lo bajo, porque por el otro lado no pueden.

—MURIÓ MUY JOVEN. ¿PODRÍA SEGUIR APORTANDO?

—Todavía había mucho Maradona para dar. Nada más lo que comentó el presidente Maduro que no soltó más prendas pero dejó en entredicho que Maradona estaba ayudando a conseguir comida para Venezuela. Eso me parece superarrechísimo. Él podía estar tranquilo, decir “Maduro, eso no es peo mío”, pero no, se metió, preguntó ¿cómo hacemos? Eso uno lo agradece, que haya hecho eso por nosotros.

Bituaya, la propuesta de música urbana y sonido electrónico nacido al calor de la experiencia desarrollada en el Parque Cultural Tiuna El Fuerte, no se ha detenido aunque parezca descansar sobre el sueño de los anestesiados por la pandemia. Se encuentra en pleno fervor creativo, grabando e incluso lanzaron un tema en mayo pasado, justamente llamado “Cuarentena”, antes de que el coronavirus lo detuviera todo. Sin embargo siguen en la fajina y tienen listo casi seis temas, que sacarán el próximo año como disco completo.

Mientras, van rodando con sus experiencias personales, que en el caso de Aquiles Rengifo se trata de concebir música para el mundo audiovisual, adicionando una librería de sonidos afrovenezolanos —looptropico.org— que se orienta sobre todo a productores musicales.

—QUIZÁS UNA DE LAS ENSEÑANZAS DE MARADONA ES QUE LAS GRANDES  FIGURAS NO TIENEN  POR QUÉ DESVINCULARSE DE LA REALIDAD

—Es que al final uno no está en una burbuja. Uno está viviendo y padece los problemas que aquejan a la gente, tanto aquí en Venezuela como en el resto del mundo. Cuando uno se baja de la tarima uno es una persona como todos, que va al mercado, al médico, al CDI, hace la cola de la gasolina. Uno no está abstraído de la realidad y esas son vivencias que nutren el día a día y alimentan la creación.

EPALE393