Alfonso Herrera: En 2021 Ifá nos revela  la necesidad de respetar a las mujeres

Las religiones africanas se unieron en defensa del honor de su cultura a través de la Asociación Nacional de Sacerdotes y Seguidores de Ifá (ANSI). Conocimos el testimonio de su presidente, Alfonso Herrera, quien además nos adelantó sobre la letra que marca el designio de 2021

Por María Eugenia Acero Colomine@andesenfrungen / Fotografía Yerko Gallardo

El racismo y el fundamentalismo judeocristiano se han encargado, desde hace mucho tiempo, de satanizar otras corrientes de fe y conocimiento que no provengan de la cosmogonía hegemónica que coloca a Jesucristo como el protagonista de la historia occidental moderna. Las corrientes que más ataques han recibido por parte de sus detractores han sido las doctrinas provenientes de África. Así, para el imaginario de muchos, son considerados caminos del mal para los prejuicios ignorantes.

Sin embargo, en Venezuela los miembros de estas religiones decidieron unir esfuerzos de cara a erigirse como un frente fortalecido que brinda apoyo a sus miembros y, precisamente, desmonta muchas ideas erróneas en torno a la cultura y filosofía que les acompaña. 

Fue así como nació hace año y medio ANSI, la Asociación Nacional de Sacerdotes de Ifá, con el lema “ANSI somos todos”. Entrevistamos a su presidente, Alfonso Herrera, un joven cubano que con apenas 46 años porta una trayectoria de más de 38 años como sacerdote de Ifá, con rango de Oluwo Sarako. Agradecemos a Yerko Gallardo, direcctor nacional de planificación de ANSI por todo su apoyo para realizar esta entrevista.

—¿Qué es la ANSI?

—ANSI Venezuela es la Asociación Nacional de Sacerdotes y Seguidores de Ifá de Venezuela, una plataforma unificada que tiene como visión fundamental ser la organización venezolana en nuestra rama religiosa (sistema Ifá/Oshá), con presencia nacional e internacional y con la capacidad de generar actividades litúrgicas, sociales, culturales, informativas y educativas, con un alto nivel de participación en cada una de estas acciones.

Actualmente, ANSI Venezuela tiene presencia en todos los estados del país y miembros en más de 20 países. El registro de los asociados se realiza a través de nuestra página web www.ansi.org.ve, todos los awoses y olorishas pueden sumarse a la asociación al completar sus datos en un formulario de fácil manejo; luego la estructura a nivel nacional cuenta con coordinadores estadales y equipos de coordinación estadal, que se encargan de realizar la validación de los datos y el contacto directo con quien se suma a este proyecto. El proceso de ingreso y verificación de las casas religiosas convierte a la plataforma en una instancia de articulación donde nos conectamos en todo el país.

—¿De dónde surge la necesidad de asociarse? 

—La necesidad de fortalecer un espacio de encuentro siempre ha existido a nivel nacional, y en todos los países, debido a que, como religión ancestral, nuestra dinámica de coexistencia en la sociedad viene marcada por la transmisión de conocimientos de generación en generación. Entonces, con los nuevos tiempos y el acceso a nuevas tecnologías es intrínseca la necesidad de que las distintas casas religiosas construyan puentes de relacionamiento y armonización de las prácticas, de defensa de nuestra creencia y solidarizarnos como hermanos en el sistema Ifá/Oshá.

En Venezuela ya se han vivido procesos de organización de quienes viven en la fe yoruba; tal es el caso de Asoifa, que se creó como un emprendimiento de algunos sacerdotes mayores de la llamada generación cero, nombrada así por ser pioneros del ifismo en Venezuela. Fue la primera organización en obtener una Letra del Año para Venezuela. Sin embargo, surgieron algunas vicisitudes que no permitieron su concreción.

Es por esto que en la asociación, que tiene más de un año y medio de existencia, el principal lema es “ANSI Somos Todos”, que es la forma de ver y entender este emprendimiento. Es sólo bajo una actitud de trabajo conjunto, colectivo y de encuentro de saberes que podrá alcanzarse la concreción de nuestros proyectos.

—¿Existe una jerarquía religiosa en Ifá, así como el Vaticano para los católicos?

—Las religiones ancestrales, y fundamentalmente la religión yoruba, tienen una estructura colectiva, donde todos tenemos un papel relevante y la trasmisión de conocimientos es fundamentalmente oral, de acuerdo a los ceremoniales que la persona va adquiriendo.

Los babalawos o awoses (que a través de su consagración y su conocimiento del Oráculo de Ifá se convierten en el sacerdotes de Orunmila); el orisha, como el responsable de la consagración de los nuevos iyawoses; los aleyos que son los iniciados en la religión; y todos los que hacen vida en el sistema Ifá/Oshá vienen a convertirse en lo que llamamos y conocemos como una casa religiosa, y le damos esa connotación porque es un hogar que se rige por preceptos establecidos y un código de ética. Cada hogar o casa religiosa es un templo donde con la guía de nuestros orishas imploramos por la evolución y la prosperidad de nuestros seres queridos.

—¿Cómo manejan los prejuicios contra su religión? 

—Una pregunta valiosa y que nos permite enfocarla desde la profecía que Ifá nos revela para el año 2021, en el Odu Ba Wa 2021: las apariencias engañan. Existen quienes al referirse a la religión yoruba o religiones ancestrales tengan ideas preconcebidas o quienes desde una mirada colonialista intenten satanizar nuestra práctica, cuando la realidad es que nuestras tradiciones y accionar vienen de siglos. Reconocida por instancias internacionales como la Unesco —en la Convención para la Salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial, firmada en 2003 y que entró en vigor el 20 de abril de 2006—, en el año 2008 acepta al ifismo y sus subsistemas como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. 

Sin embargo, la realidad es que nuestras deidades están fundamentadas en la naturaleza, en lo que nos rodea, en cuanto vemos y nos da vida, en nuestros ancestros y luces espirituales; en esa dinámica les invocamos y agradecemos su protección. Siempre respetando el medio ambiente, entendiendo a la familia consanguínea y religiosa como el núcleo de nuestro crecimiento y evolución.

Se predica con el ejemplo. Es por ello que el awó, la olorisha, el obá, los aleyos y en general quienes conforman el sistema Ifá/Oshá deben tener una actitud siempre transparente y honesta, para defender nuestra fe con nuestro accionar.

—¿Cuál es el papel de la mujer? 

—La mujer en la religión Yoruba tiene un papel fundamental. Dice Ifá que Olofin entregó a las mujeres el poder del mundo y la energía femenina es la encargada de establecer el control y el equilibrio de la naturaleza, estableciendo la armonía y el orden de toda la creación.

En el Odu Ba Wa 2021, dentro de los consejos relevantes de la profecía, este año Ifá nos revela específicamente la necesidad de respetar a las mujeres. De igual forma, este año nos insta a dar una importancia fundamental a la familia, fortaleciendo los valores positivos como la unidad, la solidaridad, la corresponsabilidad, el respeto y la igualdad. Recordar siempre que se predica con el ejemplo. 

Ifá nos señala que las mujeres son llamadas a resguardar, principalmente, la crianza de los niños y el buen proceder familiar, con especial atención en su orientación, crecimiento y formación. 

—¿Qué proyecciones ven para Venezuela y el mundo en 2021? ¿Qué pueden decirnos de la pandemia?

—Podemos mencionar algunos de los principales consejos del Odu Ba Wa 2021 (Letra del Año 2021): 

  • Dice Ifá que en la Tierra no hay justicia divina. Orula nos advierte que nuestro comportamiento en la Tierra es fundamental para nuestro desarrollo personal, familiar, profesional y en sociedad, que nuestro comportamiento será juzgado por Òlóddúmàré cuando estemos en Ara Onu. 
  • Ifá manda a frenar y evitar la contaminación de las aguas, la tierra, evitar la tala y quema de árboles y el mal tratamiento de desechos sólidos; y, en general, la protección del medio ambiente para disminuir la proliferación de enfermedades respiratorias y endémicas.
  • Ifá nos indica a través de esta profecía que Venezuela, como la gran madre, podrá dar a luz a un nuevo ciclo de oportunidades para el desarrollo de nuestra sociedad, que incluye el surgimiento de nuevos liderazgos, siempre y cuando se cumplan con los consejos revelados por Ifá para nuestro país.
  • Ifá nos guía como religiosos a vivir en la verdad de Orunmila, los Orishas y Òlóddúmàré, predicar siguiendo los preceptos del código ético y los mandamientos de Ifá.
  • Ifá nos revela que Olofin siempre estará presente vigilante de la conducta y proceder de los hombres y determina que para las consagraciones de los Awoses es imprescindible su presencia. Sin la presencia de Olofin, no hay consagración de Awo.
  • La sociedad, el ser social y el individuo nacen en Obara Kasiká, por eso es importante que toda acción religiosa tenga sentido social y de solidaridad con el que más lo necesite. Ifá nos orienta a que busquemos el bien social.
  • Dice Ifá que debemos evitar las controversias, discusiones, chismes, habladurías, así como ser testarudos; se debe mantener la calma, la paciencia y la constancia. Mantenernos en Ifá y su consejo para poder vencer.

En cuanto a la pandemia, en nuestros consejos Ifá indica que en este año 2021 se pueden presentar transmutaciones y modificaciones significativas de la pandemia, lo que podría generar cambios en sus síntomas y un mayor alcance en su forma de contagio, provocando un aumento considerable de afectados.

Es por ello que en la profecía Olofin nos llama a unirnos para el fortalecimiento del país y trabajar a través de Ifá para poder alejar todas las enfermedades bacteriológicas y endémicas que puedan presentarse durante el año.

Es necesario aplicar todos los conocimientos que existen acerca del uso de las plantas para el tratamiento de enfermedades. Promover el desarrollo y uso de la botánica desde todas las casas religiosas para cumplir con nuestro juramento, por principio de Ifá, de salvar a la humanidad.

—Ante los estafadores y mercaderes de la fe, ¿qué recomiendan al público en general? 

—En las religiones, en la salud, y en distintos ámbitos de la vida cotidiana se presentan quienes, de forma inescrupulosa, intentan aprovecharse de la necesidad del prójimo. 

El religioso que profesa y tiene un estilo de vida real fundamentado en los preceptos de la religión Yoruba, vive conforme al código de ética de Ifá. Cada pataki (historia) que Orula nos revela está lleno de sabiduría ancestral. Nuestras deidades pasaron por la Tierra, vivieron, sufrieron, aprendieron, y de esas enseñanzas nos dejan el mensaje claro para vivir en iré (bien) y no vivir el osogbo (malos presagios) que nos pueda alejar del buen desenvolvimiento.

Es por ello que la labor de ANSI Venezuela es importante. Constituir una plataforma unitaria que permita a las casas religiosas tener un espacio de encuentro, donde se converse y se acuerde sobre estos y otros temas de interés, no sólo para quienes seguimos esta fe, sino también para la comunidad venezolana, en general.

—¿Qué función social y cultural cumple ANSI?

—La función general de ANSI es social, todas las casas religiosas, que hasta la fecha han sumado esfuerzos para conformar esta asociación, tienen como principal meta el desarrollo y evolución de nuestro país, enfocados en sumar fuerzas para que desde nuestro aspecto religioso, ritualístico y espiritual entreguemos lo mejor de nuestra acción para Venezuela.

Durante el año 2020 ANSI Venezuela ha impulsado procesos ceremoniales como kaurés (o imploraciones a nuestras distintas deidades), las ceremonias previas y el desarrollo del Odu Ba Wa 2021, ofrendas a nivel nacional a nuestros orishas; todo esto como una rogación conjunta de todos los religiosos y religiosas en el país para la evolución y desenvolvimiento del mismo. 

También hemos mantenido las campañas informativas en torno a la pandemia y la necesidad de evitar la propagación y el contagio, porque todos somos corresponsables ante una situación como la que se presenta actualmente.

Las campañas ininterrumpidas sobre el cuidado del medio ambiente, la fauna y la flora en cualquier lugar que nos encontremos. Quiero resaltar que, desde el año pasado, hemos puesto en marcha un ejercicio nunca antes realizado en Venezuela: se trata de una consulta pública nacional en torno al tema del uso de los espacios públicos para el desarrollo de nuestras ceremonias. La firme intención de esto es que podamos hacer aportes de peso en el desarrollo y diseño de políticas públicas dirigidas a nuestra comunidad, como parte activa de nuestro país. 

ANSI tiene en su plan de acción el trabajo social como una de las líneas transversales, que nos acerca más a nuestra comunidad, a nuestros vecinos, a la sociedad en general. Los sacerdotes y sacerdotisas somos hombres y mujeres estrechamente vinculados con nuestro entorno y sus problemas, atendemos de manera directa e indirecta muchas de las problemáticas que están latentes en nuestros espacios naturales, donde hacemos vida.

—Qué mensaje desean darle a la comunidad de Épale CCS?

—A toda la comunidad de Épale CCS les deseamos un nuevo año lleno de bendiciones, amor, salud y mucho entendimiento. Dice Ifá que el agradecimiento es la memoria del corazón. Como asociación queremos agradecer a todos los hombres y mujeres que cada día se suman a este proyecto, que tiene como principal razón la unificación, ayuda y socorro de las y los religiosos seguidores de Orisha, la defensa de nuestra cultura, nuestra fe y la preservación de todo el legado ancestral milenario que reposa en nuestra herencia y cultura.

 

ÉPALE 396