POR HUMBERTO MÁRQUEZ / ILUSTRACIÓN JESSICA MENA

ÉPALE280-BOLEROSAlma libre es un bolero de Juan Bruno Tarraza que viene siendo como una declaración de independencia para quienes hemos sido dejados por amor. Es el bolero que llega a la hora de la resignación, de entender de una vez por todas que esa hermosa mujer nos dejó para siempre; es como una extremaunción sentimental, una mentira piadosa para quienes nos decepcionamos para siempre del amor. Lo triste de mi vida / se volvió feliz / logré que si el amor / de mí se olvidaba / igual tampoco yo / ni me acordaba. Es una manera poética de caernos a cobas, de darnos ánimos para no naufragar en este titánico despecho. Perfume de alegría / tiene mi alma libre / sin penas ni rencores. / Hoy podré vivir / si me quieren, sé querer / si me olvidan, sé olvidar (jajajá, lo único que le falta es una risa de Javier Solís) porque tengo el alma libre / para amar.

Aparte de las descargas personales aunque sé que muchos de ustedes dirán, como mi programa de boleros, A mí me pasa lo mismo que a usted—, una de las historias de este bolero es que “Alma Libre” fue grabada en estudios de la CMQ de La Habana el 23 de agosto de 1955 por el dúo Alfredo Sadel y Benny Moré. Cuentan los cronistas que Sadel esperaba impaciente y Benny no aparecía, decía Sadel: “La experiencia más insólita que he tenido en un estudio de grabación fue cuando apareció Benny con una alegría etílica y, sin ensayos, empezamos a grabar”. Aquilino José Mata es más explícito: “Sadel, Aldemaro Romero, músicos y técnicos estuvieron esperando durante varias horas al bien llamado El Bárbaro del Ritmo quien, finalmente, hizo su entrada al estudio con unos cuantos tragos de más. Antes de que los extenuados integrantes del equipo de grabación comenzaran su labor, Moré, con la simpatía que formaba parte de su jacarandosa personalidad, procedió a quitarse la prótesis dental —la “plancha”, como la llamaban entonces— para interpretar con mayor comodidad el tema con Sadel, que se grabó en una sola pasada, para asombro de todos”.

Nota para Roberto Malaver, quien le hace seguimiento a todas las versiones. Aparte de la del dueto Moré-Sadel me encantan la de Xiomara Alfaro e Ibrahim Ferrer; y la de Toña La Negra, que capturé en un programa de César Pagano en la emisora de la Universidad Javeriana de Bogotá.

ÉPALE 280

Artículos Relacionados