POR HUMBERTO MÁRQUEZ / ILUSTRACIÓN JESSICA MENA

ÉPALE264-BOLEROSDe las letras más crueles del bolero, me encontré esta de Chico Navarro y Dino Ramos hurgando por ahí, buscando temas para el programa A mí me pasa lo mismo que a usted que conduzco en Radio Nacional. Yo había oído letras rudas pero de pana que Chico y Dino se pasaron, jejé: Usted me cuenta que nosotros dos fuimos amantes / y que llegamos juntos a vivir, algo importante. / Lo siento pero está en un error / yo estoy desde hace tiempo sin amor / y el último que tuve fue un borrón en mi cuaderno. Bercia, ¡un borrón en mi cuaderno!… no sé si será que ni pendiente yo con esas rupturas tormentosas. Por el contrario, cada vez que se van se llevan un poemita de regalo y mucho cariño que queda engatillado ahí en los recuerdos hermosos, y hasta puedo jactarme de que nunca me han olvidado y hasta me siguen queriendo a su manera, incluso se ha dado el caso de que sus maridos me veneran, pero de pana que yo nunca le pondría este bolero a una mujer, por muy maluca que haya sido que tampoco se me ha dado el caso. Leamos esta otra estrofa: Usted me cuenta que hasta le rogué que no se fuera / y que dejó a mi corazón, sin primavera / que anduve por ahí, de bar en bar / tratando de poderle yo olvidar / tratando de buscar en otra piel, su juramento. / Perdón, no le quisiera lastimar / tal vez lo que me cuenta sea verdad. Pero el final es como demasiado, jejé: Lamento contrariarle pero yo, no le recuerdo.

Yo ni siquiera creo que esa vaina sea verdad, prefiero pensar que sea una joda suya, o de ambos, y me baso en la respuesta a Karina Micheletto cuando le pregunta en Página 12: “Pero no va a decir que nunca tomó su experiencia personal”. Y él le responde: “En los boleros muchas veces me salpicó algún romance, algo que no pudo ser, alguna novia perdida, algún debut y alguna despedida. Y siempre me escudé en el humor, para cargarme a mí mismo y pintar desde ahí una situación dramática. La vida es así: hay que reírse, aunque no sobren los motivos”.

De pana que me gustaría entrevistar al Chico, por su pensamiento se me parece mucho a mi amiga Marta Olivera. Deben ser hasta amigos… ¡Ojalá que sí!… y se me dé, el deseo por ahí, jejejé.

ÉPALE 264

Artículos Relacionados