ÉPALE285-TROTA CCS

COSAS QUE PASAN

POR CLODOVALDO HERNÁNDEZ • @CLODOHER / ILUSTRACIÓN HENRY ROJAS

A diferencia de muchos otros deportes y pasatiempos, trotar no necesita casi equipo. Si no eres de los esclavizados por el imperio de las marcas, para la indumentaria bastará con un pantalón corto y una franela cualquiera. Pero un componente que sí merece un tratamiento cuidadoso es por razones obvias lo que se lleva en los pies.

Hace unos años ibas a cualquier tienda deportiva o zapatería y conseguías una variedad de marcas y modelos. Y si no te resultaba suficiente, podías utilizar el cupo de dólares (¿te acuerdas de esos entrañables tiempos?) para comprar a mejor precio y con más variedad todavía. La ventaja de eso era que podías seleccionar entre los modelos específicos que ofrecen algunas de las marcas especializadas en zapatos para correr, según tu tipo de pisada (supinadora, neutra o pronadora), y conseguías casi una pieza hecha a la medida.

ÉPALE285-TROTA CCS 1Hoy, con las terribles distorsiones económicas que hemos padecido, muy poca gente puede hacer esa gracia. Quedan dos opciones: una es sacarle hasta el último suspiro a aquellos zapatos de la era del cupo; y dos, acostumbrarse a usar los que se encuentran en el mercado interno, que tampoco es que sean baratos (¡uf, son carísimos, sobre todo en lo que respecta a la relación precio-valor), pero hacen el trabajo.

Es necesario advertir que correr con unos zapatos ya demasiado gastados puede traer serias consecuencias, no solo en los pies sino también en tobillos, músculos y tendones de las piernas, rodillas, y hasta en la columna vertebral.

Más temprano que tarde es necesario reconocer la realidad y ¡ay mamá! salir a comprar zapatos. Ten en cuenta que los precios de los zapatos del tipo eso es lo que hay están por el orden de los 30 salarios mínimos, con todo y bono. ¿Alternativas? Bueno, en el Parque Miranda, hace años, había un gran atleta, al aparecer muy folklórico, que corría con alpargatas. Pero hoy en día hasta las alpargatas son costosas. Además, sin haber experimentado, no creo que sean un calzado apropiado para el trote.

Claro que hay una opción extrema: imitar a Abebe Bikila, el etíope que ganó el maratón de Roma en 1960 con los pies descalzos. Sabiendo lo sucias que están algunas vías públicas y la cantidad de vidrios rotos y demás objetos peligrosos que se encuentran en las calles, no parece una práctica recomendable, a menos que de verdad tengas tantas ganas de correr que, incluso, seas capaz de hacerlo como decía una vieja canción con la pata pelá.

ÉPALE 285

Artículos Relacionados