basura pepesi

POR DULCE MEDINA @CCSDESDELARAIZ

El problema ambiental es muy comentado en las calles. La gente identifica que el consumismo promovido por el sistema neoliberal es el causante principal de los altos niveles de contaminación. En las ciudades, las cantidades y patrones de consumo hacen que la generación de basura sea mayor. Sin embargo, a pesar de que es una situación alarmante, las ciudades y sus habitantes siguen aumentando sus niveles de consumo y con ello la crisis ambiental.

En la cotidianidad no nos damos cuenta de nuestra contribución en la generación de basura y, además, criticamos fuertemente una calle sucia o una esquina repleta de desechos, sin conocer el origen del problema —por suerte, siempre tendremos un alcalde y un presidente a quien acusar sin contemplación—. Sí, es verdad que gran parte de la responsabilidad recae en los gobiernos (nacional, regional o local) y, en nuestro caso particular, más aún, ya que el servicio de recolección de basura fue rescatado de la privatización y pasó a ser un servicio público. Pero no dejemos de preguntarnos cómo habitantes y comerciantes aportan, para bien o para mal, en el asunto de la basura. Hablemos de eso.EPALEN177_26.indd

En promedio, en ciudades de Latinoamérica, una persona produce 1 kilo de basura al día. En ciudades de Estados Unidos esta cifra se duplica. Pero revisemos Caracas. Si tomamos en cuenta este cálculo promedio, estamos hablando de una generación de más de 2 millones de kilos de basura, o 2.000 toneladas por día —solo en Caracas, es decir, municipio Libertador—. En un año serían 730.000 toneladas. Se necesitarían más de 27 campos de beisbol (como el Universitario) para disponer toda esa basura.

Detrás de cada kilo de basura hay una gran logística de operaciones desplegada para su recolección y disposición final. No la vemos, o no la queremos ver, pero está conformada por miles de personas que desarrollan desde tareas de barrido, recolección, manejo de camiones, maquinarias y equipos hasta tareas administrativas para garantizar la gestión general del servicio. En Caracas muchos se quejan enérgicamente por las tarifas del servicio de recolección de basura pero, si revisamos con detenimiento los montos, podemos darnos cuenta de que un mes de pago de un comercio de la ciudad no cubre el salario de los trabajadores que directamente recogen la basura que ese comercio produce, mucho menos los gastos operativos. Esto es porque también, en el caso de la basura, la mayor parte del servicio es subsidiado. Además de esto, debemos reconocer que muchos habitantes y comercios no cumplen las normativas establecidas para el manejo de la basura. Aunque existe una programación de rutas y horarios para la recolección de los desechos por parte de la empresa de servicios, vemos constantemente cómo se tira la basura en diferentes puntos y a cualquier hora, solo por nombrar un ejemplo.

Tenemos mucho que aportar para tener una Caracas más limpia, no solo en el pago oportuno del servicio sino en el cumplimiento de las ordenanzas establecidas. ¡Y aún más! La Revolución ha puesto en manos del pueblo herramientas para que, desde la organización, podamos emprender proyectos de protección ambiental. Nuestro Plan de la Patria nos propone objetivos y lineamientos específicos en esta materia. Vamos a aplicarlos, pasemos de la crítica inconsciente a la acción consciente y, como dijo el Comandante, “cambiemos el sistema”.

ÉPALE 177

Artículos Relacionados