ÉPALE 222 PARA VIVIR

POR VÍCTOR VILLASMIL / VICTORVILLASMIL@OUTLOOK.COM

La alimentación de la sociedad civilizada está caracterizada por el consumo excesivo de carbohidratos y son estos los responsables del incremento de la glucosa en la sangre. Esta presencia continua de glucosa causa que reine un ambiente dulce, el cual propicia la acidificación del organismo y la proliferación excesiva del hongo Candida albicans, una levadura que se encuentra en la flora intestinal de todos los seres humanos.

Este hongo produce 78 tóxicos inmunodepresores, los cuales son sustancias que atacan directamente el metabolismo y el sistema inmune. Junto a la acidificación consecuente, causan micosis, migrañas, sinusitis, inflamación en órganos, hiperplasia prostática, quistes, miomas, tumores, hipertensión, síndrome del colon irritable, fibromialgia, fatiga crónica, Alzheimer y cáncer. Tome en cuenta que ninguna de las enfermedades anteriores tienen como causa definida a la Candida albicans, lo que ocasiona que el hongo y la acidificación nunca sean tratados, por lo que continúa sin interrupción su acción destructiva.

Cuando el hongo prolifera, invade y se instala en otras zonas del cuerpo y las inflama. Por ejemplo: cuando lo hace en las venas y arterias, sus cilios perforan las paredes y el organismo responde sellando las áreas dañadas con calcio y colesterol, lo que reduce el diámetro de estas tuberías produciendo, lentamente, aumento de la presión arterial y, a largo plazo, infartos. Cuando se realizan las autopsias, los médicos ven el efecto del colesterol pero la verdadera causa fue el hongo, no las grasas ni el colesterol. Otro detalle a tomar en cuenta es que estas inflamaciones de las venas comúnmente las diagnostican como várices y las mismas son tratadas ignorando su causa originaria que es el hongo, inclusive quemando y removiendo las venas.

Si usted está infectado de Candida albicans tendrá la impresión, salvo casos extremos, de poder continuar llevando una vida normal. Los médicos no están entrenados para diagnosticar estas infecciones sino las enfermedades consecuentes, por lo que terminan tratando en base a estas. Por lo tanto, en la mayoría de los casos la infección con Candida albicans no le impide continuar con su vida hasta que sus consecuencias escondidas recrudecen y surgen dichas enfermedades.

 

EPALEN222_19.indd

ÉPALE 222

Artículos Relacionados