POR HUMBERTO MÁRQUEZ / ILUSTRACIÓN FORASTERO LPA

ÉPALE300-CAPULLITO DE ALHELÍEs uno de los temas más versátiles de la música del Caribe: nace como guaracha, a veces es bolero, con Johnny Albino y Los Panchos; o danzón, con Barbarito Diez; guataca, con Daniel Santos; brasileira, con Caetano Veloso; agringado, con Nat King Cole; orquestado, con Oscar DLeón o la Sonora Santanera de México; salsa, con Malena Burke y NG La Banda; o la versión muy caribe del grupo Son Montuno, paradójicamente, de islas Canarias. La toca un merenguero como Damirón; el jazzeado, con Pancho Amat, es de muerte lenta; clásico; con Plácido Domingo; y hasta vallenato con Aníbal Velásquez. A mi juicio, podría percibirse como un bolero-son, de esos de entrega total, para regalárselo a uno de esos amores que nos enloquecen: Si tú supieras mi dolor / correspondieras a mi amor/ y calmaras mi sufrir. / Porque tú sabes que sin ti / la vida es nada para mí. / Tú bien lo sabes / capullito de alhelí.

Su compositor es el puertorriqueño Rafael Hernández, quien, según su hermana Victoria, fue un compositor clásico al que se le metió en la cabeza hacer música popular. En ese afán fue a dar a Cuba, en 1919, contratado para dirigir la orquesta del Teatro Fausto en las calles Prado y Colón. Cuenta Josefina Ortega que “luego de su estancia en nuestro país creó su famoso trío Borinquen en Nueva York y, justo en el Día de la Canción Cubana, en 1926, dio a conocer una de sus primeras obras coronadas con el éxito, Capullito de alhelí, por la que obtuvo un reconocimiento”.

Las flores del alhelí producen un aroma seductor, más intenso por la noche, por eso tal vez Capullito de Alhelí es para dedicársela a una mujer que te saque de un barranco de amor, como cuando percibes que hay un amor que te salva. Porque, como decía García Márquez de los cola de puerco, los enamorados también tendremos una segunda oportunidad sobre la Tierra. ¿Cómo me quedó? Jajajá.

ÉPALE 300

Artículos Relacionados