ÉPALE288-CIUDAD

RAFAEL SALAZAR, ARMANDO CARÍAS Y MORELBA DOMÍNGUEZ LE REGALARON EL PASADO 27 DE JULIO A NUESTRA CIUDAD UN COMPENDIO DE CANCIONES Y PRIMORES EN CLAVE DE RADIOTEATRO CON LA OBRA “SERENATA CARAQUEÑA”.

POR MÁRÍA EUGENIA ACERO COLOMINE @ANDESENFRUNGEN / FOTOGRAFÍAS MICHEL MATA

Este año las celebraciones para homenajear a nuestra Caracas Insurgente verdaderamente botaron la casa por la ventana, y una de las fiestas que generó ternura nostálgica fue la obra de teatro Serenata caraqueña.

Esta puesta en escena, escrita por Rafael Salazar, desde Cuba, y con el apoyo de Armando Carías en la dirección artística y Morelba Jiménez en la producción artística, puso no solo en las tablas a afectos musicales y audiovisuales en un mismo espacio sino a leyendas de la crónica que es nuestra ciudad capital, tanto en la realidad como en la ficción.

ÉPALE288-CIUDAD 1Así, un programa de radio que viaja por el tiempo, bajo la frecuencia de Katuche Kuao 156.7 FM, nos adentra en parte de la profundidad de la historia caraqueña de la mano de imágenes, citas y muchos recuerdos, bajo la conducción y locución del inigualable Ramón Guárate.

Esta obra de 90 minutos se pasea por música en vivo interpretada por Fabiola José, Luisana Castillo, José Alejandro Delgado, Iván Pérez Rossi y Lilia Vera y cuenta con la participación de la poeta, traductora y música clásica Belén Ojeda. En el acompañamiento musical Daniel Canónico (percusión), Pedro Marín (bandola) y Edwin Arellano (dirección musical) amenizaron este programa radial, y la coreografía de Arianny Orozco (viuda de Omar Orozco) le dio los pasos necesarios para hacer de esta ofrenda una pieza memorable.

Gracias a su extenso conocimiento de la cultura musical de Caracas Rafael (Salazar) hizo un arqueo amplio y profundo para esta obra. Así fue como logramos ensamblar esta propuesta. Además, tengo muchos años trabajando con él en teatro, especialmente con Serenata Guayanesa. El componente teatral se lo puse yo, afirmó Armando Carías.

ÉPALE288-CIUDAD 2El periodista y profesor universitario Armando Carías es especialista en teatro infantil. Por muchos años llevó la batuta del legendario Teatro El Chichón, en la Universidad Central de Venezuela. Fue también director de la emisora juvenil Activa FM del circuito Radio Nacional de Venezuela, y ahora lidera el proyecto teatral e informativo Comunicalle: teatro e información para el despertar de la conciencia. La experiencia de Comunicalle ha sido muy aleccionadora y esto lo sentimos con esta obra: en solo dos ensayos y en apenas una semana fue que hicimos este montaje. El ritmo acelerado de la comunicación social nos enseñó a llevar las tablas de una manera más expedita que con las obras de teatro convencionales, pues teatralizamos la información para que el público digiera, en otras claves, lo que está sucediendo informativamente en el país, afirmó Carías.

Para la investigación fotográfica Carías contó con el apoyo de su hijo, el fotógrafo Ezequiel Carías.

Así, este proyecto familiar de teatro se cocinó de manera exprés de la mano de numerosos referentes históricos, sociales y culturales de la capital. Eché mano de mis lecturas a Enrique Bernardo Núñez, Aquiles y Aníbal Nazoa. Si bien mis recuerdos como caraqueño no datan de la época del legendario Isidoro, que inmortalizó Billos, los referentes de mi generación también tuvieron muchas anécdotas pintorescas. Por ejemplo: tuvimos al policía Apascacio, un negro grandote que controlaba el tránsito con más rigor que un militar en la esquina de Sociedad. Otros íconos inmortales son Alfonso Carrasquel, Guillermo José Schael (el creador del Museo del Transporte) y el legendario Caremis (Carlos Eduardo
Misle), fundador La Corocoteca: una nutrida colección de recuerdos de la Caracas de antaño, agregó Carías.

ESTE HOMENAJE CONSTITUYE UNA SENTIDA MUESTRA DE NUESTRA IDENTIDAD CULTURAL QUE SE HA VENIDO CONSTRUYENDO, DESDE HACE MÁS DE 451 AÑOS

La obra Serenata caraqueña no solo contó con cantantes, bailarines y músicos: evocando a los programas de radio de antaño este tributo musical también tuvo público en escena, a la usanza de los tiempos cuando el jabón Camay, la leche Klin y la Cola Dumbo se anunciaban en vivo y los aplausos no eran pistas grabadas.

Entre el público tuvimos el honor no solo de estar montados en la tarima sino que, además, contamos con la compañía de la periodista, docente universitaria y poeta Ana María Hernández, Premio Nacional de Periodismo 2018 por su espacio radial En pauta, transmitido a través de la señal del circuito Radio Nacional de Venezuela. Yo vine a ver la obra y, como periodista, vine a cubrir mi pauta para el programa. Ahora soy parte del elenco, así que es extraño, pero hermoso. Todo sea en honor a Caracas, afirmó entre risas.

ÉPALE288-CIUDAD 3La obra teatral Serenata caraqueña transita desde los orígenes de la ciudad hasta nuestros días. Así, habla del verdadero nombre de nuestra ciudad la tierra de los Katuchey sigue adelante hacia el terruño del niño don Simón Bolívar, los cuadros del Waraira Repano de Manuel Cabré, la música de jota y pasodoble, las composiciones de Eduardo Serrano y Vicente Emilio Sojo, el tango merengue, las retretas cañoneras, el merengue rucaneao, el bolero, las imágenes poéticas de Vicente Gerbasi, La pelota de carey, los Billos Happy Boys, los cocheros de cuando los tiempos de María Castaño, las mantecadas, Pedro Elías Gutiérrez,
El Guarataro y el dulce de tuétano, entre muchos detalles coloridos y sabrosos de nuestra ciudad.

Tengo 51 años viviendo en Caracas. Viven diciendo que es muy peligrosa, pero yo no me quiero ir ni pa Ciudad Bolívar, afirmaría en escena Iván Pérez Rossi.

Este homenaje constituye una sentida muestra de nuestra identidad cultural que se ha venido construyendo, desde hace más de 451 años, sobre la base de memorias, como decía Eduardo Galeano.

La aparente bipolaridad de nuestra capital va más allá de las circunstancias actuales de caos y violencia. Caracas, en definitiva, es un tema que pica y se extiende en la complejidad de su simpleza, y nunca será suficiente ni aburrido indagar para seguir conociendo los cuentos de nuestras calles.

Si te la perdiste pendiente, que pronto vuelve a escena. Caracas bien vale mil nostalgias y más de mil y una serenatas.

ÉPALE 288

Artículos Relacionados