CIUDAD

Como si no tuviéramos suficiente, a los retos diarios del venezolano este año se sumó un nuevo desafío. Ahora no sólo toca sortear los escollos habituales de hiperinflación, bachaqueo y especulación, sino que encima tenemos un riesgo de salud. sigue leyendo