CIUDAD

Nota de la postvanguardia: Después de firmar la paz en la Habana la violencia, más bien, recrudeció, sólo que esta vez con uno de los bandos desarmados. Eso pudiera haber sido un error pero, visto de otra manera, las entidades que se nutren de esa sustancia blanca ...

Una leyenda urbana, convertida en tradición, transformó un hecho climático en una frase popular: “llegó Pacheco”. El personaje que viene de Galipán regresó de nuevo, pero esta vez sólo trajo flores y dejó el frío para otra ocasión

Esa zona del espíritu, que no se sabe dónde queda, tiene ahora itinerario para renacer de nuestras penas. Nuestra alma, conocida por su jovialidad, tanto para él como para ella se viste de fiesta por toda la ciudad. diversas experiencias que subsanan tantas ofensas por lo sucedido dentro y fuera del país, para seguir gestando una cultura válida para todas y todos

Los colores y la luz vuelven a apoderarse de buena parte de la ciudad con el advenimiento de las fiestas navideñas. Un despliegue superficial que rebosa el paisaje y nos infunde nuevas esperanzas. un Esfuerzo institucional —y personal— que siempre se agradece, en aras de la batalla heroica por la felicidad

“es la naturaleza del imperialismo la que bestializa a los hombres, la que los convierte en fieras sedientas de sangre, que están dispuestas a degollar, a asesinar, a destruir hasta la última imagen de un revolucionario y de un partidario de un régimen que haya caído bajo su bota (...) Pero esa es la gran lección que tenemos que aprender (...) la lección de estar decididos y firmes, de no ceder ni una pulgada ante el imperialismo”. ernesto “Che” Guevara