ÉPALE

Los colores y la luz vuelven a apoderarse de buena parte de la ciudad con el advenimiento de las fiestas navideñas. Un despliegue superficial que rebosa el paisaje y nos infunde nuevas esperanzas. un Esfuerzo institucional —y personal— que siempre se agradece, en aras de la batalla heroica por la felicidad