ÉPALE

Saint-Domingue, hoy reconocida como Haití, fue el nombre impuesto con el que se bautizó a una de las muchas islas del Caribe en las que reinó la esclavitud, el colonialismo y la jerarquía racial; así lo señala Ada Ferrer en su trabajo titulado. sigue leyendo

Esa zona del espíritu, que no se sabe dónde queda, tiene ahora itinerario para renacer de nuestras penas. Nuestra alma, conocida por su jovialidad, tanto para él como para ella se viste de fiesta por toda la ciudad. diversas experiencias que subsanan tantas ofensas por lo sucedido dentro y fuera del país, para seguir gestando una cultura válida para todas y todos