Cinco mitos sobre la sexo-género-diversidad

Por Marielis Fuentes@mardalunar / Ilustración Justo Blanco

Han transcurrido las primeras dos décadas del siglo XXI y todavía hay gente que piensa que “es mejor tener un hijo delincuente antes que homosexual, o una hija muerta antes que lesbiana”, con la convicción de que la serie de prejuicios y creencias que les acompañan son la verdad absoluta.

Lo que no conocemos nos causa temor. Es por eso que hoy les invito a que nos tomemos los próximos cinco minutos en desmontar y sacudir algunos mitos entorno a las sexualidades disidentes.

Para este propósito he hecho una lista que recoge algunos comentarios y frases de argot popular frecuente, y que ellos mismos se caen por su propio peso:

Mito 1

La sexo-diversidad es antinatural

Es común escuchar a algunas personas oponerse a las relaciones entre el mismo sexo por considerarlas contra natura, estériles, que no tienen un fin reproductivo. En 1999 el biólogo canadiense Bruce Bagemihl publica el libro Exuberancia biológica: homosexualidad animal y diversidad natural; en él recoge más de dos siglos de investigaciones zoológicas que demuestran que, al menos, 450 especies de animales exhiben conductas homosexuales y lésbicas.

Entre esas especies se encuentran los pingüinos, quienes pueden sostener relaciones entre machos de manera estable durante toda su vida. Las ovejas son otras de las especies que eligen parejas de su mismo sexo, aunque exista suficiente disponibilidad de conformar una unión con el sexo opuesto.

Pero no son éstas las únicas especies, también un gran número de felinos, aves, caninos, peces y primates (como los monos bonobos), que sostienen vínculos entre parejas de hembras o parejas de machos.

Mito 2

La homosexualidad o el lesbianismo es un pecado

Si bien es cierto que algunos versículos de la Biblia cristiana sataniza a las personas homosexuales y lesbianas, también lo es que dichos escritos han sido instrumento de manipulación social a lo largo de la historia humana.

Usando a Sodoma y Gomorra como pretexto se ha perseguido, criminalizado y asesinado a personas LGBTI alrededor del mundo, desconociendo que antes que las creencias religiosas está el derecho humano a la vida, a la libertad y a la felicidad.

Ninguna creencia particular puede estar por encima de la dignidad. Además, tomando las propias palabras del texto religioso, ¿no es acaso Dios el único que puede juzgar?, ¿acaso no fue Jesús el que nos invitó a amar al prójimo como a nosotros mismos? También recordemos que con la misma vara que midas serás medido y que Dios nos ha hecho a su imagen y semejanza.

Mito 3

Son personas enfermas

En 1979 la Asociación Americana de Psiquiatría extrajo de la lista de enfermedades a la homosexualidad y el lesbianismo, lo mismo hizo en 1994 la Organización Mundial de la Salud. Existen numerosos estudios que han demostrado que no hay ninguna razón para pensar que las personas LGBTI están enfermas.

Por esta razón, la homosexualidad no se puede curar: no existe un antídoto ni se transmite como una gripe. La gran mayoría de los homosexuales y lesbianas hemos nacido en hogares conformados por familias hombre-mujer y, aun así, hemos decidido una expresión u orientación diferente.

Mito 4

Es una moda

Decidir ser homosexual o lesbiana es parte de un proceso que se va desarrollando a lo largo de la vida sexual de una persona. Tiene que ver con la identidad, la autopercepción, la exploración sexual y la madurez afectiva. No se hace homosexual o lesbiana de la noche a la mañana.

Además, quienes son LGBTI deben atravesar por tantas situaciones dolorosas como el rechazo familiar, el acoso escolar, violencia, exclusión, que es muy descabellado creer que alguien pueda elegir vivir todo esto simplemente por seguir una tendencia.

Es cierto que en este momento de auge de la comunicación digital la información sobre sexualidad es mucho más accesible para las nuevas generaciones, pero la homosexualidad es tan antigua como la humanidad misma, mucho antes de los teléfonos celulares y los drones. Lo que podemos notar hoy es un derrumbe de gran cantidad viejos preceptos, que ha dado mayor apertura para vivir la sexualidad de manera más abierta.

Mito 5

Atentan contra la existencia humana

Muchas veces me han dicho que si se aprueba el matrimonio igualitario se acabaría la especie humana, ya no habría relaciones reproductivas y eso nos llevaría al exterminio. Si esto fuera cierto ya habría ocurrido desde hace mucho tiempo; además, teniendo en cuenta que no es una enfermedad, como ya explicamos anteriormente, siempre habrán personas heterosexuales.

ÉPALE 357

Previous article

El dedo