teta de jobo

POR MALÚ RENGIFO • @MALURENGIFO / ILUSTRACIÓN MALÚ RENGIFO

–En el Parque del Este hay una mata de jobos.

–¿De qué?

–De jobos, una fruta que se parece mucho a la ciruela de huesito, pero en lugar de tener la cáscara roja, el jobo la tiene amarilla.

–¡Aaaah! ¿y dónde está esa mata?

–Muy fácil: tú entras al parque, agarras a la derecha, como quien va para los patios ornamentales bonitos esos que puso PDVSA La Estancia y sigues por ahí, caminando y pasándola sabroso hasta que te encuentres la mata de jobo.

–¿Y cómo la reconozco?

–¡Por los jobos! Mira pa’ arriba. Cuando tú veas jobos, esa es la mata.

–Ah, bueno, ¿y qué hago con eso?

–Te los comes. O llevas una bolsita y recoges bastantes para hacer el mejor heladito de la historia de la comida gratuita. Eso sí, tienes que ir temprano, porque si muchos comejobos leen esta receta hoy, seguramente cuando llegues lo que encontrarás serán las puras semillas chupadas en el suelo.

TETICAS DE JOBO

Cuando yo trabajaba en la Radio Nacional, la hora del almuerzo era la hora de la recogedera de jobos. Yo recogía jobos del árbol que está junto al comedor mientras todos los compañeros me miraban como si fuera una jipi muerta de hambre, y tenían razón: más de una vez perdí mi turno en la cola por andar como Caperucita Roja en el bosque, recogiendo jobitos para la merienda. Eso sí, nunca faltaba un advenedizo que osara pedirme jobos y, bueno, yo le daba uno o dos, poniendo más o menos cara de gallina que mira sal, para que se fuera y no me jorobara más.

Durante aquellas jornadas aprendí que mientras más amarillitos y esmirriados estén los jobos, es decir, más maduros, mejor será el heladito. Llévate bastantes a tu casa y luego, con mucha paciencia, uno por uno los vas a lavar y exprimir, reservando en un recipiente el jugo que les saques. Las cáscaras y la semilla te la puedes chupar, así podrás disfrutar y nutrirte mientras haces el helado, y si lo haces en compañía se vale hacer chistes groseros para amenizar el rato.

Ten a mano las bolsitas plásticas para hacer las teticas heladas. Si vas a hacer muchas y no quieres pasar el resto de la semana exprimiendo jobos, agrégale al helado la cáscara completa de los jobos y verás qué delicioso conseguirla de sorpresa entre el helado. También puedes añadir un jobito entero que se irá al fondo de la bolsa y será como el pezón (jejejé). Si no tienes bolsas, puedes hacer un heladito de paleta congelando el jugo en un vasito. Al mejor estilo pelabola colocarás dentro del jugo de jobo una cucharilla. Cuando se congele, podrás sacar tu heladito y comértelo con paleta y todo. La “jobopaleta”.

ÉPALE 302

 

Artículos Relacionados