ÉPALE291-CIUDAD 2

PARA BIEN O PARA MAL VENEZUELA HA SIDO EL ÚNICO PAÍS DONDE LA GASOLINA SE COMPARA CON EL AGUA. ESTA RELACIÓN, DONDE COHABITAN CIERTOS INTERESES, DEPENDERÁ, A PARTIR DE AHORA, DE UN SIMPLE TRÁMITE

POR CÉSAR VÁZQUEZ / FOTOGRAFÍAS MICHAEL MATA

El pasado 5 de julio El País de España publicó un fotorreportaje que incluía, seguido de cada imagen, una tabla de comparación de precios sacados, literalmente o fotográficamente, de los anaqueles y los surtidores de gasolina sustentando, a todas luces, lo que cada uno de los venezolanos sabemos y padecemos: “Un salario mínimo no da para comprar una lata de atún, pero sí cientos de miles de litros de combustible”.

Uno de los ataques más encarnizados de la administración del ex presidente colombiano Álvaro Uribe, acérrimo enemigo del Gobierno Bolivariano, se llevó a cabo en 2002 cuando legalizó el contrabando de gasolina que sale desde Venezuela y se vende indiscriminadamente en territorio colombiano. Dos años atrás la administración Pastrana, centinela del Plan Colombia, aprobó la resolución N° 8, la cual fija dos tasas de cambio con respecto a la moneda venezolana: la que maneja el Banco de la República de Colombia y la que opera en las casas de cambio de la frontera, propiciando así todo tipo de contrabando, incluyendo, como sucedió hasta ayer, la venta del efectivo circulante.

En ambos casos el delito es el complemento. La legislación colombiana ha creado un paraíso fiscal y notorio para el crimen económico, con rango de ley, que ha convertido en los últimos 16 años a Cúcuta (ciudad fronteriza, capital del norte de Santander) en un modelo de ciudad “postal”, que maquilla los cordones de miseria y marginalidad detrás de nuevas y fastuosas edificaciones, imponentes centros comerciales y lujosas ciudades blancas para los más pudientes. De ese crecimiento vertiginoso y espurio se traduce, en parte, el desangramiento de nuestra economía, que beneficia a las altas esferas de la narcoparapolítica colombiana con réplica, de este lado de la acera, en las mafias locales que involucran a nuestro componente militar (FANB).

La respuesta inmediata por parte del Gobierno Nacional fue sortear el expendio de combustible a partir del número de cédula; años después, el mecanismo fue más sofisticado: la implementación de un chip electrónico tuvo como prueba piloto el estado Táchira y, rápidamente, abarcó otros estados fronterizos.

Sometido en distintas ocasiones a diferentes revisiones, en enero de este año 600.000 chips de vehículos fueron inspeccionados, solamente en Táchira. El resultado que arrojó dejaba claro que el sistema había sido vulnerado sistemáticamente: se estima que cerca de 150.000 chips habían sido falsificados. Desde entonces, es incuantificable el desfalco que el contrabando de gasolina le ha traído a la nación.

ÉPALE291-CIUDAD

Con el repunte de las nuevas medidas del Plan de Recuperación, Crecimiento y Prosperidad Económica implementado por el presidente Nicolás Maduro en el mes de agosto de este año, la gasolina reaparece como un elemento central de control y reajuste necesarios para alcanzar la estabilidad económica. El censo, que empezó el pasado 3 de agosto, intenta hacer una radiografía minuciosa y expedita para determinar cuál es el parque automotor existente en el país, qué clase de gasolina usa y cuánta necesita. Su principal propósito es controlar el subsidio de combustible para el transporte público y privado y darle un golpe definitivo a las mafias. Este registro podrá ser realizado a través del portal patria.org.ve, el sitio web que se ha convertido en la ventana de emergencia para la protección social, una iniciativa del Gobierno Nacional para asistir al pueblo en medio de la guerra económica.

El censo que se lleva a cabo, también de forma presencial a lo largo y ancho del territorio, tiene su infaltable correlato en la Plaza Bolívar de la ciudad capital, donde se han levantado los toldos del Instituto Nacional de Transporte Terrestre (INTT), que rodean al monumento del Libertador. Desde hace tres semanas cerca de 200 sillas se encuentran ordenadas en hileras para el descanso de las largas colas que rodean la Plaza Mayor. Máquinas y zebras de impresión para el Carnet de la Patria trabajan, desde las 6 de la mañana hasta caer la noche, en manos de los brigadistas del movimiento Somos Venezuela y Chamba Juvenil, quienes cuentan con el apoyo de algunas organizaciones de base y colectivos de la zona para agilizar los trámites y ayudar en la logística.

“El operativo viene atendiendo 900 personas diariamente afirma Grenyeber Martínez, uno de los orgnizadores—. Todo depende del sistema y la rapidez en la comunicación de los datos”. Por ser el último día del operativo, posiblemente trabajen hasta las 9 de la noche. “Hemos registramos, todos los días, hasta la última persona que necesite el Carnet de la Patria y a todo aquel que venga a censarse”.

Francisco Belandia tiene 49 años, es ciudadano colombiano lo infiero por su marcado acento, tiene dos carros y aproximadamente dos horas y media haciendo la cola para registrarlos, asistió con su esposa y dos hijos: “Vine a escanear el registro, porque ya lo hicimos todo por internet”. Paradójicamente, piensa que la gasolina está siendo utilizada como un “instrumento político por el Gobierno”. Al aproximarse a su turno nos dice: “No se le puede echar la culpa a los bachaqueros de la gasolina, en la frontera uno no pasa así por así. Ahora, ¿cómo es posible que pasen gandolas repletas de gasolina?”. Cree que debe haber un control más eficaz y estricto por parte del Gobierno Nacional hacia los funcionarios aduaneros y, en especial, hacia la Guardia Nacional.

Pasada las 7:30 de la noche, el mensaje del presidente Maduro en cadena Nacional termina por confirmar lo que los brigadistas y organizadores del operativo sospechaban: la prórroga para el censo se alarga hasta el 30 de agosto.

Venezuela es el único país donde la gasolina es más barata que el agua, ya que es, prácticamente, gratuita. Y así como el vital líquido se debe cuidar, controlándolo y racionalizándolo, de ello dependerá, en parte, el resurgimiento de la nueva economía nacional.

ÉPALE 291

Artículos Relacionados