POR HUMBERTO MÁRQUEZ / ILUSTRACIÓN JESSICA MENA

ÉPALE278-BOLEROSCómo fue, / no sé decirte cómo fue. / No sé explicarte qué pasó / pero de ti me enamoré. / Fueron tus ojos o tu boca, fueron tus manos o tu voz, / fue a lo mejor la impaciencia de tanto esperar tu llegada. “Cómo fue” es un bolero escrito el año de mi nacimiento, 1953, por Ernesto Duarte Brito y fue estrenado ese mismo año por Benny Moré en Radio Progreso.

Es, definitivamente, una declaración de amor con canto o, más que declaración, es la confirmación del amor por una mujer que nos deslumbra: Fue una luz / que iluminó todo mi ser. / Tu risa, como un manantial, / llenó mi vida de inquietud. “Como fue” es una sencilla mezcla de lindos versos con salpiques de jazz, de una batería de metales al estilo del swing de las grandes orquestas norteamericanas de los años 30 y 40.

La versión más deliciosa es la de Benny Moré. Ya uno sabe, cuando estallan los metales, que hay que volar a la pista de baile para amolar un ladrillito o mosaico de los pisos de antes. Es un canto a lo inexplicable del amor, a ese corrientazo en el alma que nos deja “inconcientaos” y felices cada vez que el tonto del amor, como decía Maelo, toca las puertas del corazón… y allá rodó el otro. ¡Coño!, trato de ponerme cursi pero no me sale. Jejejé.

Indiscutiblemente la versión del Benny es la máxima, tanto por la orquestación de Ernesto Duarte como por la suya propia. Pero no podemos soslayar las de Ibrahim Ferrer, antes, y recientemente con Buena Vista Social Club; la de Elena Burke, que se mueve dentro del bolero-son. Otra versión es de Marta Valdés con Chano Domínguez al piano, que recuerda la intención y la marcada influencia de Bola de Nieve. De los clásicos también está la de Chivirico Dávila con Fania en Concierto de amor; y Vicentico Valdés con la orquesta de René Hernández. De las de más acá, la de Bobby Valentín en el álbum Va a la cárcel (vol. 2), donde canta Juan Zenón. Y no se pierdan la de la colombiana Ikira Baru en percusión, guitarra y voz. Y, ya en otra onda, Lucrecia con un orquestón y el clarinete más saxo de Paquito D’Rivera quien, además, dirige; la de José Feliciano con su solo de guitarra; Manzanero en sorpresiva versión con la Big Band Jazz de México. Y la de El Cigala, con Gonzalito Rubalcaba en el piano: un formidable dueto de voz flamenca, y las blancas y las negras.

ÉPALE 278

Artículos Relacionados