ÉPALE285-COMUNA LÍDICE

EN MEDIO DE UNA FORTÍSIMA CONTINGENCIA ECONÓMICA Y LAS CONSECUENCIAS DEL ATAQUE SOSTENIDO DURANTE AÑOS CONTRA LAS CLASES MÁS POPULARES DE VENEZUELA, NACE EN CARACAS UNA SEÑAL DE ESPERANZA, UNA COMUNA DECIDIDA A ORGANIZARSE Y TRABAJAR COLECTIVAMENTE POR DEMOSTRAR LO CIERTO DE LA PREMISA: “SOLO EL PUEBLO SALVA AL PUEBLO”

POR MALÚ RENGIFO • @MALURENGIFO / FOTOGRAFÍAS ENRIQUE HERNÁNDEZ

Arribota, en Los Altos de Lídice, hubo alguna vez un conglomerado de comunidades que trabajaban separadamente y como podían por el bienestar de sus habitantes. Los de La Orchila trabajaban por sus problemas, los de la Vaquera por los suyos, los de El Bosque por los suyos también, y así. Eso era un desastre y al final no se lograba gran cosa. Había siete consejos comunales peleando cada uno lo suyo: el tema del agua pero nada más desde la escalerita azul hasta la casa de Jacintica, o que el transporte suba aunque sea hasta la esquina de la bodega de ahí para arriba ya verán los otros, o arreglar la quebrada pero nada más para los suyos, y al final no se lograba nada porque la quebrada empieza por allá arriba y recorre hasta allá abajo, bien lejos, y aunque unos arreglen por aquí, si por allá sigue mal, la quebrada igualito no le va a servir a nadie.

En medio de semejante despelote, a las comunidades que hacen vida en los Altos de Lídice las agarró la época de las elecciones del 2015 desprevenidas, descuidadas por las instituciones porque hay que decir que algo de eso hubo, y todos se miraron unos a otros con extrañeza cuando vieron los resultados: se perdió la Asamblea Nacional. ¿Qué nos pasó?, ¿fuiste tú?, “¡chavista er coño, ¿te dio flojera votar?!”, se dijeron.

“NADIE ENTENDÍA DE QUÉ ESTÁBAMOS HABLANDO, ASÍ QUE NOS INVENTAMOS NUESTRAS PROPIAS FORMAS, COMENZAMOS A HABLAR, Y PASÓ QUE LA GENTE SE FUE ENAMORANDO. ENAMORÁNDOSE NI SIQUIERA DE LA IDEA DE LA COMUNA, SINO DEL COMPAÑERO, DEL VECINO”

Por aquellos días, un joven de nombre Jesús García, junto a un importante equipo de compañeros, llevaba rato tratando de hacer trabajo de organización en El Polvorín, su comunidad original, pero diferentes circunstancias lo fueron acercando a Los Altos de Lídice y se dio un vínculo más cercano entre lo que estaba ocurriendo por esos lados y los intereses de Jesús a nivel de organización popular. El hombre se quedó ahí y comenzó a moverse junto a la gente en búsqueda del sueño de Chávez: la comuna.

El trabajo ha incluido recorrer la comunidad completa registrando los problemas específicos de cada hogar

El trabajo ha incluido recorrer la comunidad completa registrando los problemas específicos de cada hogar

Debo admitirlo: yo me esperaba llegar a un lugar y ver un cartelito que dijera “usted llegó a la comuna”, verle los linderos a la comuna, ver a la gente trabajando en la comuna, ver en dónde terminaba la comuna, encontrar la comuna, pesarla, medirla y venir para acá a echarles el cuento al estilo visita de parque temático, pero no fue así, la cosa transcurrió de esta manera:

—¿EN DÓNDE ESTÁ LA COMUNA?

Estamos dentro de la comuna, todo esto es la comuna, la comuna abarca desde allá arribota hasta unos sectores que están por allá abajo señala primero hacia el Norte, montaña arriba, casi apuntando en dirección al cielo, y luego falda abajo, hacia lo que asumí desembocaría, uno o más kilómetros abajo, en la avenida Sucre de Catia. Nosotros ya podemos decir que somos la Comuna Urbana Socialista Altos de Lídice, en La Pastora. Somos el producto de la unión de siete consejos comunales que convergen aquí, ocho CLAP, un club de la tercera edad, un conjunto de más de 1.305 familias que dan alrededor de 3.506 habitantes, y eso según un censo de hace más de un año.

La comunidad de Lídice merece una vida tan hermosa como la vista desde el barrio

La comunidad de Lídice merece una vida tan hermosa como la vista desde el barrio

—¿CÓMO FUE EL PROCESO DE ORGANIZACIÓN?

Mira, la decisión surgió de la necesidad de resolver los problemas del barrio, pero no de forma sectorizada o temporal sino de resolver verdaderamente para todos. Esto es sumamente difícil, como también lo ha sido organizarnos como comuna, pero separados simplemente no se va a resolver nunca. Aquí el proceso fue muy interesante porque pasaba el tiempo y no había una metodología de organización que funcionara. Nosotros ni siquiera nos guiamos por la metodología del Ministerio de Comunas, nosotros primero nos vimos organizamos en consejos comunales y decidimos reunirnos a pensar en soluciones, a pensar en la comuna.

“LA DECISIÓN DE ORGANIZARNOS FUE HACE UNOS SEIS MESES, Y LA COMUNA COMO TAL SE FUNDÓ LEGALMENTE HACE UN MES. ESTE ES UN PROCESO QUE VA MUY POCO A POCO”

La discusión constante de los problemas es la clave

La discusión constante de los problemas es la clave

Nadie entendía de qué estábamos hablando, así que nos inventamos nuestras propias formas, comenzamos a hablar, y pasó que la gente se fue enamorando. Enamorándose ni siquiera de la idea de la comuna sino del compañero, del vecino, de la forma como abordaba los problemas el de al lado, como los manifestaba, como planteaba las posibles soluciones, y se fue creando como un interés en el asunto de la organización. Llegado un punto empezamos a redactar la carta fundacional, organizar las elecciones, la consulta para saber si los miembros, o la mayoría de los miembros de los consejos comunales, querían conformar la comuna; y aunque había temores, aunque muchos pesimistas pensaban que la apatía o el rechazo iba a echarnos para atrás la idea, el resultado fue sorprendente: superó, por mucho, 90 por ciento. Fueron algo así como nueve votos en contra y 300 a favor de la comuna.

La decisión de organizarnos fue hace unos seis meses, y la comuna como tal se fundó legalmente hace un mes. Este es un proceso que va muy poco a poco porque aquí es muy difícil que vengan las instituciones a arreglar algo, a preguntar qué necesitamos. Nosotros aquí somos los que tenemos que bajar a informar una situación, a pedir un apoyo, así que aquí todo lo que se ha logrado ha sido por pura voluntad de la gente. Como logros te puedo decir que ha habido una lucha que no ha parado. Hemos identificado problemáticas: hay pobreza, hay malnutrición, hay ranchitos en situación de riesgo, hay graves problemas de agua y transporte, y en función de eso logramos hacer que viniera la directora de Comunas en Caracas, Mary Carmen Moreno, informarle de todo lo que pasa, las soluciones que nosotros hemos pensado, los compromisos que estamos dispuestos a asumir para ser nosotros mismos partícipes de estas soluciones y el apoyo que requerimos del ministerio en cuanto a los recursos o lo que sea necesario para lograrlo.

La comunidad entendió que el barrio entero debe trabajar unido

La comunidad entendió que el barrio entero debe trabajar unido

Escaleras arriba la situación es más compleja

Escaleras arriba la situación es más compleja

—¿QUÉ RESALTARÍAS DE ESTE EXPERIMENTO?

Mira, a mí lo que más me ha sorprendido de esto es que esta comuna nace justo en el momento en que era impensable que la gente se quisiera organizar como comuna. A pesar de las dificultades alrededor, de que supuestamente la gente en la calle está pensando en un sálvese quien pueda, aquí yo siento que la gente dijo: “Qué salvese quien pueda nada, chico, vamos es a organizarnos porque aquí nadie nos va a venir a solucionar”. Y ahí tú ves que los vecinos se han organizado y hemos llevado adelante iniciativas para ir apoyando nosotros mismos a otras familias que están en situación de riesgo, y así. Lo notable de esta comuna ha sido que en un momento difícil para todo el mundo, que cuesta conseguir la comida para la casa, ha habido gente que ha puesto de la que tiene para rescatar al otro.

—¿QUÉ PROBLEMAS FUERON PRIORIDAD?

Existen casas en situación de riesgo

Existen casas en situación de riesgo

Mira, la parte de la salud y de la pobreza ha sido lo primero. Ahorita estamos viendo cómo hacer con el transporte y con el agua, pero te puedo decir que gracias a que los mismos vecinos consiguieron el lugar y lo pusieron, gracias a que lo pintaron y lo dejaron bien arregladito, nosotros logramos conseguir que nos dotaran de unas camillas y algunas otras cosas, insumos y eso, y conseguimos instalar dos ambulatorios médicos en la comunidad. También hemos tenido una iniciativa que llamamos “bolso mágico”, que es un bolso con juguetes y comidas que le hemos donado a los niños que están en peor situación, y eso también ha sido donado. Una vez hicimos una rumba por allá abajo y no sabíamos en cuánto cobrar la entrada, entonces se nos ocurrió que la entrada sería un juguete, o ropa, o algo de comida, y creímos que no iba a llegar nadie. Nos equivocamos: aquella vez logramos llenar dos bolsas grandototas de juguetes y cosas para los chamos de la comunidad.

—¿CÓMO ES EL MOVIMIENTO ECONÓMICO DE LA COMUNA?

Aquí hay gente haciendo zapatos, uniformes, trajes de baño. Hay cuatro hectáreas de terreno que están siendo trabajadas y esos alimentos son distribuidos a través de los CLAP de la comuna. Aquí hay gente haciendo de todo, y es, prioritariamente, por satisfacer las necesidades de la comuna. Tenemos en proceso la conformación de una panadería, eso lo vamos a hacer.

ÉPALE 285

Artículos Relacionados