ÉPALE280-TROTA CCS

POR CLODOVALDO HERNÁNDEZ • @CLODOHER / ILUSTRACIÓN HENRY ROJAS

Para dejar de correr por unos días hay muchas excusas, a las que es necesario aprender a desenmascarar. Pero también hay varias razones reales para quedarse en casa, que por ningún motivo deberías ignorar. Por supuesto que las lesiones típicas de este tipo de actividades son varias de ellas (tendinitis, contracturas, desgarramientos, inflamaciones, etcétera), pero tal vez no haya una más seria y más subestimada que la gripe.

Aquí la recomendación es tajante: si tienes gripe no corras. Punto y aparte.

ÉPALE280-TROTA CCS 1Según médicos y entrenadores expertos, la gripe en una persona que desarrolla actividades deportivas con cierta regularidad no debe entenderse como un fastidioso contratiempo, sino como una señal del cuerpo para pedir un descanso. En tal sentido, asumir la actitud de si la naturaleza se opone… es un despropósito, por más bolivariano que uno sea.

Alguna vez se me ocurrió la idea, que creí genial, de que si uno corría muy fuerte cuando le estaban comenzando los síntomas del catarro (ardor de garganta, nariz aguada) lograría exorcizarlos del organismo. Supongo que el diablo de la gripe se debe haber reído mucho de mí, porque lo que ocurrió en cada uno de esos experimentos míos fue que los demonios del malestar, en lugar de irse, se ensañaron conmigo y me batuquearon contra las paredes. Varias de las peores gripes y toses que he sufrido en mi vida fueron producto de mi errada creencia en las virtudes del trote como antigripal.

No sirve para eso. Si tienes gripe, no corras. Punto.

También es conveniente tener prudencia respecto a cuándo volver a correr después de haber padecido una “peste”. A veces nos vence la tentación de hacerlo cuando todavía no han cedido por completo los síntomas y lo que se logra es una recaída, es decir, más y más días de obligatorio reposo. Es preferible ser conservador y tomarse un par de jornadas después de la recuperación total. La señora gripe merece ese y muchos otros respetos.

Finalmente, algo sobre el correr como causa de gripe. Una de las mejores sensaciones que puede experimentarse en esta actividad es correr bajo una leve llovizna. Es fabuloso, sobre todo si está haciendo calor y se trata de una garúa. Pero si hablamos de una lluvia fuerte, de un palo de agua o de una de esas que en Oriente llaman “mea-mea” (de las que no mojan, pero empapan) hay que tener extremo cuidado, sobre todo si uno no puede secarse inmediatamente después de parar. Mejor es no incurrir en esas excentricidades.ÉPALE280-TROTA CCS 2

 

ÉPALE 280

Artículos Relacionados