ÉPALE248-MÚSICA

EL CONCIERTO “SI EL POETA ERES TÚ”, EN LA SALA RÍOS REYNA DEL TEATRO TERESA CARREÑO, RECORRIÓ ALGUNOS DE LOS MOMENTOS MÁS IMPORTANTES DE LA VIDA DE ERNESTO “CHE” GUEVARA

POR MARÍA ANTONIETA PEÑA •@ANTONIETAPENA  ⁄  FOTOGRAFÍAS JESÚS CASTILLO

Aquí se queda la clara, la entrañable transparencia, de tu querida presencia… recuerda a Ernesto “Che” Guevara, a 50 años de su asesinato, hito de la historia revolucionaria de América Latina. Lo recordamos, tanto desde sus perspectivas como desde las facetas que tenía el hombre: médico, político, militar, periodista, socialista, carismático y guapo, hasta ícono de la cultura pop. Muchos actos en su honor en distintos rincones del mundo. En Venezuela, el Teatro Teresa Carreño, una sala Ríos Reyna llena de música, aplausos y emotivos recuerdos en el concierto “Si el poeta eres tú”. El Che en 39 años hizo lo suyo y hasta inspiró innumerables canciones y poemas como “Hasta siempre Comandante”, compuesta por Carlos Puebla en 1965, que tiene hoy, al menos, 200 versiones, interpretadas en todos los géneros musicales y por bandas y cantantes que van desde Argentina hasta Rumania; inevitable sentir un nudo en la garganta al escucharla, así como ver el brillo en la mirada y oír el suspiro de las mujeres al ver su imagen: con todo respeto, ¡qué bueno estaba el Che!

ÉPALE248-MÚSICA 2

Antonieta Peña, honrada

Una selección de canciones emblemáticas hizo desfilar las voces de íconos de la música venezolana como Lilia Vera, Leonel Ruiz; la dulzura de Fabiola José y Luisana Pérez; la calidez de Gerardo Valentín y de esta servidora, María Antonieta Peña, que no podía hacer otra cosa que observar, reflexiva, cada movimiento de los involucrados para dar un espectáculo del agrado de los asistentes: luces, sonido, arreglos musicales, bajo la dirección de Pedro Marín y con grandes como Roberto Girón y Edwin Arellano. “Te doy una canción” y “Canción del elegido” de Silvio Rodríguez, “Si el poeta eres tú” de Pablo Milanés, “‘Che Guevara” de Alí Primera, “Sigamos juntos” de Nascuy Linares y Carlos Díaz y “Hasta siempre Comandante” de Carlos Puebla fueron algunos de los temas.

Me sentía honrada de poder homenajear con mi voz a personajes de la Historia que han dejado su vida en las luchas sociales por lo que creen correcto y justo. Pensaba, desde la silla ubicada tras la consola de sonido, que siempre terminan abandonando este plano muy pronto: 39 años es solo un suspiro. ¿Cuánto hemos hecho por defender una causa justa?

ÉPALE248-MÚSICA 1

Fabiola José, dulce

Una breve prueba de sonido. No hay tiempo, lo que queda es ponerle corazón al salir al escenario. Abajo el telón, dan sala y empieza un merecido homenaje al Che, cada uno a su estilo, no leyendo una carta de despedida al Che sino haciendo memoria de su transitar. “Podrán morir las personas pero jamás sus ideas”, lo tuvo claro. Voy al baño, intento arreglar mi cabello rebelde mientras escucho aplausos y la magistral interpretación, como siempre, de la maestra Lilia Vera y recuerdo al Che: “Todos los días la gente se arregla el cabello, ¿por qué no el corazón?”. Hace falta hacer más, el mundo es más que solo luces, humo y aplausos. Es necesario girar la mirada alrededor y hacer el ejercicio de, al menos, ver en qué situación está un compañero y comprobar si somos capaces de sentir indignación por una injusticia.

ÉPALE248-MÚSICA 3

Lilia Vera, eterna

La música siempre es una buena manera de homenajear, de comunicar, de trasladar en tiempo y espacio la memoria, de conciliar. ¡Ah!, la conciliación… Al cantar “Sigamos juntos” recordé que las luchas no se hacen solas: en la unión está la fuerza. Escucho las notas de los músicos impecables que me acompañan y pienso en el desastre que sería si cada uno tocara por su lado: nada se logra con individualismo. Aplausos y agradecimientos… tres minutos en el escenario son precedidos por días de ensayo. Tantas luchas se libran día a día sin pensar que, al final, todos debemos dejar algo al partir a otro plano. La vida es un ensayo constante que nos deja marcas y nos convierte en rocas; pero, citando al Che: “Hay que endurecerse sin perder jamás la ternura”.

ÉPALE 249

Artículos Relacionados