“Conocí la paz”

POR HUMBERTO MÁRQUEZ / ILUSTRACIÓN FORASTERO LPA

La paz tiene tantos bemoles que siempre será bueno pensar cómo calza en las cosas del amor. Lo mejor: deberíamos pensar en aquella consigna de los 60, “amor y paz”, que traduce aquello de “hagamos el amor y no la guerra” del movimiento hippie. La otra era la de John Lennon, del inglés castizo: “All we are saying is give peace a chance”. Que, a su vez, se traducía como “todo lo que decimos es démosle una oportunidad a la paz”. Pero esa suena más a que paren las guerras, que es otra manera de cantar a la paz.

Pero la paz más bonita del mundo es cuando uno se enamora, ese momento sublime cuando somos pacificados por el amor de una mujer. Es por eso que “Conocí la paz”, de Benny Moré último bolero que compuso antes de morir, es el que nos refresca esos sentimientos: Cuando a Varadero llegué conocí la felicidad. / Cuando a Varadero llegué todo fue verdad.  / Recuerdas, mi bien, que encontré / tu gran amor sin maldad / y, cuando tus labios besé, conocí la paz.

En el blog de Iván García encontramos que Tania Quintero nos refiere: “Estrenada en 1960, tres años antes de su muerte, Conocí la paz bien pudiera convertirse en una especie de himno o música identificativa de Varadero. En su letra dice que cuando a Varadero llegó conoció la felicidad, todo fue verdad, su alma tuvo paz. En internet busco a ver si encuentro algún testimonio de cuando estuvo en el famoso balneario, o si existe un sitio que recuerde a esta leyenda de la música cubana”.

No sabemos que consiguió Tania, pero Ecured reseña: “A principios de la Campaña de Alfabetización, Fidel Castro se entrevista con el Benny con el propósito de que actuara en el Anfiteatro de Varadero, donde todos los jueves se le brindaba a los alfabetizadores distintos espectáculos (…) Benny no faltó nunca los jueves, siempre puntual, amenizando el espectáculo, cumpliendo la palabra empeñada con Fidel”.

En cuanto a un sitio que recuerde a esta leyenda existe El Benny Bar en Var-adero, jajajá.

ÉPALE 344