SUENA RARO, LO SABEMOS. RIMA CON PROSTITUIRSE, PORQUE ESTAMOS MÁS ACOSTUMBRADOS A ESO. EN LA ANC LA JUVENTUD APUESTA, SI SE PUEDE DECIR ASÍ, A APRENDER OTRAS RIMAS

POR GUSTAVO MÉRIDA• @GUSMERIDA1 / FOTOGRAFÍAS ENRIQUE HERNÁNDEZ

ÉPALE 228 MIRADAS 1

“¿Los dejo o no los dejo?”

La razón por la que algunas personas creen ciegamente que la culpa de que se queden presos en sus casas es del presidente Maduro es tan difícil de explicar como lo es enumerar todos los derechos que violan las pocas personas que hacen plantones, trancazos, guarimbas o pupú en la calle.

Uno de esos derechos es el de la educación. El pasado 2 de mayo la Fiscal General de la República tuiteó que la institución que ella dirige pone a disposición de la ciudadanía la línea 0800-BULLING y un servicio de mensajería por WhatsApp en casos de “#AcosoEscolar”. Ese mismo día, la mamá que no pudo llevar a sus hijas al colegio se pregunta si ella, la Fiscal, puede hacer algo contra quienes le impiden salir de su casa. El papá, atrapado como está, solo atina a escribirle a través de otra red social con una breve (¿como podría ser de otro modo?), digamos, súplica: “Cientos de miles permanecemos secuestrados en nuestras urbanizaciones por guarimberos. Actúe, por favor”.

Y su hija grande, de 9, se duerme; mientras la otra, de 3, comienza a llorar. La mamá también se pone a llorar pero de ese modo silencioso, que es peor, porque contagia, porque el ritmo de las dos es sostenido por esa angustia que da saber que es mejor no intentar abrirse paso y esperar, resistir.

La convocatoria a la ANC es la oportunidad para que esas maestras puedan ser escuchadas. Hablo de las maestras que se quejan de que los padres o representantes solo pregunten si el niño comió. Hablo de las que aún no se resignan e insisten en decirlo: si el papá y la mamá del niño no se involucran en la educación de sus hijos y usan la escuela como depósito, como aliviadero, entonces…

CONSTITUYENTE EDUCATIVA

¿Dónde más encontrar respuestas? En la ANC se debe debatir, por ejemplo, por qué las canaimitas solo son para los estudiantes que estudian en colegios en los que los padres y representantes no pagan el sueldo de las maestras. La manera en la que esos colegios funcionan, dicho sea de paso, ya no es sensata, si es que alguna vez lo fue. La educación “privada” (toda la educación en esta república bolivariana debe regirse por la Ley Orgánica de Educación, que en su artículo artículo 72  dice: “El Ministerio de Educación, Cultura y Deportes dictará las normas  y procedimientos y establecerá los requisitos para la inscripción de planteles, el registro de centros y la autorización de cátedras y servicios educativos y privados y velará por su cumplimiento”) recibe, en algunos casos, subsidio del Estado. Pero los colegios privados que no forman parte de la Asociación Venezolana de Educación Católica, no reciben ese subsidio. ¿Por qué?

Y entonces el drama continúa. Cada vez que se decreta un aumento de salarios para combatir la inflación, aquel papá sabe que el colegio va a aumentar la mensualidad porque, sencillamente, él y la mamá son los que pagan el salario de las maestras de sus hijas. Eso lo piensa mientras mira la pantalla de su celular, esperanzado falsamente en que la Fiscal leerá su tuit.

Sin palabras

Sin palabras

De algún modo logra llegar, una mañana lluviosa con restos de la guarimba de la noche anterior, y sus dos hijas son las únicas en todo el colegio. La grande lo toma de ese modo en el que solo con el celular entenderá dónde están sus amigas. La pequeña se pega a su pierna y despegarla para dejarla en ese colegio tan grande y tan solo es algo que se hace pensando que “es necesario”. Total, ahí está su hermana mayor viendo el celular.

Por todo el país se están desarrollando conversaciones acerca de cómo participar en la ANC, no solo en los salones sino también a través de la etiqueta #ConstituyenteEducativa, con la que las personas tuitean propuestas que van desde eliminar la educación “privada”, pasando por los que aprovechan para publicar el desprecio por el chavismo, hasta los que preguntan por qué hay que despertar a un niño tan temprano para ir al colegio.

LAS MAESTRAS

Una especialista en Terapia de Lenguaje, de esas que les aseguran a las mamás —sobre todo— que es contraproducente para el desarrollo de la comunicación de sus hijos el hablarles en ese tono aniñado y terrible pero, pocas horas después, lo usa con su hija, propone que algo que debe discutirse en la ANC es que se abran más oportunidades para estudiar las carreras de Terapia del Lenguaje y Fonoaudiología (actualmente hay solo dos institutos universitarios en todo el país).

La posición de algunos dueños de colegios es pasiva y complaciente ante los eventos que impiden que puedan impartir clases; si a alguna maestra le es imposible llegar a su sitio de trabajo, le descuentan el día de salario con todos los beneficios; deciden suprimir el almuerzo y permiten que algunos profesores hablen abierta y ofensivamente en contra del presidente Maduro y el chavismo, sin respetar los distintos modos de pensar.

El papá llegó a su trabajo y en la noche, mientras sus hijas dormían, hurgando en su pantalla una respuesta de la Fiscal que nunca llegó, encontró un PDF de la exposición de motivos de la Constitución que abrió justamente en este texto: “Se reconoce el derecho de las personas naturales y jurídicas de fundar y mantener instituciones educativas privadas, previa aceptación del Estado y bajo su estricta inspección y vigilancia. Esa exigencia constitucional responde al hecho de que si bien existen centros de educación privada que con probidad, eficiencia académica y honestidad han aportado y aportan una invalorable contribución a la formación de venezolanos, lamentablemente, también es  verdad que a lo largo del tiempo han proliferado, sin control alguno, deplorables centros educativos cuyo único objetivo es el lucro desmedido, el cual ha generado la violación de la normativa legal y el irrespeto a la dignidad humana, a través de comportamientos ajenos a los nobles propósitos del apostolado educativo y con actuaciones que han defraudado la más hermosa fe y confianza de gran cantidad de estudiantes”.

 

ÉPALE 228

Artículos Relacionados