Contra el desánimo de los retrocesos

Por Clodovaldo Hernández@clodoher / Ilustración Sol Roccocuchi@ocseneba

No sé qué es más importante en la vida de un corredor o de un trotador: si la determinación de perseverar luego de que se agota el entusiasmo inicial o la capacidad para superar el desánimo de los retrocesos. Si me apuras a decidirme por una de las dos, tomaría la segunda opción.

Y es que en el devenir de alguien que asume este deporte como manera de estar en el mundo, siempre habrá estancamientos y, en consecuencia, retrocesos.

¿Sabes qué es duro? Que un día te pongas a pensar en qué has perdido el hábito de trotar y, de resultas, parte de la condición física, mental y espiritual que tanto te había costado forjar.

Lo más seguro es que ese pensamiento te llegue parado frente al espejo, mirándote la barriga, o montado sobre la inclemente balanza. Pero tampoco es raro que te venga un día que subes una escalera y te sientes sofocado; o cuando vas por la calle, a pie o en carro, y –carcomido por la envidia– ves pasar a un corredor con paso firme y resuelto.

Sin pretender incursionar en los movedizos terrenos de la autoayuda, te diré que en mi experiencia, lo más importante para comenzar a superar el desánimo del retroceso es aceptar la realidad del momento y tomarla como punto de partida para un retorno a la disciplina de otros tiempos. Y esto es conveniente hacerlo sin rollos, sin dramas, teniendo en cuenta que tampoco es que perdimos el chance de clasificar para los Juegos Olímpicos.

Lo bueno de ponerse en onda de superar un tiempo de parada (haya tenido esta o no una causa justificada) es que, por lo general, cuesta menos recuperar la forma perdida que alcanzarla por primera vez. Los expertos dicen que si estuviste un año sin correr, tal vez tardes otro año en volver a estar en las mismas condiciones de antes, pero en un mes o dos ya habrás superado el nivel de la vergüenza, esa sensación de que vas, como dicen los hípicos, detrás de la ambulancia. Tú sabes de qué te hablo. ¡Ánimo, tú puedes!

ÉPALE 406