Covid-19: ¿vacunas estatales versus reveses privados?

Instituciones estatales de Rusia, China y Cuba avanzan con varios proyectos de vacuna que cuentan con el apoyo directo de sus gobiernos. Mientras que las reconocidas farmacéuticas AstraZeneca o Johnson & Johnson han tenido resultados inesperados durante los ensayos clínicos de la fase III: ¿cuál será el desenlace de esta “carrera” contra la pandemia?

Por Jessica Dos Santos / Fotografías Archivo

En circunstancias normales, el desarrollo de una vacuna suele demorar una media de 10 años. Pero ahora, en medio de una crisis sanitaria global, las investigaciones avanzan a un ritmo nunca antes visto.

Carissa F. Etienne. Directora de la OPS

Según la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa F. Etienne, existen más de 180 vacunas contra el coronavirus en estudio, de las cuales 11 se encuentran en ensayos clínicos de fase III, es decir, ya están siendo probadas en miles de voluntarios alrededor del mundo para determinar si son seguras y eficaces a largo plazo.

De estas 11 vacunas, algunas son fabricadas por empresas estatales con apoyo directo del gobierno y otras por reconocidos laboratorios privados. Entre las opciones apoyadas por los Estados, se encuentran la Sputnik V, creada por el Instituto Gamaleya de Rusia; cuatro iniciativas chinas impulsadas por Sinovac, Sinopharm, el Instituto de Productos Biológicos de Wuhan y la de Cansino Biologics y una vacuna cubana llamada Soberana 01.

“Existen más de 180 vacunas contra el coronavirus en estudio, de las cuales once se encuentran en ensayos clínicos de fase III”

Por el ala privada, las iniciativas más avanzadas se encuentran en manos del laboratorio estadounidense Moderna, la compañía Pfizer Inc, la empresa Johnson & Johnson y la Universidad de Oxford en conjunto con la farmacéutica AstraZeneca.

La rapidez rusa

El pasado 11 de agosto, Rusia registró su primera vacuna denominada Sputnik V. Cuatro días después se comenzó la producción del medicamento, aunque algunos medios criticaron “la velocidad de los ensayos” y la “poca información” sobre el fármaco.

Hoy sabemos que la vacuna consiste en adenovirus del resfriado humano, modificados genéticamente para que las células de la persona vacunada fabriquen solo una parte del coronavirus. El enfoque es novedoso debido a que los científicos rusos primero aplican un tipo de adenovirus y 21 días después inyectan una dosis de refuerzo basada en otro adenovirus diferente, para estimular aún más la respuesta inmune del vacunado.

Estos ensayos empezaron en el hospital militar de Burdenko y en un centro de la Universidad Sechenov, ambos en Moscú, pero actualmente las pruebas avanzan en 40.000 voluntarios de diversas naciones, incluidos 2.000 venezolanos.  Asimismo, el presidente ruso, Vladimir Putin confesó que una de sus dos hijas ya fue inoculada con la vacuna.

Rusia ha sido el país que ha adelantado con mayor rapidez la vacuna anti covid-19

La amplitud china

Mientras, una decena vacunas chinas están siendo probadas clínicamente, cuatro de ellas en la tercera y última fase, con miles de voluntarios en América Latina, Medio Oriente y Asia.

De acuerdo con el gobierno chino, el país espera producir 610 millones de dosis para finales de este año y 1.000 millones más en 2021.  Al respecto, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro anunció que una vacuna china llegará a Venezuela “en los próximos días” para la fase 3 de pruebas, en la que participarán “miles de voluntarios”.

Sin embargo, las autoridades asiáticas considera que “la epidemia está controlada” en China y por ahora “no hay necesidad de una vacunación a gran escala”.  Aún así, la vacuna fue aplicada “de emergencia” a los trabajadores de primera línea y grupos de riesgo.

China adelanta estudios de vacuna en contra del coronavirus

El ingenio cubano

Desde el pasado 24 de agosto, Cuba inició de manera oficial los estudios para la vacuna Soberana 01, impulsada por el Instituto Finlay, el Centro de Inmunología Molecular (CIM), ambos pertenecientes a BioCubaFarma y el Laboratorio de Síntesis Química y Biomolecular de la Universidad de la Habana.

La Soberana 01 se basa en una proteína proveniente de la plataforma Va-Mengoc-BC, la solución cubana antimeningocóccica. El fármaco se aplica en dos dosis: el primer día, al que le dicen “tiempo cero”, y 28 días después.

Además, existen otras tres iniciativas cubanas en marcha, una similar a la registrada y dos con acercamientos más innovadores (como lograr que puedan ser aplicadas por vía nasal).

Cuba puede alardear de estos logros porque en los años 80, de la mano de Fidel Castro, se potenció el desarrollo de la industria biotecnológica cubana con la creación del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), uno de los entes que conforma el conglomerado Biocubafarma, que agrupa a todas las empresas productoras de medicinas a nivel nacional, las cuales cooperan entre sí para el desarrollo de distintos medicamentos.

Cuba avanza en la elaboración de la vacuna Soberana 01

Reveses privados

Mientras tanto, los privados han tenido algunos traspiés. Los ensayos clínicos de la Universidad de Oxford y la farmacéutica AstraZeneca se interrumpieron en septiembre después que se registraran efectos secundarios en uno de los voluntarios en Reino Unido, aunque se reanudaron días después, tras concluirse que era seguro hacerlo.

Unas semanas más tarde, se registró la muerte de un voluntario en Brasil. Las autoridades sanitarias brasileñas no dieron detalles del deceso, alegando los protocolos de confidencialidad, pero la Universidad de Oxford afirmó que “una cuidadosa evaluación” no había encontrado problemas de seguridad en la vacuna experimental.

“Los ensayos clínicos de la Universidad de Oxford y la farmacéutica AstraZeneca se interrumpieron en septiembre después que se registraran efectos secundarios”.

Por su parte, la multinacional estadounidense Johnson & Johnson empezó el 23 de septiembre la fase 3 de los ensayos clínicos de su vacuna JNJ-78436735, la cual es desarrollada por su subsidiaria belga Janssen Pharmaceutical Companies.

No obstante, el 12 de octubre se detuvieron temporalmente los ensayos debido a una “enfermedad inexplicable” en un participante del estudio. No se conocen más datos acerca del padecimiento, ya que la compañía considera necesario “respetar la privacidad” del afectado.

El gigante asiático espera producir 610 millones de dosis en el 2020

¿Cuál y cuándo será?

Mientras los científicos avanzan, el mecanismo Covax, coordinado por la Alianza para la Vacunas (Gavi, por sus siglas en inglés) asegura que garantizará un acceso justo y equitativo de las inoculaciones mediante un marco de asignación que está siendo elaborado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Según el último informe de Gavi, hasta el 29 de octubre, casi 180 naciones han firmado acuerdos de compromiso con el mecanismo Covax, incluyendo casi todos los países de América Latina, excepto Bolivia y naciones del Caribe como Dominica, El Salvador, Granada, Guyana, Haití, Honduras, Nicaragua, Santa Lucía y San Vicente y las Granadinas.

Sin embargo, estos países son parte de las 92 economías de ingresos bajos y medios que podrán acceder a las vacunas a través del instrumento de financiación, llamado Compromiso de Mercado Avanzado de Covax.

De esta forma, todos los países podrán vacunar aproximadamente al 3% de sus poblaciones en las primeras fases y posteriormente, alcanzar al 20%, una cifra que no es total pero se considera suficiente para proteger al menos a las personas con mayor riesgo.

Al respecto, la OMS propuso una “asignación estratégica”, donde los primeros en recibirla serían los profesionales sanitarios. A continuación, los adultos mayores de 65 años. Después, los adultos con enfermedades de riesgo como cáncer, diabetes, problemas cardiovasculares, obesidad o trastornos respiratorios crónicos.

El proceso para que la vacuna alcance a toda la población mundial no va a ser de hoy para mañana. De hecho, los expertos creen que tardará como mínimo entre dos y cuatro años ya que las    campañas de vacunación masiva requieren una logística bastante complicada.

En cuanto a Venezuela, el mandatario nacional afirmó que el país espera producir, con la colaboración de Rusia y China, millones de vacunas en laboratorios venezolanos en el primer trimestre de 2021 para iniciar las inmunizaciones durante el mes de abril. Por ahora, el mejor antídoto es cuidarnos.

Voluntarios de todo el mundo han participado en pruebas de vacunas anti covid-19

ÉPALE 389