Crixo Aponte: “La inconformidad me llevó a experimentar”

Este joven arquitecto y artista plástico desarrolla su arte en Petare, y se ha posicionado en todo el mundo

                              Por María Eugenia Acero Colomine@andesenfrungen                              Fotografía Mairelys Conzález@mairelyscg27Cortesía

E l despertar artístico de Crixo Aponte tuvo lugar en Petare. Este arquitecto y artista plástico cursó estudios en Francia, España e Italia donde se dedicó a estudiar y experimentar con diferentes clases de escultura. En Caracas empezó desde muy temprana edad en el dibujo, la pintura, la fotografía y el color. Al regresar a Venezuela, Aponte descubrió que la escultura era su verdadera pasión.

Es al asentarse en Petare junto con su esposa e hijos que Crixo empieza a desarrollar una voz propia como escultor, creando una especie de musas sin rostro de gran sensualidad y voluptuosidad. La originalidad de su propuesta plástica lo llevó a darse a conocer en todo el mundo, en distinguidos concursos y revistas especializadas, que reseñan con gran interés la audacia de su trabajo, que se inspira en la dinámica de su comunidad.

Para esta edición especial, en tributo a los 400 años de Petare, seleccionamos la voz poética de este joven artista que está dando de qué hablar en el planeta con su trabajo, nacido en el seno de la comunidad petareña. “Mi deseo es crear espacios urbanos con piezas monumentales, quiero ofrecer estos espacios con una obra que pueda servir como ícono urbano, punto de referencia y espacio de encuentro para integrar las esculturas de manera interactiva con el contexto de la configuración urbana”.

—¿Cómo llegaste a la escultura?

—Después de un largo camino que se mordió la cola. De niño pasaba horas absorto modelando figuras en barro o plastilina, pero esto para mí siempre fue jugar, nunca lo vi como una forma de vivir, por eso al llegar el momento decidí estudiar y luego ejercer la arquitectura por unos años (porque el arte era jugar), y aunque la arquitectura siempre me gustó mucho, no me permitía completa libertad creativa, para eso tienes que trabajar en tu propia oficina, fue esta inconformidad la que me llevó a experimentar con la escultura, este reencuentro con la escultura en mi adultez me recordó de
inmediato porqué me gustaba tanto crear figuras de barro como de plastilina, recordé como se sentía hacer algo sólo por placer, como se sentía que las horas pasaban rápidamente mientras “juegas” a producir amables figuras, pero ahora contando con el método y herramientas que aprendí de la arquitectura, y desde entonces no he parado: el arte sólo nos pide inventar.

—¿Qué otras formas de expresión has explorado?

—Además de la escultura, la arquitectura, la poesía, la pintura, la música, el dibujo y la fotografía.

—¿Cuál ha sido el alcance de tu obra?

—La aceptación de mi obra ha sido muy buena, me siento muy agradecido por los comentarios y contactos que llegan a mi diariamente por las redes, el año pasado logré una entrevista en la exclusiva revista cultural italo-rusa Russia Privet, y otras en las revistas digitales Lagarto Despierto de Venezuela y La Neta de México. Además participé en una exposición colectiva de Place des Galeries (París). Mis esculturas están en Caracas, Estocolmo, Sicilia, Dakar, Monterrey, Oslo, Miami y New York.

—¿Hasta dónde piensas llegar?

—A todas partes, una pieza de armoniosas proporciones puede llevarse a cualquier escala o material, quisiera intervenir parques, plazas, espacios públicos y privados, tengo un proyecto para crear espacios de encuentro con grandes esculturas luminosas, también quiero incursionar en el diseño de piezas de joyería, muebles, iluminación, etcétera.

—¿Cuál es el mensaje de tus esculturas?

—Este año propongo una serie de musas introspectivas y voluptuosas… Más que dar mensajes mi obra trata de generar preguntas, crear inquietudes, me interesa captar la atención, explorar la sensualidad inherente a la volumetría, propiciar un momento para imaginar.

—¿Cómo ves a petare artísticamente?

—Potencialidad pura, una inmensa población joven con ganas de expresarse, de bailar, cantar, actuar, pintar… el arte está en todos, pasa que si no lo alimentamos se debilita, estoy seguro de que, si a la niñez se le da la orientación y apoyo para explorar e identificar sus potenciales talentos Petare sería en poco tiempo motivo de orgullo y no de dolores de cabeza, es un semillero a la espera de las condiciones para germinar.

—¿Cómo hiciste para posicionarte internacionalmente?

—Con Internet. Hace unos años contactar dueños de galerías, coleccionistas, críticos, al CEO de una empresa o cualquier persona con un campo de influencia significativo era imposible, ahora todos estamos en la red, a un mensaje de distancia, todos al alcance de todos.

—¿Qué recomendación le das a los nuevos artistas?

—Les recomiendo que inviertan en conocerse, el arte se trata de dar de ti, para eso tienes que saber qué o quién eres… Es un camino hacia adentro.

—¿Qué mensaje deseas darle a la comunidad de Épale CCS?

—¡Gracias por amar el arte!

—¿Qué representa para ti petare profesional y personalmente?

—Agradezco cada uno de los lugares donde he tenido la oportunidad de vivir, todos han aportado valiosas experiencias. Entre los años 1996 y 2004, por razones de estudio y desarrollo profesional viaje a EEUU y luego viví en Francia, Italia y España; estas experiencias ampliaron mis perspectivas y me dejaron el aprendizaje de otros idiomas. En el año 2010 me casé con Ivis que ha sido mi compañera, coach y terapeuta desde entonces, juntos vivimos varios años en el Golfo de Cariaco, un lugar mágico frente al mar, apartado de todo, donde tuve mi primer taller de arte. Desde el 2013, vivo en Petare. Petare ha marcado una etapa importante en mi formación como artista y como persona, fue en Petare donde tomé la decisión de dedicarme tiempo completo a la escultura, es un sitio de contrastes, un reto, ha sido una gran escuela.

—Define petare en una palabra

—Desafío.

ÉPALE PETARE (403)