ÉPALE316-MILICIA

MUCHO ANTES DE LA INMINENTE AMENAZA FORÁNEA ACTUAL CONTRA LA SOBERANÍA Y AUTODETERMINACIÓN VENEZOLANA, HUGO CHÁVEZ VISIONÓ UN CUERPO DE CIVILES Y EXMILITARES QUE DESEARAN VOLUNTARIAMENTE DEFENDER LA MATRIA, FORMARSE Y APORTAR SUS CONOCIMIENTOS PARA EL ENRIQUECIMIENTO DEL COLECTIVO.  A 11 AÑOS DE SU CREACIÓN, ¿QUÉ PODEMOS CONOCER HOY EN DÍA DE LA PUNTA DE LANZA EN LA DEFENSA CÍVICO-MILITAR DE LA DIGNIDAD DEL PUEBLO VENEZOLANO?

                             POR MARÍA EUGENIA ACERO COLOMINE • @ANDESENFRUNGEN                          FOTOGRAFÍAS ENRIQUE HERNÁNDEZ

Si bien la aparición de Hugo Chávez en el escenario mundial nunca fue del agrado del imperio estadounidense y sus secuaces, la visión del Comandante de blindar y proteger lo más posible al pueblo y al proyecto revolucionario fue, en su momento, motivo de sorna y comentarios burlistas para muchos. Hoy en día, la previsión del Comandante ha sido efectiva y certera, más aún cuando las aspiraciones intervencionistas y golpistas de la derecha venezolana e internacional pretenden arremeter contra todo lo construido por el pueblo y el Gobierno Bolivariano en estos 20 años.

Una de las decisiones más acertadas en materia de protección del país fue la creación de la Milicia Nacional Bolivariana, en 2008.

La Milicia Bolivariana, legado del comandante Hugo Rafael Chávez Frías, está destinada a complementar a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana en la defensa integral de la nación al contribuir a garantizar su independencia y soberanía. Por decreto presidencial, publicado en Gaceta Oficial Nº 39.401, en abril de 2010, como memoria histórica de aquel 13 de abril de 2002, fue declarado el 13 de abril Día de la Milicia Nacional Bolivariana del Pueblo en Armas y de la Revolución de Abril y se le otorgó el carácter de Día de Júbilo Nacional.

Firmes en su deseo de proteger a la Matria

Firmes en su deseo de proteger a la Matria

La característica más resaltante de este cuerpo castrense es la aceptación de todo tipo de ciudadano voluntario, sin distinción. Así, dentro de esta entidad, los adultos mayores, las personas con diversidad funcional y otros adultos que pudieran presentar limitaciones para ser recibidos en algún comando militar son bienvenidos. La Milicia Nacional Bolivariana busca romper paradigmas dentro del mundo militar y generar una estructura nueva donde todos caben, desarrollan una nueva disciplina y formación revolucionaria y aportan sus saberes para el fortalecimiento de esta institución y de la defensa de la patria, afirmaría la sargento Pulido desde la estación del Metro Teatros. Sin embargo, no debo suministrar más datos, pues no estoy en el rango. Llégate al Comando de la Guardia Nacional y conversa con mi teniente. Él te dará más información. Junto a la sargento, dos milicianos de edad avanzada apoyaban en el acceso de usuarios al Metro. Aparte de estos funcionarios activos en el Metro (al igual que decenas en las demás estaciones todos los días), de acuerdo con Diosdado Cabello, ya se han alistado a esta fuerza castrense 1.600.000 personas y el Estado venezolano está incentivando a la población a integrarse con miras a llegar a los 2.000.000 de milicianos.

Desde la autoproclamación de Juan Guaidó y el desacato de la Asamblea Nacional actual el Gobierno Bolivariano redobló esfuerzos para captar nuevos milicianos. Esta oferta no solo ofrece un camino de formación, sino una oportunidad de superación profesional que, adicionalmente, les otorga un incentivo salarial y la dotación de una caja de CLAP mensual.

Conversamos con Luis Matera, delegado del PSUV por los predios de La Concordia, para conocer un poco más sobre el mundo de la Milicia, a diez años de su formación. Con mucha calidez nos dio una extensa exposición de las diversas actividades que se vienen desarrollando dentro de la Milicia. Si creíamos que ser miliciano era solo aprender orden cerrado, a marchar y a disparar estamos bien equivocados. Reproducimos parte de la exposición del señor Matera.

CADA MILICIANO QUE SE ALISTA NO SOLO TIENE LA OPORTUNIDAD DE FORMARSE Y CRECER MILITAR Y PROFESIONALMENTE, SINO QUE TAMBIÉN TIENE EL ESPACIO PARA COMPARTIR SUS SABERES, TALENTOS Y DESTREZAS

Esta comunidad, por ser una parroquia netamente urbana, no tiene terrenos para la siembra como en otras parroquias en el país. Nuestro punto de encuentro y reunión es aquí, en la Oficina Presidencial de Planes y Proyectos Especiales 49 (urbanismo ubicado por los predios de La Concordia). Los milicianos están divididos en dos ramas: los comunales y los regulares. Y el comando se subdivide en cinco áreas activas, a saber: defensa patria, protección civil, eventualidades y siniestros, apoyo comunal y desarrollo y producción. Adicionalmente, cumplen con diversas actividades, como la celebración de ponencias, mesas técnicas, eventos con la comunidad, circuitos, actividades de infraestructura, salud, manos a la siembra y comité de seguridad.

Las mujeres no se caen a cuento en defensa personal

Las mujeres no se caen a cuento en defensa personal

La organización de cada cuerpo de la Milicia por comunidad está hecha de manera que cada centro de votación cuente con un cuerpo de 500 a 700 milicianos por comunidad, honrando la instrucción de punto y círculo del Comandante Chávez. Ellos son los responsables por velar por la seguridad, paz y buen desenvolvimiento de su comunidad, tanto en tiempos de paz como de guerra. Hablando de tiempos de paz, en la comisión de desarrollo y producción se creó un ala especial en la que las mujeres (en especial las madres y adultas mayores) se dedican a la siembra de plantas medicinales como el acetaminofén, la moringa, etc., a través del programa Hogares de la Patria. La cosecha de esta siembra es empaquetada por ellas mismas, quienes las venden al pueblo a precios módicos y solidarios. De esta manera, la Milicia no solo ofrece protección a su comunidad en materia de seguridad, sino que se ha venido erigiendo en una alternativa de productividad, soberanía y suministro a la población.

Por otra parte, si bien la Milicia, de entrada, pareciera una institución netamente machista por ser castrense, cuenta en su haber con una gran cantidad de lideresas y voceras en diferentes áreas. En nuestra comunidad tenemos a las lideresas Zulinde Zúñiga y Angie Gutiérrez. Ellas no solo motorizan a las mujeres de la comunidad en cuanto a organización estratégica, redes de comunicación y productividad, sino que, además, encaminan a los niños y los adolescentes mediante actividades culturales. Angie Gutiérrez opera dentro de su área en la Milicia como activadora cultural con la agrupación Angie y sus Angelitos, en la U. E. N. Francisco Pimentel. La lideresa Angie Gutiérrez nos extendió, incluso, la invitación a asistir al Congreso Pedagógico en la
U. E. N. Francisco Pimentel, donde la unión cívico-militar desarrollaría planes de trabajo con los niños y los adolescentes de cara a una óptima calidad pedagógica, de la mano con la defensa y la protección de la soberanía nacional.

Cada miliciano que se alista no solo puede recibir una serie de conocimientos en materia de formación militar, soberanía y estrategia, sino que, dependiendo de sus destrezas, talentos y fortalezas, se le abren las puertas para que comparta con sus compañeros todos los saberes que desee impartir. Adicionalmente, la Milicia siempre está presta para hacer acto de presencia en todas las marchas, desfiles y eventos de calle en los que se requiera de nuestra imagen como apoyo a la Revolución Bolivariana.

Desde muy temprano entrenan

Desde muy temprano entrenan

Cuando interpelamos al señor Matera sobre cuánto tiempo tenía ya militando en los caminos de la Revolución, nos respondió: Desde los 13 años. En aquel tiempo los comunistas teníamos el Cine Club Johann Sebastian Bach, un espacio clandestino donde no solo transmitíamos películas a los chamos de la comunidad, sino que, además, organizábamos partidas de dominó y ajedrez. Desde ese entonces, y hasta ahora, le dedico mi vida entera a la Revolución, concluye Matera, despidiéndose de nosotros e invitándonos a mantenernos en contacto con ellos, e incluso unirnos a sus filas.

Hablando, precisamente, de motivar a la población a alistarse en la Milicia, nuestro fotógrafo, Enrique Hernández, se entusiasmó tanto con esta pauta que terminó enrolándose en las filas de la defensa de la patria. Desde el Inces de Palo Verde nuestro fotógrafo vivió la experiencia de ser un civil presto para la vida militar durante sus primeros entrenamientos. Compartimos su experiencia:

EL SOL DE VENEZUELA NACE EN EL ESEQUIBO

Me uní a la compañía del sector, que lleva por nombre Exploración. Esta agrupación pertenece al equipo de milicianos que nos formamos en Palo Verde. Desde las 7:30 am se formaron unos 40 milicianos, aproximadamente, en la sede del Inces de Palo Verde.

La sargento Ávila el día sábado ya había enviado al polígono de Mariches a 15 milicianos, y el domingo escogieron a 17. De ahí, se hizo la coordinación con el MetroCable de Palo Verde para el traslado del personal. Al llegar a Mariches hicimos una caminata de 5 km, hasta el polígono. Al llegar ahí, se armó la cancha de polígono con las siluetas, la mira. Eran diez carriles para diez blancos. Ahí se armó una carpa militar de 20 metros. Habían milicianos de Petare, Chacao, Palo Verde, diferentes agrupaciones de milicianos recibieron instrucción sobre manipulación de armamento. Los sargentos fueron los responsables de instruir sobre la manipulación del fusil, recomendaciones de seguridad, la trompetilla. Nos explicaron cómo usar el seguro, la cacerina (donde van los proyectiles). Nos enseñaron cómo apuntar en tres poses: de pie, de rodilla con apoyo y acostados (tendidos en el suelo). Todas esas explicaciones nos las dieron antes de ir al polígono. Cada uno manipuló el FAL. Los milicianos usan dos tipos de armamento: el FAL (el fusil automático liviano, de fabricación belga) y la carabina FM 30 (un fusil).

Después, armamos las líneas: líneas de disparo por sectores (Petare, Palo Verde, Chacao). Allí hubo una segunda inducción, más profunda, para evitar accidentes. De seguridad, nos requerían usar un casco blindado y chaleco antibalas grueso. En ese momento nos ponían a hacer ejercicios antiestrés para llegar relajados al polígono. Nos ponían dentro de un neumático a saltar y ejercicios para estirar las manos. En caso de que algún miliciano no quisiera disparar, se le daba la oportunidad de no hacerlo. Habían milicianos de 65 y 70 años. En caso de que algún miliciano no pudiera realizar algún ejercicio, el sargento al mando le daba la instrucción de salirse del neumático para no realizarlo.

Al llegar, el mayor nos dio una inducción más a fondo. En esa charla nos explicaron cómo colocar la mano y la postura correcta para lograr un tiro limpio. La respiración también es importante para concentrarse al momento de disparar. También ubicar el ojo en la mirilla y en el punto guía (para la diana o el blanco). Posteriormente el miliciano, ya relajado, hace los disparos. Cada miliciano hizo dos disparos en posición de pie, dos disparos de rodilla con apoyo. El tercer disparo se hizo tendidos en el suelo, acostados totalmente en el piso y apoyados del codo para disparar.

En el Metro, la Milicia pone orden

En el Metro, la Milicia pone orden

Al culminar el ejercicio, el instructor manda a los milicianos a sacar la cacerina, poner el FAL a un lado (derecho o izquierdo, dependiendo de). Al levantarnos, mandan la posición firme, luego a la derecha y al trote en mar, hacia donde están los compañeros Te quitas el casco y sales de la formación. La instrucción de ese día culmina y salimos de la cancha al comedor, donde te dan tu ración de combate. Culminado el entrenamiento del día se caminan 5 km, de vuelta al MetroCable.

Es emocionante y gratificante ver cómo personas de 65 a 70 años están incorporadas a la Milicia. Eso llena de moral a los instructores, al verlos tomar la instrucción. Estaban felices de ver adultos mayores dando la vida por el país y capacitándose para defender la soberanía. Que ningún Ejército invasor horade el suelo sagrado de Bolívar. Somos gente de paz. Bolívar libertó naciones y defenderemos la patria con la vida.

El personal, desde muy temprano (7:30 am), ya están los milicianos prestos para recibir instrucción. En este caso hubo dos sargentos. Una sargento daba inducción a las personas nuevas sobre las tácticas de camuflaje: cuando se está en el campo, las personas no deben portar prendas brillantes.

La segunda instructora estaba haciendo una serie de ejercicios de fortalecimiento físico que forma parte del adiestramiento, orden cerrado (cómo alinearse, cuáles son los movimientos y formas de marchar) y defensa personal. Cómo asirse correctamente el armamento. Todos los fines de semana son las clases. De 7:30 am a 1 pm, a menos de que hayan otra serie de ejercicios en los que se sale a las 5 pm. Hay muchos otros pelotones que van por el estado Miranda. Cada pelotón tiene su instructor y su serie de prácticas semanales. La próxima clase será de supervivencia en el mar. Iremos a La Guaira. Cómo hacer un flotador.

Están también los milicianos que colaboran en el Metro de Caracas, desde las 7 am. Están desplegados en todas las estaciones del Metro de Caracas y MetroCable, como parte del despliegue operacional en la ciudad como milicianos.

La sargento Ávila, una de las instructoras del batallón Exploración, es una persona con un elevado nivel de disciplina y espíritu militar: combativa, rigurosa, de carácter fuerte. Le gusta que los ejercicios se hagan muy bien. Los repite varias veces para que el personal asimile la información y no se cometan errores en el campo. Defensa personal, polígono. Le gusta que se cumplan las normativas de polígono de seguridad a carta cabal. Ella hace hincapié en que se haga muy bien el trabajo para no tener novedades en cada entrenamiento. Es la más antigua, y la que tiene a cargo nuestro grupo de milicianos. A pesar de que opositores nos gritaron consignas burlistas mientras enfilábamos a pie rumbo al polígono de tiro, estamos orgullosos de nuestra misión y de poder ser útiles a la patria y la Revolución. El Sol de Venezuela nace en el Esequibo. Leales siempre, traidores nunca. ¡Milicianos por Venezuela!.

Quienes deseen formar parte de este gran batallón patrio, que continúa en fase de crecimiento y expansión, no duden en acercarse todos los fines de semana, desde muy tempranas horas de la mañana, a cualquier liceo nacional bolivariano. También los milicianos apostados en las estaciones del Metro pueden suministrarles información fidedigna para ingresar en estas filas.

ÉPALE316-MILICIA 5

ÉPALE 316

Artículos Relacionados