ÉPALE269-ENTREVISTA

MARÍA ISABELLA GODOY NOS HABLA DE LA CULTURA Y LA RECREACIÓN COMO INSTRUMENTO PARA EL CAMBIO HACIA UNA CARACAS MEJOR

POR MALÚ RENGIFO • @MALURENGIFO ⁄ FOTOGRAFÍAS MICHAEL MATA

Caracas, ciudad bravía. Hace tres meses su gente eligió a Érika Faría para llevar adelante funciones como alcaldesa del municipio Libertador, acompañada por un equipo formado en el Frente Francisco de Miranda. Entre los jóvenes cuadros se encuentra María Isabella Godoy, guara trabajadora de treinta y cuatro años, morena muy pulcramente arreglada que nos recibe en la plaza de los leones, dentro del edificio del Consejo Municipal, ahí mismito cerca de los compañeros de la esquina caliente de la Plaza Bolívar de Caracas.

Oveja diferente de una familia de madre, padre y hermana abogados todos. Ella, con una florecida vocación, fue incentivada por su madre a terminar su bachillerato en artes, mención teatro. “Tuve grandes profesores. Me gradué, hicimos nuestro acto de graduación e hicimos un trabajo social al final. Fue un montaje de una obra de García Lorca, La casa de Bernarda Alba, la presentamos en el Teatro Juárez, un teatro vital de la ciudad”, cuenta.

“A MÍ ME GUSTA DECIR QUE YO FUI PRIMERO FIDELISTA QUE CHAVISTA, PORQUE CONOCÍ PRIMERO SU REVOLUCIÓN QUE LA DE CHÁVEZ”

María Isabella es actualmente la presidenta de Fundarte y responsable del Gabinete de Cultura, Deporte, Recreación y Juventud para la nueva espiritualidad de Caracas. “Este instituto está constituido por diferentes entes como Fundarte, Fundapatrimonio, y otros, y en articulación con otros organismos, como el Ministerio de la Cultura, tenemos como objetivo realizar una serie de actividades que cubran la necesidad fundamental de los caraqueños a la recreación y el desarrollo espiritual”.

Lleva varios años recorriendo las barriadas caraqueñas para conocer su problemática

Lleva varios años recorriendo las barriadas caraqueñas para conocer su problemática

Se formó en Cuba como docente en artes: “Ese fue el proceso más importante que ha tenido mi vida, la experiencia más maravillosa. Duré dos años en Santa Clara, una ciudad que se parecía un poco a Barquisimeto, donde yo vivía”. Cuenta que no se fue por convicciones revolucionarias sino por su ímpetu de artista: “Tenía 18 años, y fue en Cuba que me hice revolucionaria. A mí me gusta decir que yo fui primero fidelista que chavista, porque conocí primero su Revolución que la de Chávez, yo me fui antes del golpe, cuando eso ocurrió yo estaba allá en Cuba”.

–CUÉNTANOS DE LOS JUEGOS COMUNALES…

–Bueno, ese evento es una más de las acciones que estamos tomando para involucrar a los caraqueños con el deporte, durante diez semanas estaremos desarrollando juegos que involucren a todos los citadinos en actividades deportivas. Una de las cosas que dice la derecha en este momento es que la Revolución está gastando los recursos en puro entretenimiento, nosotros vemos el derecho a la recreación como algo tan fundamental para la nueva espiritualidad como la alimentación, la educación, la salud. En medio de esta guerra una de las cosas que más necesitamos es espacios para el esparcimiento sano, por eso nos hemos ocupado de, además de los Juegos Comunales, programar una serie de eventos a lo largo del año que incluyen, además de las pasadas actividades del Carnaval, que fueron todo un éxito, eventos futuros como la Copa Hugo Chávez, el Festival de Teatro, el Suena Caracas, y muchos otros.

El nuevo equipo ve la recreación y la cultura como una herramienta para elevar el espíritu

El nuevo equipo ve la recreación y la cultura como una herramienta para elevar el espíritu

–HÁBLAME DE LA DECOLONIZACIÓN DE LA CIUDAD

–Decolonizar Caracas es, sin duda, la bandera político-ideológica más importante de la gestión de la camarada Érika Farías. Las transformaciones esenciales deben tener un sentido, y la construcción de un pensamiento decolonial constituye para nosotros el sentido de todas esas acciones como lo son reparar una calle, recuperar un espacio… Cualquiera puede tapar huecos, recoger la basura, organizar actividades culturales, pero eso no quiere decir que esa gestión sea revolucionaria. Esta búsqueda de la decolonialización de la ciudad es lo que le da carácter revolucionario a todo lo que nosotros estamos haciendo.

Hay una convocatoria y una aspiración a la transformación de la conciencia de nuestros habitantes. Para ello tenemos dos estrategias: uno, tomar conciencia de la ciudad que tenemos, en sus características que tienen mucho que ver con el modelo capitalista, el modelo colonial, cosa que le da soporte a muchos problemas más allá de la dinámica de guerra económica o los momentos actuales, problemas que tienen sus antecedentes en la Colonia, en los amarres culturales. La segunda estrategia es desarrollar las metodologías para el trabajo comunal, una de las grandes estrategias —por cierto, legado del comandante Hugo Chávez— para socavar las bases de la estructura colonial. Reconocer formas de organización superior, avanzar hacia la Caracas comunal, activar a todos los habitantes de la ciudad para que ya dejemos de vivir de la renta y pasemos a desarrollar una forma de vivir productiva.

ÉPALE 269

Artículos Relacionados