ÉPALE247-CARTA ANDER DE TEJADA

POR ANDER DE TEJADA / CARTA

Hubo una vez unos tipos que escribieron sobre la ruralidad y que nos enamoraron con la forma en que describían cada espacio de los campos, de las montañas, de los pueblos escondidos entre las temperaturas indescifrables y los árboles más raros. Fue gente que nos entusiasmó con su tensión puesta en cualquier imagen de un animal haciendo animaladas o a través de la reproducción fidedigna de los sonidos con que habla la flora.

¿Qué puede pasar conmigo? Si no he alimentado chivos sino perros desgraciados y acabados por el hambre que hay debajo de los puentes; si lo máximo que he domado no ha sido un semental erguido frente a mí sino el impulso traicionero de un policía corrupto; si no he tenido que burlar el zarpazo inesperado de un felino hambriento sino únicamente el puñal largo que nos muestran los malandros; si la mayor estampida que ha venido sobre mí no ha sido de bisontes sino de motos enfurecidas con la vida; si no he montado carrozas ni he paseado en elefantes sino que he desafiado todas las leyes concebidas por la Física para no morirme en una Encava; si no he arado la tierra, si no he visto a los espantos, si no he comido babo ni he cazado animales ni he defendido mi tierra en una guerra contra los conservadores, o contra los liberales, ¿qué más da?

¿De qué se puede escribir, Caracas? ¿De ti?

ÉPALE247-POSTAL ANDER DE TEJADA

 

ÉPALE 247 EDICIÓN 5° ANIVERSARIO

Artículos Relacionados