desde la raiz_001_1

POR DULCE MEDINA  @CCSDESDELARAIZ

En la historia de invasión y colonización de nuestra tierra, la religión fue un mecanismo de dominación y exterminio de la cultura originaria de los pueblos de América. Las expediciones en el territorio eran organizadas, financiadas y dirigidas por la Iglesia para la ocupación, mediante el sometimiento y la masacre a los pueblos en nombre de Dios. Instaurada la cultura religiosa del catolicismo durante más de 500 años, nuestras ciudades muestran sus expresiones arquitectónicas, algunas con mayor monumentalidad y majestuosidad que otras, pero, en definitiva, todas dejan testimonio de este proceso y configuran en su conjunto un hito en su desarrollo urbano.

En Caracas, para el año 1578, existían tres casas, una iglesia y un convento. Donde se ubicaba esa primera iglesia fue construida en 1637 la Catedral de Caracas, que aún hoy conserva, en parte, su diseño original, a pesar de que ha sufrido muchas transformaciones derivadas de los daños que en ella generaron los terremotos ocurridos en la ciudad. Desde esa primera iglesia, de la que se tiene registro, se levantaron en toda Caracas decenas de edificios religiosos, incluso de cultos distintos al catolicismo. Hoy, todas ellas conforman, junto a sus obras artísticas —que van desde pinturas y esculturas hasta mobiliario y textiles—, parte del patrimonio arquitectónico de nuestra ciudad.

Iniciando un recorrido por la Plaza Bolívar podemos ver la Catedral de Caracas, que inicia su historia a finales del siglo XVI y comienzos del siglo XVII y fue escenario de acontecimientos importantes como, por ejemplo, el bautizo del niño Simón Bolívar, quien años después se convertiría en el Libertador de la Patria. En la misma Plaza Bolívar podemos visitar también la Capilla Santa Rosa, espacio que formó parte de otra construcción religiosa de la época colonial: el antiguo Colegio Seminario de Santa Rosa. En esta capilla se celebró la firma del Acta de la Independencia, entre otros eventos de relevancia en nuestra historia política. En la avenida Urdaneta se ubica la Basílica Menor de Santa Capilla, también con una historia que acompaña los orígenes de Caracas, a pesar de que fue construida en el período de Antonio Guzmán Blanco y modificada en la década de 1910. La tradición oral relata que en el espacio donde está construida se celebró la primera misa de la ciudad de Caracas; incluso, para 1565 se construyó en ese mismo lugar la ermita de San Sebastián. Al sur, en la actual avenida Universidad, se encuentra la iglesia de San Francisco, de gran valor histórico para Caracas, no solo porque fue una de las primeras construcciones religiosas, erigida a finales del siglo XVI, sino que, además, fue escenario de encuentros y reuniones patrióticas en sus sótanos y el lugar donde se celebró el nombramiento de Libertador de Venezuela a Simón Bolívar. En 1745 se inició, al norte de Caracas, la construcción del templo de la Santísima Trinidad, hoy Panteón Nacional, lugar en el que reposaron los restos del Libertador hasta la construcción de su nuevo mausoleo.

Durante el crecimiento de la ciudad se continuaron construyendo iglesias, templos, capillas y mezquitas que forman parte de nuestra historia, son centro de importantes tradiciones de nuestro pueblo y son muestra de la diversidad cultural; incluso, la organización territorial de Caracas, dividida en parroquias, corresponde al ámbito de las principales iglesias. Visitarlas y conocerlas, más que una práctica religiosa, es conocer Caracas… desde la raíz.

ÉPALE 182

Artículos Relacionados