TEATRO CATIA

POR DULCE MEDINA / @CCSDESDELARAIZ

Aunque muchas personas puedan pensar que Caracas debe sus espacios recreativos y culturales a las cadenas monopólicas de salas de cine, que actualmente funcionan en los centros comerciales, la realidad es totalmente contraria. A estas cadenas se les debe la decadencia del teatro y del cine en nuestra ciudad. Del mismo modo que en Caracas se DESDE LA RAIZimplementaron políticas de abandono de los espacios públicos y recreativos, acompañadas de políticas de privilegio al sector privado para la construcción de grandes centros comerciales, los equipamientos culturales corrieron con la misma “suerte”. Los centros comerciales se impusieron en la ciudad para que el tiempo de esparcimiento, recreación y compartir se convirtieran en momentos y actividades para el consumo, superponiendo el intercambio mercantil sobre las relaciones humanas. En ellos se incorporaron las nuevas salas de cine, que barrieron con emblemáticos espacios de nuestra ciudad, no solo disminuyendo en gran medida las alternativas de obras teatrales y cinematográficas, nacionales o internacionales, sino también dejando desprovistas de salas de teatro y cine a varias parroquias capitalinas. Luego de la desactivación total de más de 20 salas de cine y teatro, la posibilidad de disfrutar de opciones variadas en el séptimo arte fue escasa, ya que las cadenas impuestas por los empresarios solo comercializan las películas estadounidenses.

En los últimos años la Revolución Bolivariana en Caracas, concentrada en el esfuerzo cotidiano de recuperar la ciudad para el intercambio y el encuentro, ha logrado rescatar del abandono, y casi de la desaparición absoluta, muchas de las salas construidas en la primera mitad del siglo XX, tanto para teatro como para cine, sumando actualmente más de 7.000 butacas disponibles en 14 salas. Depósitos, tiendas por departamento y otros usos aún más deplorables se desarrollaban en espacios como los teatros Catia, Cristo Rey, Alameda y Simón Rodríguez, y el antiguo cine Urdaneta, solo por nombrar algunos. Actualmente el pueblo de Caracas tiene nuevas alternativas para el disfrute de espectáculos de alto nivel con carácter internacional, como el Festival de Cine, el Festival Internacional de Teatro, Suena Caracas, el Festival de Poesía; además de la programación permanente en cada espacio. Sin duda, hoy Caracas promueve con fuerza un crecimiento cultural que eleva la calidad de vida de su población.

ÉPALE 190

Artículos Relacionados