¿Dios… El Diablo…? Jajajá

Ustedes que han jugado con nuestras mentes desde nuestra combinación genética, que han manipulado para hundirnos en las aguas inmundas de la esclavitud, no contaban con la fuerza más poderosa del cosmos que reina en nuestros corazones. Por más que han manipulado históricamente los hilos de la filosofía, la política y la economía, nosotros y nosotras —las verdaderas humanas antipatriarcarles, antirracistas, antiheteronormadas, antidiscriminatorias, etcétera— nos hemos levantado con mucha más fuerza, a pesar de su proceso de más de 12.000 años de esclavitud, de dominación y de injusticias. Porque ustedes no contaron con que el despertar llegaría otra vez, como la flor de loto que crece en el pantano, resurgimos como el ave fénix de las cenizas y nos negamos a aceptar esos procesos, nos negamos a aceptar que no tenemos derechos. Efectivamente, aún hay muchos y muchas que creen en su dios judeocristiano, en sus deidades hindúes, etcétera. Evangélicos y evangélicas que profesan amor; Iglesia católica, apostólica y romana que habla de justicia, pero que ha sido la peor asesina de la Historia de la Humanidad. Pero, ¡cómo no van a ser asesinos y asesinas si saben que nuestro despertar significa el fin de su dominación! Por eso contaminan nuestras mentes con la psicología ortodoxa, envenenan los corazones con las religiones sectarias y privilegiadas que predican amor, pero lo que menos hacen es practicarlo. También contaminan nuestros cuerpos con sustancias añadidas a los alimentos y comidas, a través de productos de “higiene” y de la polución de nuestro ambiente. ¡El momento está llegando! Los ovnis se avistan por todo el mundo, las pruebas científicas —desde la arqueología, neurociencias, biogenética, entre otras— van derrumbando las mentiras fraguadas históricamente sobre la vida humana en la Tierra. Los misterios de las pirámides de Egipto han quedado develados: !no son tumbas, son generadores de energía eléctrica inalámbrica!, como la electricidad que proponía Nicolás Tesla a principios del siglo XX, quien apareció muerto extrañamente en su apartamento y desapareció todo su trabajo investigativo al servicio de la humanidad. Todas las pirámides en el mundo apuntan hacia la constelación de Orión. ¿Por qué?, ¿para qué?…
Nuestra glándula pineal ya no es considerada un mito, como lo fue otrora. Ya se conoce su existencia y su importancia para la conexión interdimensional y apertura de la magnocognicencia. ¡Quien tenga ojos que vea, oídos que escuche, cerebro y corazón que investigue, analice y saque sus propias reflexiones! En el manifiesto perfecto de la creación la androginia es la que es. (Artículo inspirado en las tablas sumerias!).

Sigueme en Youtube: Rummie Quintero.