POR HUMBERTO MÁRQUEZ / ILUSTRACIÓN JESSICA MENA

ÉPALE248-BOLEROSMás que un bolero, “¿Dónde estabas tú” es un relato de Ernesto Duarte sobre la saga de José Inés, quien se llevó los cueros, el quinto y el tres y por su culpa tuvieron que suspender el bembé. Mi escogencia viene porque es el fondo musical de mi programa en Ávila TV ¿Qué hago yo aquí? Pero, más que eso, y tal vez por la misma circunstancia, se debe a que una muy querida amiga me había borrado del whatsapp y, por casualidad, escuchó la canción, sonrió, me recordó y me desborró. ¡Jajajá!

Nunca supe por qué Cristina Odonne y yo escogimos el tema para identificar el programa, o como que sí. Por esos días mi nieto Matías se fascinaba con el tema y en la circunstancia en que andaba el invitado ocurrió la selección.

“¿Dónde estabas tú?” es un son en tiempo de guaracha, y hasta mambo, con el bolerito ahí, por esa sonsocadencia de bailar pegao resollando en la nuca de la mujer que amas. Benny Moré lo cantó, a pesar de sus culebras con Ernesto Duarte quien lo “negreaba”, literalmente, cuando no lo convocaba a los bailes en clubes de blancos.

El principal encanto de la letra, cuenta Lázaro Morell, es que se trata de una historia inferida a partir de un diálogo recriminatorio con un tal José Inés, quien desapareció un día en que tenía que haberse presentado con ciertos instrumentos para un bembé o toque de santo de la regla de Ocha. Lo curioso es que entre esos instrumentos se menciona un tres (de raigambre sonera) y un quinto (rumbero por excelencia).

La versión de Omara, presente en Buena Vista Social Club presenta… Omara Portuondo, que en el año 2000 lanzó World Circuit, es un escándalo de variante con una ruidosamente exquisita batería de metales. Para mí, la mejor, con la participación de músicos como Rubén González, en el piano; Orlando “Cachaíto” López, en el bajo; Manuel “Guajiro” Mirabal, en la trompeta; y Jesús “Aguaje” Ramos, en ese maravilloso trombón que la engalana.

Morell agrega que en la de Omara, además de la bronca por el frustado bembé, se insinúa un problema de parejas. José Inés no solo es buscado por sus instrumentos musicales sino por, tal vez, el inadecuado uso de otro instrumento menos sonero, aunque muy sonado. ¡Jajajá!

 

ÉPALE 248

Artículos Relacionados