Editorial

La Épale CCS 480 es la referencia de una Caracas cronicada, en sus 10 años de aniversario. Para su edición especial decidimos muchas cosas y al final quedamos en que cada persona que estuvo y está en la revista escribiera sobre elementos, personajes, lugares que hablan de ella porque simplemente la habitan y eso la enriquece. Los invito a pasear a través de la lectura por estos hermosos lugares cotidianos.

Con mucho amor les regalo el poema, Caracas Indómita, inédito para esta edición, donde conecto con el sentir caraqueño de quienes a veces la transitamos a pie. La poesía no se explica, se siente y se disfruta.

Nebai Zabala escribió por mucho tiempo en Épale CCS con la columna Visiones Liberadoras, ahora esta maracayera que estudió en la UCV nos cuenta lo significativo de la casa de estudios. En esta misma dinámica, Mónica Mancera, quien nos deleita semanalmente con la columna En Foco, nos muestra lo significativa que es la Ciudad Universitaria como símbolo caraqueño.

Clodovaldo Hernández, columnista de Trota Ccs, insiste en que movamos el cuerpo, caminemos. Nos muestra una Caracas desde el encuentro y la reconciliación llevándonos de paseo a la Cota Mil.

María Alejandra Martín es una de nuestras redactoras de planta. En esta edición escribe sobre las guacamayas, que no solo pasean por los Palos Grandes y otras zonas del este caraqueño. Ellas nos visitan en la Plaza Bolívar y gran parte del oeste caraqueño. Jesús Benjamín Farías trabaja en la revista como redactor y es Premio Nacional de Dramaturgia. Aquí nos deleita con una crónica perfecta de la primera visión de Caracas por un hombre que viene del interior del país.

Rocío Navarro es columnista de Bitácora Sonora; en esta edición sale de su zona de confort para Disfrutar en Caracas con muchos datos de sitios que habitan en su memoria y actualmente.

Nathali Gómez es otra de las columnistas que sale de su zona de confort. La leemos semanalmente con el Rumor de las bolas y el Minimanual, esta vez nos muestra la belleza de “la ola que vino de lejos”, nuestro Waraira Repano.

Maythe Morales escribe cada quince días la columna Almanimal, esta vez dedica su espacio al Dr. Alfonso Medina, veterinario entregado a la humanización de esta carrera y darle dignidad, calidad de salud a los animales y respeto a quien los cuida.

Marlon Zambrano, redactor de la revista nos habla de los personajes que buscan los desechos de la ciudad para convertirlos en elementos útiles.

Niedlinger Briceño, quien comenzó escribiendo en 2018 Soberanías Sexuales y toma como referencia a la propia revista que es hija de Ciudad CCS, como un referente personal y colectivo. Rodolfo Porras, dramaturgo que escribe cada quince días Trama Cotidiana también habla de Épale CCS como un punto de encuentro del diálogo cultural.

Pedro Delgado nos remonta de 1938 a 1978 con su crónica del Cuartel Rafael Urdaneta, diseñado y construido en tiempos del General Eleazar López Contreras. Allí nos relata su infancia y otras épocas transitadas por la memoria de este emblemático lugar.

El querido por todos, Reinaldo González, conocido como Peluche, fundador junto a Mercedes Chacín de la revista, nos brinda un paseo por una conocida Esquina de las ánimas de Caracas, a través de su crónica.

Si viviste en un barrio, en una urbanización, en un pueblo, en una ciudad, alguna cancha conociste. Gerardo Blanco, Premio Nacional de Periodismo en Deportes y columnista en nuestra revista de la La vida es juego, nos escribe sobre la cancha de Pedro Camejo, punto de partida de todas sus aventuras deportivas.

Ana Cristina Bracho, columnista de Mejor ni te cuento es una abogada, poeta y escritora que sabe conjugar la añoranza con la esperanza, en una crónica que también nos habla de una esquina, la Ceiba.

En el equipo de Épale CCS, Engel Marcano, diseñador y diagramador es uno de los últimos en integrar este combo Epalero. Quiso participar con una de las casas más importantes de Caracas, la Biblioteca Nacional, no se pierdan cómo este diseñador seduce con la palabra.

Gustavo Mérida, quien tiene un amplio recorrido en la revista, comienza como redactor, luego como asesor editorial Nos cuenta sobre este espacio donde convergemos.

Natchieving Méndez, quien escribió hasta hace unos meses su columna Swing Latino, nos echa el cuento de cómo se siente una de las rutas del oeste de Caracas. ¿Quién que viva o visite Caracas no ha transitado desde el Silencio a La Silsa, aunque sea para ir a La Guaira?

María Eugenia Acero es una de las redactoras que completa el trio de nuestra redacción. Ella nos lleva a viajar por espacios donde le ha tocado hacer vida y conocer los tesoros y contrastes en nuestra capital.

Me despido feliz, plena, llena y contenta de haber asumido durante dos años y medio (en plena pandemia) la dirección de esta revista, donde aprendí a volar con “una rara ave del periodismo venezolano: culta, popular, valiente, cercana, divertida, que es voz de quienes no han tenido voz en este país” palabras textuales de nuestra querida María Centeno.

Agradezco principalmente y de manera infinita a Mercedes Chacín por permitirme adoptar a su irreverente hija Épale CCS sin conocernos, por darme la oportunidad de indagar en el periodismo, hacerme diariamente una periodista de oficio. Me quedo con lo bueno y con las ganas de seguir trabajando acá desde el espacio de la entrevista.

Le doy gracias al equipo de la revista y del periódico Ciudad CCS, con el que inicié y con el que le dejo, ahora a cargo de la nueva directora Niedlinger Briceño, quien fue editora de la misma y sé que logrará que siga siendo una publicación sin desperdicio.

Épale CCS continúa al ritmo del guaguancó caraqueño.
¡Larga vida a Épale CCS!

Andrea Quiñones Rubio
Directora.

ÉPALE CCS Nº 479

Previous article

Editorial