El arte a un clic de distancia

En busca de una mayor rentabilidad, los artistas han picado adelante, y se están aprovechando de la tecnología para hacer negocios. Se trata del criptoarte

                                     Por María Eugenia Acero Colomine@andesenfrungen                                      Fotografías Mairelys González y Archivos

“El arte de los negocios es la mayor de las artes”
Andy Warhol

Van Gogh se cortó una oreja, en parte porque la desesperación de la pobreza lo estaba llevando a la locura. Armando Reverón llegó a intercambiar cuadros por comida, y tenía que cobrar con un machete cuando subía de su refugio en Macuto hasta Caracas. Cuando normalmente un joven manifiesta su deseo de estudiar arte, muchos padres tratan de persuadirlo de que busque opciones aparentemente más rentables porque aquello de vivir del arte no suele ser una alternativa que pueda garantizarle un futuro próspero o una calidad de vida cómoda y de bienestar.

Vivir del arte

Por suerte, las nuevas generaciones están buscando maneras de hacer del arte una herramienta que genere dividendos y pueda garantizarles no solo una vida profesional exitosa sino además sustentable.

La tecnología está siendo la gran responsable de que artistas que no eran conocidos estén desarrollando un largo alcance en el planeta de una manera rápida y altamente rentable.

Se trata del criptoarte, una plataforma virtual que utiliza la tecnología de blockchain para posicionar obras de arte (pinturas, esculturas, etcétera) sobre la base de vales virtuales o “non fungible tokens”. Los NFT son la manera en que un artista puede posicionar en el mercado virtual su pieza y venderla a un usuario que será el dueño o dueña de un archivo que no se copiará en la red.

Amarillo Piña organiza una plataforma virtual

Las NFT

¿Qué obtienen a cambio de su dinero? La posibilidad de registrar un NFT o “non fungible token”, un “vale” criptográfico que deja sentado que son dueños de esa pieza única, indivisible y que nadie más podrá registrarla como propia sin comprarla al dueño. De esa manera se intenta resolver el “problema” de la abundancia de un bien, algo que lo haría invendible, para crear una escasez artificial que permita comercializarlo.

El arte es la mejor inversión

En Venezuela ya se están organizando los artistas para ofertar sus obras a nivel virtual. Conversamos con Amarillo Piña, artista plástico con más de veinticinco años de trayectoria que no solo se ha especializado en arte abstracto geométrico, feminidad, naturaleza e iconicidad sintética. Este artista también es gestor cultural, y ha expuesto en Panamá, Colombia, Francia, Estados Unidos, España y México. Actualmente lleva a cabo el proyecto Amarillo Art, una revista por la que ha convocado a diversos artistas de diferentes géneros, aglutinando a 41 creadores que lanzaron este 10 de agosto la plataforma de Criptoarte Entremontañas, en el municipio Los Salias.

“Esta dinámica se está armando bajo la plataforma Amarillo Art Magazine Venezuela. Ahí pueden encriptar su arte y hacer NFT a través de la revista que represento. Kelly Castañeda y Daniel Pinto son mi apoyo para la plataforma NFT”.

Kelly Castañeda es analista de mercados financieros, pertenece al proyecto de Amarillo Piña, y agrega: “Nosotros estamos tratando de formar a los artistas venezolanos, y que se integren al mundo del criptoarte, porque va a ser el futuro del arte. Más adelante, las obras pasarán a ser criptoarte. Queremos que los artistas venezolanos se empapen de esta modalidad que no tiene ni un año, y que se integren. Ahorita lo estamos haciendo más por amor al arte que por negocios, en principio. La idea es hacer un museo de criptoarte venezolano. Queremos que ese museo sea un referente”.

No es igual ver una obra en una foto que una obra de arte en vivo. Estamos conscientes de esto, pero ahí vamos arreándonos.

Amarillo Piña

_

Daniel Pinto es otro artista que pertenece al equipo de Amarilloart Magazine, y agrega: “Al incorporarse el arte en la tecnología blockchain, este a su vez se ve expuesto a una economía derivada de la misma: las criptomonedas. Las criptomonedas son activos fungibles ya que hay miles y millones de Bitcoin, Ethereum, etcétera. La diferencia primordial entre los NFT y las criptomonedas es esta, la fungibilidad. Y el hecho de que las criptomonedas nacieron para ser intercambiables por bienes y servicios. Así como el dinero fiduciario (dólares, euros, pesos, bolívares), los NFT nacieron para ser activos únicos y auténticos. Los NFT entonces al estar creados bajo la misma tecnología que la de las criptomonedas, son adquiridos en su mayoría con ellas, específicamente con Ethereum, se pueden adquirir con todo tipo de criptomonedas pero estas condiciones las coloca el vendedor de la obra al momento de publicarla”.

Esta tecnología viene desarrollándose desde 2014. Es realmente en 2018 cuando empresas y personalidades influyentes empiezan a notar el potencial de la misma. Un artista influyente en el mundo del criptoarte es Mike Winnkelmann, un creador digital mejor conocido como Beeple, que tokenizó su obra y llegó a tal éxito que se posicionó como uno de los artistas con la obra más costosa de la historia: Everydays: the first 5000 Days.

Amarillo Piña invita a los artistas venezolanos a sumarse a esta plataforma a través de @AmarilloArtMagazine y del número 04120902764.

Beeple fue el primer criptoartista en hacerse millonario

De artista a criptoartista

Eva Cortez es una joven venezolana que se presenta a sí misma como “criptoartista”.

“Yo vivo del criptoarte desde hace un año. Empecé esta actividad gracias a la pandemia, buscando que mi trabajo trascendiera más allá de un espacio físico. Encontré después de mucho buscar y preguntar. Entré a este mundo sin saber mucho de qué se trataba, pero en la medida en que fui interactuando me fui adentrando cada vez más en este mundo que es maravilloso. Yo empecé como artista tradicional, e ingresé en el arte digital. Últimamente me dedico a ese arte. Me gusta, porque me permite realizar animaciones y agregarle otras propiedades a las obras”.

“El mundo del criptoarte no es nuevo. Estamos varios criptoartistas desde hace algún tiempo. A raíz del boom que ha habido desde marzo con el criptoarte, los artistas en Latinoamérica se han integrado. A través de mis foros y talleres he llevado el criptoarte a amigos colegas para que se integren y ganen bien. En conjunto hemos organizado exhibiciones y colaboraciones para visibilizarnos”.

Como artista uno debe definir la propuesta artística, el público y los medios para llegarle a ese público. El criptoarte es uno de esos medios.

Eva Cortez

_

“Empecé en un market place y me fue muy bien. Luego incursioné en otro más. He estado abriéndome mundo y haciéndome un espacio en diferentes mercados. Mi experiencia ha sido positiva. Vivo de esto y puedo decir que uno puede vivir del arte, pero hay que construir una trayectoria, hay que trabajar, hay que promoverse y hay que tomárselo en serio. Esto no es de fines de semana. Este es un trabajo desde que sale el sol hasta el ocaso”.

“Gracias a esa constancia uno puede lograr vivir del arte, que ha sido mi caso. Hay que vivir todas las etapas: a veces hay momentos duros. Si estás empezando, probablemente no vendas. Para que un coleccionista crea en ti, debes tener un portafolio nutrido, una propuesta artística, un potencial que mostrar. Puede que estés empezando, pero debes tener que mostrar. Ellos invierten en los artistas que tienen potencial. Deben ser artistas que se tomen esto en serio”.

“Una de las ventajas del criptoarte es que ganas por tus ventas, pero también por las reventas. Ese porcentaje queda definido cuando tú creas tu NFT. Tú defines las regalías que vas a ganar: hasta un 10% del precio al mercado secundario. Esta es una de las ventajas. Eso dependerá de cuán sólida sea tu trayectoria y cómo te proyectes”.

“Aquí estoy justamente preparando una colección y unos cursos de introducción al mundo del criptoarte. Estoy lanzando un curso para entrar a un market place. Como artista, yo estaba dedicada solo a mi trabajo artístico. Pero muchos amigos me pedían información. Muchas personas se han venido sumando. Además de criptoartista brindo asesorías a otros artistas que han querido sumarse al mundo de criptoarte”.

El arte de los negocios

El arte está dejando de ser un asunto meramente trascendental, para convertirse en un mercado que está generando muchas divisas. Qué no hubieran dado Reverón y Van Gogh por haber vivido estos tiempos.

Eva Cortez ya es una experta criptoartista

ÉPALE 426