ÉPALE246-PICHÓN

POR RODOLFO CASTILLO •@MAGODEMONTREUIL / FOTOGRAFÍAS ENRIQUE HERNÁNDEZ

ÉPALE246-PICHÓN 4Por fortuna, los lugares en donde se pueda coronar un almuerzo resuelto por un módico precio persisten. Con tan solo patear la calle y estar atento a cuanto comedero se atraviese en nuestro deambular, podremos constatarlo. En una ocasión en la que andaba en ese peregrinar, acompañado de un sobrino, nos encontramos con Restaurante Davilquint, C. A. No se deje intimidar por el pomposo nombre, nada más alejado de la realidad. Se trata de —más literalmente que nunca— una pequeña taguarita que despacha sopas y secos de lunes a sábado entre 6 am y 4 pm, a unos precios —como es mi costumbre cada vez que reseño para esta secciónÉPALE246-PICHÓN 3— bastantes accesibles. Para las coordenadas de la misma no se necesita ni mapa ni GPS: avenida San Martín, esquina de Luzón, frente a la plaza Capuchinos, a pasos de la estación de Metro Capuchinos.

Por ejemplo: la sopa (ese caldo milenario que ha matado el hambre de cuanto pueblo ha poblado el mundo desde el más primigenio de los tiempos) viene en varios tipos y dos presentaciones; a saber: de lunes a viernes son de res y pollo; los sábados se le suma el mondongo. Todas se presentan en dos tamaños, a 3.500 y 7.000 bolos, respectivamente. Lamenté no tener resaca ya que, sin duda, lo concentrado del caldo y su alto contenido graso son los propicios para espantar el más cáustico de los “ratones”. ÉPALE246-PICHÓN 2Hablando con un diligente empleado, mientras esperábamos ansiosos la sopa, nos sorprendió su honestidad. Nos contó que en la medida que uno de los sabores se va terminando se van mezclando con el que queda, y así se obtiene el flamante “cruzao”. Típico del secreto a voces: todos saben que es así pero nadie se atreve a ser el “delator”. Es fácil intuir que esta práctica se da en todos —léase bien, ¡TODOS!— los restaurantes, desde esta particular taguarita hasta los más conspicuos sitios gourmets.

El costo de los secos oscila entre Bs. 9.000 y 12.000, siendo este último el precio del pabellón a caballo (pabellón coronado con un huevo frito). El resto de la oferta está constituida por la más vernácula culinaria nacional: carne y costilla guisadas; pollo al horno, guisado y a la plancha; y el pabellón criollo normalito. Una carta sin mayores aspavientos pero de una casera sazón que invita a su degustación, amén de sus precios. Y como esta partida tampoco es seca, también se pueden degustar los jugos naturales (durazno, mora y papelón con limón) a Bs. 1.000 el pequeño (vaso) y Bs. 2.500 el grande (un pote de arroz chino). Igualmente se pueden decantar por la más dañina de las opciones: refrescos y maltas en botella (1.500 y 1.200); usted decide.

Como abren desde las 6 am, también puede degustar de sus empanadas al irrisorio precio de Bs. 1.500. Lo que obliga a una próxima visita para desayunar.

ÉPALE246-PICHÓN-MAPA Y FOTO

ÉPALE 246

Artículos Relacionados