El enorme poder de la Constituyente

La Constituyente, incluso, evitó una guerra civil

El año 2017 comenzó con una irresponsabilidad más, perpetrada por el fascismo local: el llamado a destruir bienes públicos, interrumpir el libre tránsito de personas y vehículos y, eventualmente, el asesinato de ciudadanos en las calles con el fin de hacer colapsar la gobernabilidad del país. Tal como lo había intentado Leopoldo López en 2014, el diputado Freddy Guevara (militante del mismo partido que el anterior, Voluntad Popular) pretendió, también, erigirse como el máximo líder de la oposición venezolana al ponerse al frente de una aventura que se pretendía insurreccional y multitudinaria, pero que en pocos días se reveló delincuencial, para uso exclusivo de una narrativa mediática de guerra y particularmente perversa en sus procedimientos.
Poco tiempo pasó antes de que se comenzaran a detectar las líneas del libreto: un puñado de manifestantes eran disfrazados y equipados con una estética pretendidamente épica, con escudos ilustrados, al modo de las Cruzadas. Los jóvenes eran captados en los barrios populares mediante el pago de un “salario” por jornada de disturbios, mientras en las redes y medios se hacía ver que aquellos jóvenes eran luchadores por la libertad, “libertadores” del siglo XXI que salían espontáneamente a acabar con el gobierno de Nicolás Maduro, impulsados por su conciencia libertaria.
A medida que fueron escaseando los recursos la presencia de estos manifestantes en la calle cambió sus métodos: ahora incendiaban bienes públicos y cerraban las vías, pero les permitían el paso a aquellas personas que aceptaban pagarles un peaje. Las urbanizaciones de clases medias y altas fueron tomadas por bandas de delincuentes, que ya no esperaban el cuidado y la alimentación de los residentes, sino que lo exigían. El secuestro y el asesinato se hicieron cotidianos, los atentados con explosivos fueron material de exportación para los medios y, de pronto, ya en varias urbanizaciones del este de Caracas la vida se hizo insoportable, en medio de los malos olores y los criminales adueñados de los espacios públicos.
El 1° de mayo, cuando la oposición suponía que el Gobierno Bolivariano iba a estar debilitado y listo para una rendición, el presidente Nicolás Maduro anunció, sorpresivamente, la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente mediante Decreto Presidencial N° 2830, que contemplaba la convocatoria y las bases comiciales. El pánico cundió entre la dirigencia antichavista, y también en un sector del chavismo, que supuso que esto no haría sino recrudecer la violencia de los radicales. Pero la violencia no recrudeció, sino que empezó a mermar.
Para los comicios se inscribieron 18.976 candidaturas territoriales y 35.438 sectoriales, las cuales elegirían 364 y 173 representantes, respectivamente; y a ocho representantes indígenas, para un total de 545 constituyentes.
El 30 de julio de 2017, 8.089.320 venezolanos participaron en la jornada eleccionaria, sin que los delincuentes a sueldo de Guevara y su secta pudieran impedir su realización.
Un día después, Nicolás Maduro ordenó la captura de Leopoldo López y Antonio Ledezma, promotores, a la sombra, de los disturbios, pues con su participación violaron las restricciones de su arresto domiciliario. Freddy Guevara, el nuevo aspirante a héroe, solicitó refugio en la residencia del embajador de Chile en Venezuela, y allí permanece todavía, lo cual no le impide seguir convocando a los venezolanos, desde su cuenta Twitter, para que repitan el desastroso trámite.
El enorme poder de la Constituyente, electa para redactar la nueva Carta Magna para Venezuela y para legislar en su condición de repositorio del Poder Constituyente Originario, se manifestó así, sin más: con sólo ser convocada acabó con la amenaza de los terroristas que se habían adueñado de algunas comunidades acomodadas de la capital y otras ciudades.

Por Jesús Arteaga / Fotografías Archivo

*Érika Farías, primera alcaldesa de Caracas
El 6 de diciembre de 2017 Érika Farías se convirtió en la primera mujer electa como alcaldesa del municipio Libertador, sede de los poderes públicos de Venezuela. La joven luchadora social obtuvo 66,17 % de los sufragios (491.328 en total), por el Gran Polo Patriótico (GPP).
Había sido directora nacional del Frente Francisco de Miranda, miembro de la Asamblea Nacional Constituyente, ministra para el Despacho de la Presidencia de la República, ministra de Agricultura Urbana, ministra de Comunas y Movimientos Sociales y gobernadora del estado Cojedes.

*Soluciones viales
A partir de 2013, el entonces ministro de Transporte Terrestre y Obras Públicas, Haiman El Troudi, anunció el inicio de un proyecto llamado Plan de Movilidad para Caracas, que consistía en implementar cambios y agregados a la infraestructura vial de la ciudad capital para descongestionar sus autopistas más concurridas. A ese conjunto de modificaciones las llamó Soluciones Viales.
Algunas de las obras más notables fueron: la conexión de las autopistas Valle-Coche y Norte-Sur, la ampliación de la autopista Valle-Coche; los elevados Presidente Medina, Los Dos Caminos, La Yaguara y San Martín; ampliación de la Cota Mil; construcción del viaducto de Ciudad Caribia. Junto con una serie de desvíos, entradas, rampas y apertura de conexiones entre avenidas y autopistas, terminaron por mejorar considerablemente los tiempos de viaje para los automovilistas caraqueños.

*Negro Primero
El 24 de junio 2015 los restos simbólicos de Pedro Camejo, alias Negro Primero, fueron trasladados al Panteón Nacional.

*Línea 5
Se construye la Línea 5 del Metro, con la puesta en funcionamiento de la estación Bello Monte.