IMG_1919

RECIENTEMENTE, EL RITMO QUE MÁS IDENTIFICA A JAMAICA FUE DECLARADO PATRIMONIO INMATERIAL DE LA HUMANIDAD POR LA ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS PARA LA EDUCACIÓN, LA CIENCIA Y LA CULTURA (UNESCO), AL CONSIDERAR SUS APORTES SOCIALES Y HUMANISTAS

POR MERCEDES SANZ • @JAZZMERCEDES  ⁄  FOTOGRAFÍAS JESÚS CASTILLO

¿No quieres ayudar a cantar
estas canciones de libertad?
Porque lo que siempre he tenido son
canciones de redención.
“Redemption song”, Bob Marley

“El reggae es una creación de I&I, no me refiero a mí y a ti, sino a mí y mis hermanos. Esta música explica la realidad. De cosas que nunca decimos. Y a través de esta música tratamos de difundir este tipo de mensaje. Cosas que no aprenderás en el colegio. Aquí cuentas tu propia historia”, dijo Bob Marley en una entrevista concedida en Nueva York, en 1979, a propósito de su música vinculada, sin duda, a su creencia: el rastafari.

Y es que al son de una de sus canciones, “One love”, la delegación jamaiquina celebró la inclusión del reggae dentro del catálogo como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad de la Unesco. Esto fue el pasado 29 de noviembre en Port-Louis, capital de la República de Mauricio. “Su aportación a la reflexión internacional sobre cuestiones como la injusticia, la resistencia, el amor y la condición humana pone de relieve la fuerza intelectual, sociopolítica, espiritual y sensual de este elemento del patrimonio cultural”, destacó el organismo en un comunicado, al resumir parte de la contribución que deja esta música a la humanidad.

“Con esta declaración se reivindica a los habitantes de Jamaica e incluso al africano, porque es valorar también nuestras raíces”, comenta Raúl Mota, músico de varias agrupaciones de ska y reggae en Venezuela (Jahbafana, Big Landin Orquesta, entre otras).

La luz del de arriba no nos abandonará, / pues si amor siembras amor cosecharás hoy, dice “Armonía de amor” de Gondwana.

El reggae, como forma musical, se alimentó de otros géneros: el mento jamaiquino, que consiste en una especie de calipso que se ejecuta con banjo, marímbula o kalimba, guitarra y/o tambores. Se considera que el mento es un gran precursor del ska y del reggae. Por otra parte está el nyabinghy, que es un ritual rastafari celebrado con instrumentos de percusión y rezos. Después, el desarrollo del ska, a finales de los años 50; el rocksteady, a mediados de los 60; y, finalmente, el reggae (1968-1969).

Raúl Mota recalca que este género nació de la evolución del ska. “Jamaica vivía cambios sociales gracias a su independencia. Y la primera música en expresar esa celebración fue el ska. La combinación de ritmos tradicionales como el mento, los tambores nyabinghy y el burru con el rhythm and blues y el calipso, todo eso hizo que surgiera el ska, luego el rocksteady, hasta que aparece el reggae, que es más lento, reivindica las raíces y critica la colonización”.

12

En cuanto a su etimología, algunos atribuyen la creación de la palabra al músico jamaiquino Toots Hibbert, por emplearla en su tema “Do the reggay” (1968). Al parecer, el término tenía una connotación peyorativa (“desaliñado”). Hay otra explicación: “Reggae viene de e rega, que significa música de los reyes en la Nigeria actual. Lo que sí está claro es que el reggae emergió sintetizando todas las formas previas de la música popular jamaiquina”, aseguran los periodistas Juan David Chacón y César Cortez en su libro Reggae y rastafari: dos formas de entender el Caribe (2005).

Hasta ahora, la pieza de Hibbert con el grupo Toots & The Maytals es la primera donde aparece la palabra reggae. Y antes de su desarrollo fueron muchos los fundadores del rocksteady, que fue esa transición entre el ska y el reggae.

Varios productores y artistas ayudaron a la creación y consolidación de los nuevos ritmos jamaiquinos durante los años 60. Ya el escenario estaba construido. Y el reggae se sigue multiplicando cual “música de paz, música de amor” (Papashanty).

ÉPALE 306

 

Artículos Relacionados