POR MIGUEL POSANI  •@MPOSANI / ILUSTRACIÓN RAUSSEO DOS

ÉPALE290-LIBREMENTE 1Lo ridículo es aquello que por lo inusual, grotesco, fuera de contexto o extravagante mueve a la risa.

El sentido del ridículo es un esquema cultural que se interioriza, principalmente, en la familia y la escuela; pero que es mediado, también, por otros aprendizajes y por nuestra visión de nosotros mismos, así como por nuestra personalidad.

Así mismo, existen situaciones ridículas donde la o las personas quedan descolocadas, incómodas o simplemente en una posición graciosa por algún acontecimiento externo.

Los payasos y cómicos juegan siempre con el sentido del ridículo, muchas veces de forma inteligente. El mejor ejemplo es Charles Chaplin, quien con su comicidad criticó todos los tabúes sociales, políticos e ideológicos y permanece totalmente vigente.

Ahora, el problema es cuando pensamos que estamos bien vestidos o nuestro cuerpo está bien, pero nuestro concepto de “bien” no concuerda con la media estadística cultural. Pongo un ejemplo: ¿no han visto esas mujeres que se han operado los glúteos y ahora caminan con dos pelotas de fútbol, tan grandes que se vuelven grotescas? Bueno, el problema parece que lo tiene esa persona que no se da cuenta de lo grotesca que se ve: tiene una imagen de sí misma deformada y no se da cuenta. Podríamos hablar de esto como el extremo opuesto de la anorexia.

¿A qué quiero llegar con esto del ridículo? No a que nos volvamos respetuosos de los cánones conservadores y culturales de lo que es y no es ridículo; sino, más bien, y como la vida es un circo, seamos payasos inteligentes y las cosas ridículas que hagamos las realicemos para divertirnos o hacer reír a los demás, considerando que cada momento de esos puede ser una puerta para la elevación de la consciencia crítica. La risa es un ácido que disuelve todo. Y si preferimos hacer el ridículo, simplemente porque nos parece bien, pues hagámoslo y que no nos importe nada. Así, comenzaremos a liberarnos del yugo opresor de la banalización cultural y del miedo social.

De todos modos, yo me divierto mucho cuando alguien hace algo ridículo, no se da cuenta y piensa que se la está comiendo.

ÉPALE290-LIBREMENTE

ÉPALE 290

Artículos Relacionados