POR HUMBERTO MÁRQUEZ / ILUSTRACIÓN JULIETNYS RODRÍGUEZ @JULIETNYS

ÉPALE 222 BOLEROS

La primera vez que escuché este tango de Héctor “Chupita” Stamponi, con letra de Cátulo Castillo, ha debido ser en Buenos Aires, pero fue en El Gato Tuerto de La Habana, Cuba, en voz de mi queridísima amiga Ela Calvo, hace más de 25 años. Desde entonces ejerció en mí una suerte de fascinación, sobre todo cuando llegaban las horas de los adioses… Llega tu recuerdo en torbellino, / vuelve en el otoño a atardecer / miro la garúa, y mientras miro, / gira la cuchara de café. / Del último café / que tus labios con frío / pidieron esa vez / con la voz de un suspiro. / Recuerdo tu desdén, / te evoco sin razón, / te escucho sin que estés. “Lo nuestro terminó”, / dijiste en un adiós / de azúcar y de hiel…

Luego la escuché a cappella en voz de Elena Burque, cubana también, y de la argentina Susana Rinaldi, en sendas entrevistas a esas formidables intérpretes. En ambas ocasiones, finalizadas las entrevistas, les pedí aquellos versos que más de una vez me partieron el corazón: ¡Lo mismo que el café, / que el amor, que el olvido! / Que el vértigo final / de un rencor sin porqué… / Y allí, con tu impiedad, / me vi morir de pie, / medí tu vanidad, / y entonces comprendí mi soledad / sin para qué… / Llovía. Y te ofrecí, / ¡el último café!

Citando Mario Cuevas a José Gobello, en su Conversando tangos (A. Peña Lillo Editor, 1976), cuenta que “El último café” ganó el primer premio en el primer concurso organizado, con mucho ruido, por la compañía Odol en diciembre de 1963. Lo cantó entonces, para presentarlo en el certamen, Raúl Lavié, pero un par de días antes lo grabó la orquesta de Héctor Varela con el cantor Ernesto Herrera.

“El último café” pertenece al género tango-canción que inauguraron Gardel y Le Pera en la década de los 30 con canciones como “El día que me quieras” y “Cuando tú no estás”. Las películas que protagonizaba Gardel y escribía Le Pera se veían en Europa y Estados Unidos, y por eso los tangos tenían un tinte for export, evitando las palabras en lunfardo.

De otras versiones memorables, la de Julio Sosa, Roberto “El Polaco” Goyeneche, Rocío Dúrcal, Meme Solís, Vicentico Valdés y Hugo del Carril.

ÉPALE 222

Artículos Relacionados