“En esta tarde gris”

Por Humberto Márquez / Ilustración Julietnys Rodríguez

De los mejores tangos de José María Contursi, “En esta tarde gris” (con música del pianista Mariano Mores, de 1941) es otro de los dedicados al amor de Susana Gricel Viganó, aquella muchacha que lo encandiló con su juventud y belleza. Si rebobinamos y vamos al comienzo de esta historia de amor, podemos percibir que el primer chispazo entre Contursi y Gricel fue en 1935, en Radio Stentor. Ella de 15 y él de 24, que tampoco que era tanta la diferencia, viven un tórrido y breve romance; pero ella vuelve a su ciudad.

Cómo ya contamos, en 1938 Contursi va a Córdoba a convalecer de fiebres intestinales y renace el romance. Pero fue ahora él quien regresó a Buenos Aires a cumplir con su casa, porque no olvidemos que era casado; y es ahí cuando escribe este tango en 1941, anterior a “Gricel” (1942). “¡Qué ganas de llorar en esta tarde gris! En su repiquetear la lluvia habla de ti… Remordimiento de saber que por mi culpa nunca, vida, nunca te veré. Mis ojos, al cerrar, te ven igual que ayer, temblando, al implorar de nuevo mi querer… ¡Y hoy es tu voz que vuelve a mí en esta tarde gris!

El romance fue pasajero, pero el amor que sentía por ella no. Contursi volvió con su mujer, pero nunca pudo olvidar a Susana ni al remordimiento que tenía por haberla dejado ir. La historia, sin embargo, tuvo un final feliz. Como diría Gabriela Saavedra en Ser argentino: “Luego de varios años él quedó viudo y Susana fue abandonada por su esposo”. Aunque fue al revés: primero fue Gricel abandonada y luego vino la viudez del bardo. Como nunca falta un celestino en toda historia de amor, un día llegó Ciriaco Ortiz con la noticia de que Contursi había enviudado y estaba perdido en el alcohol en la confitería El Molino. Y allá lo fue a buscar Gricel para decirle: “Nos volvemos a Córdoba, pero el güisqui se queda en Buenos Aires”. Ya era un poco tarde: se casaron en 1967 y él murió el 11 de mayo de 1972, a los 61 años.

ÉPALE 392

Previous article

Me lo dijo un pajarito