ÉPALE292-CIUDAD

ALGUNAS FAMILIAS EN EL CORREDOR DE LA AVENIDA MÉXICO RESISTEN CON ARTESANÍAS Y PROPONEN PROYECTOS SOCIOPRODUCTIVOS PARA DIGNIFICAR SU CALIDAD DE VIDA Y EMBELLECER EL ESPACIO

                        POR MARÍA EUGENIA ACERO COLOMINE • @ANDESENFRUNGE                                         FOTOGRAFÍA JESÚS CASTILLO

ÉPALE292-CIUDAD 1En la estación de Bellas Artes, caminando desde el Metro hasta Uneartes, el largo paseo se ha erigido como muestra de toda clase de piezas, libros y antigüedades. Su comunidad se organizó desde hace décadas para vivir de su obra y regalarle cultura a la ciudad. Sin embargo, la mayoría se encuentra en situación de calle. En medio del reto de pernoctar a la luz de las estrellas estos guerreros del asfalto tienen propuestas y observaciones que hacer, con la esperanza de ser tomados en cuenta como ciudadanos. Conversamos con Édgar Alfonso Vera, Luis Arriaga, Francisco Segovia, María Hernández y Yeilsy Sanabria, miembros de la red de artesanos de la avenida México, quienes compartieron su testimonio de vida y lucha.

Luis Arriaga fue el primero en recibirnos. En su espacio se observan desde fotos en sepia y blanco y negro hasta una lámpara tibetana: “Trabajo acá de miércoles a viernes nos cuenta. Hace tres años me vi desesperado y con un montón de cachivaches. Decidí probar suerte vendiéndolos, y así empecé a trabajar con antigüedades. Para operar aquí me registré en el Iartes y en la Red de Artes. El espacio ha sido útil gracias a los estudiantes de Uneartes, quienes siempre vienen a comprarme. En promedio hago entre Bs. S. 20 y 30 semanales”, afirma.

ÉPALE292-CIUDAD 2Con seis meses de embarazo, Yeilsy Sanabria tiene 28 años y vive con su esposo y tres hijos en el corredor. “Hace ocho años trabajo con cuero y alambre. Aquí recibimos a los cultores extranjeros y los apoyamos. De los nuestros, más de la mitad emigró del país. Queremos que este paseo sea una parada turística”.

Édgar Alfonso Vera es el líder del paseo y lleva 50 años en la pista. Vive en una carpa. Su esposa, Yeinny Chávez, y sus niños menores, Cacciananda y Luis, ayudan en el armado y desmontaje del espacio que resguarda a esta comunidad. Los niños estudian 3er y 4to grado justo frente a la carpa, en la Escuela Experimental Venezuela . “Tengo 65 años, esposa y nueve hijos. Fui fundador del Paseo de las Flores en 1983, cuando el encuentro ‘Hombre, arte y sociedad’; y de los primeros en la Plaza de los Museos, cuando apenas era un estacionamiento. Trabajo cuero, zapatos, resinas, todo tipo de metales. Mi esposa es bailarina tradicional, y con la artesanía levanté a mi familia. Fui cultor fundador del proyecto artesanal que iba a abarcar desde Chacaíto hasta Plaza Venezuela. Estamos inscritos en Iartes y en la Red de Arte. Todos los artesanos de Caracas nos conocemos y apoyamos y casi todos estamos en la calle, arrimados o en pensiones. Más que pedir un apartamento de Misión Vivienda, nuestro proyecto es usar los espacios baldíos de Caracas para crear casas talleres donde podamos vivir dignamente, impartir talleres y crear con nuestro trabajo. En un apartamento seríamos molestos porque haríamos bulla con nuestro oficio. En cambio, una casa taller sería un espacio que le brindaría, incluso, empleo a otros y valores a la comunidad. Pedimos que nos tomen en cuenta porque estamos en la calle. Tenemos familias y profesiones con las que podemos dar un aporte a la sociedad”.

ÉPALE292-CIUDAD 4María Hernández tiene 55 años y 38 como artesana. “Soy orfebre y trabajo con piedras, retama y filigrana. Actualmente solo uso material reciclable porque los costos son demasiado elevados. En ocasiones expongo en las ferias itinerantes de La Estancia. Nos reunimos en el Museo del Teclado hace 15 días con la alcaldesa y llenamos nuestros recaudos. Estamos esperando que firme la ordenanza de fomento y protección al artesano”.

Francisco Segovia es otro vecino del pasillo y ha sido militante comunista en las artes desde los años 70. “Trabajo con materiales de la naturaleza. Lo he entregado todo a la Revolución, y vivo detrás de ese teatro. Mi sugerencia al Estado es que atienda cuanto antes la economía; si no, nos llevará la vorágine. Soy y seguiré siendo de izquierda, pero casos como nosotros deberían solventarse”, concluye.

En 2013 se aprobó la Ley para el Desarrollo y la Creación Artesanal que derogó la antigua Ley de Fomento y Protección al Desarrollo Artesanal. Según la Red de Arte, para 2013 habían alrededor de 4.200 artesanos registrados; y para el INE, en 2015 9,3% de la población se encontraba en pobreza extrema. De atender las propuestas de este sector, no solo se saldaría una deuda social sino que se ganaría el aporte de quienes, en lugar de dar lástima, subsisten en la calle con arte y cultura.

ÉPALE292-CIUDAD 3

ÉPALE 292

Artículos Relacionados