ÉPALE289-CIUDAD

SI EN CADA PLAZA DE LA GRAN CARACAS SE BAILARA, TAL VEZ LA DESIDIA SE HARÍA A UN LADO. EN LA PLAZA LOS PALOS GRANDES BAILE AL AIRE LIBRE (BAL) PRENDIÓ LA SALSA PARA RESCATAR ESPACIOS ECHANDO UN PIE

POR MARÍA EUGENIA ACERO COLOMINE • @ANDESENFRUNGEN                      FOTOGRAFÍAS ENRIQUE HERNÁNDEZ

En la plaza El Venezolano, desde hace 11 años, los viejitos se apropiaron del espacio para encontrarse a través de la música tropical, y ahora todos los viernes se aparta y se protege el área para que abuelos y chamos se sumen a la diversión. Similar sucedió en Sabana Grande, la Plaza Lina Ron, el Parque del Oeste, el bulevar Panteón, Catia y El Guarataro, así como en el 23 de Enero, donde fluyen la música y los cuerpos sin mayor preocupación. Curiosamente, en el municipio Chacao la lúdica iniciativa de vecinos del sector, lejos de haber sido recibida con beneplácito, se topó con zancadillas por parte de los responsables del Mercado de los Palos Grandes quienes, por poco, no ponen fin al proyecto Baile al Aire Libre (BAL).

BAL fue  idea de Leoncio Barrios e Iván Oropeza. Se me ocurrió luego de haber visto una gran bailanta en La Ciudadela del  DF, México. En esa plaza cientos de personas de todas las edades bailaban danzón al aire libre, y quise traer el concepto a mi comunidad, rememora Barrios: psicólogo, analista social y docente universitario. Su debilidad por la danza lo ha llevado a menear las caderas en diversos puntos de la ciudad y a entremezclarse con gran variedad de estilos y sonidos.  Oropeza es el director de la Sala Cabrujas de Chacao. Fue Leoncio quien nos propuso caerle al mercadito y bailar y, así, empezamos en julio de 2018. El cerebro es Leoncio: nosotros lo que somos es el cuerpo de baile, comenta entre risas Manuel Blanco, cofundador de la idea, ¿El resto de la compañía de baile?  Ana Black, Elsy Manzanares, Eritza Liendo, Yordi Arteaga, y Alexander Madriz.  “Ellos, con su entusiasmo han ido incorporando más gente sin distinción, y es que cuando vienen la primera vez se sienten parte del grupo y quieren seguir viniendo”, afirma Barrios.

ÉPALE289-CIUDAD 1

El baile es un acto sagrado que, además, da salud y felicidad. Si nos ponemos a ver, en las diferentes sociedades, en África, las etnias originarias de América, los sufis, más allá del carácter sensual, hay una conexión del baile con la divinidad. Por eso, bailar al aire libre es salud y contribuye con sanear la mente y el espíritu de la contaminación social diaria, reflexiona Ulrike Salzer-Muhar, pediatra austríaca que visita nuestras tierras, y se llegó a la plaza Los Palos Grandes para aprender a bailar salsa con el apoyo de Armando, su novio venezolano.

“CUANDO NOS VETARON DEL MERCADO, NOS DEDICAMOS A IR AL LUGAR Y A HACER PLANTÓN SENTÁNDONOS A UN LADO. LOS CLIENTES BAILABAN EN LA COLA PARA PAGAR Y NOSOTROS, LOS BAILARINES, NO TENÍAMOS PERMISO DE AMENIZAR EL ESPACIO”

ÉPALE289-CIUDAD 3Lamentablemente, para la Asociación Civil del Mercado al Aire Libre de los Palos Grandes el altruismo cultural como que no era compatible con sus fines de lucro. Al primer momento en que estos espontáneos vecinos empezaron a menear el esqueleto, la respuesta del poder comercial no se hizo esperar. El vendedor de CD del mercado nos apoyó poniendo salsa y empenzamos a bailar, tímidamente, el primer sábado, pero ya el segundo sábado que fuimos nos pidieron que le bajáramos el volumen a la música. Luego, amenazaron al amigo del puesto de CD con sancionarlo si seguía musicalizándonos. Después, nos dijeron que esa era una zona residencial y que habían recibido quejas de los vecinos (y resulta que ese mercado se monta en Parque Cristal, precisamente porque es un área comercial y nadie vive ahí). La última excusa que nos dieron fue que ese era un espacio para actividades culturales (y que bailar, para ellos, no era cultural). ¿Qué hicimos nosotros? Cuando nos vetaron del mercado, nos dedicamos a ir al lugar y a hacer plantón sentándonos a un lado. Los clientes bailaban en la cola para pagar y nosotros, los bailarines, no teníamos permiso de amenizar el espacio, rememora Manuel Blanco.

Dimos una vuelta por el célebre mercado. Si bien la variedad y calidad de los productos es de primera, los precios están por las nubes: Bs 1800 un café pequeño, por ejemplo. Vimos que la electricidad la toman de la calle, y se negaron a informarnos sobre el destino de su pago de impuestos. Tampoco, sobre el aquiler de los tarantines. También notamos el poder de los poseedores de los puntos de venta, los grandes ganadores de comisiones de esta feria sabatina. Un escenario al que bien le caería una visita de la Sundde o una investigación a mayor profundidad.

ÉPALE289-CIUDAD 2Leoncio Barrios y su equipo no se desanimaron ante el saboteo de los directivos del Mercado de Los Palos Grandes. Los fans y amigos de BAL iniciaron un escándalo por redes sociales y los artífices de esta sanadora idea elevaron la denuncia al alcalde Gustavo Duque, quien se disculpó por el incidente, pero igual mudó la iniciativa BAL a la plaza Los Palos Grandes. Así, BAL estrenó sede en la famosa plaza de los chorritos del Este. Pienso compartir esta idea para el 30 de septiembre, Día del Traductor, en la UCV, afirmó la bailarina y profesora Luisa Teresa Arenas, de la Escuela de Idiomas Modernos de la UCV.

El estreno de BAL contó con la entusiasta participación de una mayoría absoluta de mujeres y fue musicalizada por el DJ Torkins, quien se paseó por diferentes géneros clásicos y modernos. El equipo productor de BAL tomó registro fotográfico y de video y la empatía del grupo motivó a proponer el guaguancó en otros espacios, como el bar Salsipuedes, en el Callejón de la Puñalada, para celebrar el cumpleaños de una de las bailarinas.

Llama la atención que una iniciativa que no es nueva en sectores populares haya sufrido de tantas trabas en un municipio que se precia de ser “el mejor de Venezuela, donde hace 20 años multaba a las parejas por besarse en la vía pública, y apoyó las guarimbas en 2014 y 2017. Que el ritmo no pare para BAL, e invitamos a todxs a llegarse, con su mejor energía positiva, los sábados de 10 am a 12 pm.

ÉPALE 289

Artículos Relacionados