“Entre espumas”

POR HUMBERTO MÁRQUEZ / ILUSTRACIÓN FORASTERO LPA

Es para mí uno de los boleros más rocoleros que conozco. Cuando me dejaron todas mis mujeres me divertía mucho decirles: “Que un amor que nació de una cerveza, entre espumas se debe sepultar”, jajajá. Cómo ocurrió casi siempre, porque cuando nacía de un vaso de ron me dolía más, y me sigue doliendo. Pero, para ser veraz, debo decir que el bolero dice exactamente así: Si un amor nació de una cerveza, otra cerveza beberé para olvidar. / Un amor que surge en una mesa entre espuma se debe sepultar. La saga arranca con un dramatismo fuera de serie que recrea un encuentro fortuito con una mesera, que era la imagen del amor pasajero a mediados del siglo pasado: Una noche se sentó a mi mesa y entre copas le di todo mi amor. / Transcurrieron solo dos semanas, tras las cuales mi vida se llevó. / Desde entonces, los hilos de mi llanto entretejen la cruz de mi dolor. / Nadie sabe que mis penas son tan grandes que me doblan el corazón. / Mas no importa, yo sé que está en mis manos el aliviar mi desventura. ¡Ayayayay!

Los trinos de las guitarras arrabaleras de Odilio González y don Julio Jaramillo, que nos arrebatan el corazón, salpican nuestro afecto por la cultura rocolera de bares de buena y mala muerte; y lo que quedó de la magia de aquéllos lo recogió Laurencio Zambrano en su guitarra sancochera. Pero resulta que con ese prontuario de sólo para borrachos, de botellazos en bares por una mujer, de mi delincuencia sentimental confesa y convicta, de recuerdos de mi putica privada o de aquellas tristes (como les decía García Márquez) las remembranzas de las pocas casas de lenocinio que visité se quedaron cortas ante mi santurronería burdelera, porque su compositor Luis Marquetti y Barbarito Diez, uno de sus mejores exponentes, nunca se echaron un palo ni se cogieron meretrices: fueron ambos maridos bellos, aunque la letra de este bolero pareciera desmentirlo.

Como diría nuestro querido hermano Eduardo Rothe, El Profesor Lupa, misterios del bolero, ¡qué digo!, de la ciencia. Jajajá.

ÉPALE 347

JOIN THE DISCUSSION

three × 1 =