ÉPALE249-LIBREMENTE

POR MIGUEL POSANI  •@MPOSANI / ILUSTRACIÓN JESSICA MENA

Camino, voy, pienso, siento, reacciono, duermo, me muevo, creo conscientemente en mi realidad cotidiana, pero ¿estoy centrado o no?

Cuando afronto un problema, cuando surge dentro de mí un imprevisto, cuando enfrento lo que siento como una amenaza, cuando imagino el futuro o cuando veo mi pasado ¿lo hago desde la tranquilidad, la armonía, la paz interior?, ¿o desde dónde?

Creo que esta es una buena pregunta en un periodo de vida lleno de mucha incertidumbre, incógnitas, donde parece que todo lo que está en el exterior, fuera de mí conspira para mantenerme en mi infierno interior.

Ahondemos un momento en este concepto. Infierno interior es todos esos pensamientos y emociones negativas que surgen y resurgen en nosotros sin darnos cuenta, y que nos manipulan en nuestro responder al mundo. Todas nuestras vivencias están mediadas por nuestras expectativas, percepciones y creencias; lo cual quiere decir que, dependiendo de los lentes que tenga puesto, veré la realidad de una determinada forma.

Siempre nuestras emociones y pensamientos nos manipulan, pero lo que podemos hacer es comenzar a localizar nuestro centro para que podamos afrontar los problemas y situaciones que surgen en la vida desde una mejor posición.

Ahora ¿qué es estar centrado?

La metáfora del bambú puede ayudarnos. El bambú ante una tormenta se dobla pero no se rompe, y pasada la tormenta vuelve a su mejor posición. Eso es estar centrado. Más aún: significa que todo lo que soy yo, mi consciencia, mi inconsciente, más mi “yo superior” (alma, espíritu o como prefiera), están alineados y en congruencia a la hora de elegir una opción o enfrentar cualquier situación.

Estar centrado es no dejarte agarrar por tus fantasmas internos, por tus miedos e inseguridades. Es estar, al menos, liberado de ellos por unos momentos y, sobre todo, en los momentos de decisiones.

Ahora, esto es difícil en nuestra sociedad, donde no se tiene consciencia de esto y todo está hecho para que no te centres. Todo lo contrario: está planificado y organizado para que vivas descentrado y trates de resolver todo comprando algo.

Cuando estás centrado son esos momentos en que te das cuenta que “estás bien así”, que no necesitas nada, no tienes hambre ni sed, no te “provoca” nada, simplemente eres y estás bien.

Cuando estás centrado estás en paz, en armonía contigo mismo, y esa sensación “no tiene precio”.

ÉPALE249-LIBREMENTE 1

ÉPALE 249

Artículos Relacionados