Feminismo desde las artes

Por Nebai Zavala@nebalun / Ilustración Nebai Zavala

“Una cosa lleva a la otra”, dicen, y estoy convencida de que es así. Quienes venimos del siglo XX podemos sentir cómo nuestras cadenas van abriéndose en la medida en que conocemos las historias de seres invisibles.

Esta columna es para mí un espacio atractivo, llamativo, incitador. Puede servir para ir quitando tanta “tela” que nos echaron encima. Visualizar las luchas feministas a través de las artes es una exploración arqueológica y antropológica. Nos ponemos las botas y sacamos la pala para desenterrar huesos, limpiar el polvo y reconstruir los cuerpos.

Viaje al pasado en proyección al futuro. Partimos de la génesis cultural en los imaginarios primigenios, donde la mujer es plena creadora, artista. Y si preguntamos “por qué” la historia fue cambiando, develamos a quienes, con el transcurrir del tiempo, no fueron registrados por los escritores; academias, museos, teatros y espacio de las artes donde la balanza se inclina más hacia los hombres.

Las estadísticas son una forma de mostrar la desigualdad, pero también, y no menos importante, es la transgresión desde los contenidos, formas y presentaciones del arte que rompen los cánones patriarcales de la belleza.

Hoy parece que la balanza se equilibra; hay gran cantidad de obras y propuestas artísticas transgresoras que circulan. Se abren espacios como éste. A las nuevas generaciones se le facilita el proceso de sensibilización frente a las temáticas o tendencias propuestas por las mujeres y otros sectores históricamente excluidos. Podemos acceder a obras y artistas sin tantos “tamices estéticos” y controladores de “reglas” o censuras.

En esta columna se podrán visualizar trabajos interesantes y polémicos, sin camisa de fuerza —como por ejemplo The vulva gallery (Galería de vulvas)— que celebran la diversidad entre mujeres e invita a conocernos, aceptarnos y divertirnos con nuestro cuerpo.

Nos leeremos, entonces, cada quincena en la que visibilizaremos a artísticas que acompañan las demandas feministas desde la transgresión a la norma.

ÉPALE 379

Previous article

Pon la cabeza